Donde viste las grietas en el cemento listas…

Donde viste las grietas en el cemento listas para mordernos las rodillas, vi maleza. Donde viste las porterías desolladas a la espera de la clase de gimnasia, vi pradera. Donde viste el portón que nos engullía temprano para liberarnos siempre tarde, sigo viendo bisontes.