Resultados de la búsqueda para: viejo ciego Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 3May Permalink  

    NEFASTISSIMUS (CANTA) 

    VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS
    (Milonga de mil once versos)

    la grácil mariposa
    sobre mi manta
    un gusano de viaje
    estupor y temblores
    donde los ciegos ven
    vomitando las horas
    en el cristal del lago
    nacen los cisnes
    pálido instante
    persiguiendo quimeras
    como la luna llena
    tumulto de tinieblas
    suena corriente
    olor de la locura
    sin más remedio
    beso febril ahora
    ola que besa el sol
    en cielos de lavanda
    tarde y tierra mojada
    desnudo de mi cuerpo
    hasta caer dormidos
    ando por esta casa
    contra los cuerdos
    hasta la madrugada
    con viento fresco
    por el sendero
    la vida no es rosa
    entre tus labios
    contra las cuerdas
    junto al enebro
    dormido en ella
    corriéndose contigo
    luces de Orión
    sueño del paraíso
    escondida en la hierba
    de pétalos caídos
    opalescente espectro
    pupila de mujer
    afilando los cipreses
    fauces malditas
    horizonte abrasado
    arrabal de tristeza
    un saco de huesos
    noche oxidada
    calle en abril
    de cristales rotos
    el nácar irisado
    en cielo mestizo
    lleva el río destellos
    oculto en la sentina
    pájaro o mosca
    ascua al ocaso
    flanqueando las sendas
    encaramado al muro
    en cielo de invierno
    de arroyo peregrino
    mientras muere el rocío
    somnoliento rincón
    el sol entre las frondas
    donde el fulgor vacila
    se sumerge en el magma
    apestando a cadáver
    vete a paseo
    el silencio no cesa
    misteriosamente
    por las orillas
    la blanca mariposa
    de negras margaritas
    flores níveas de jara
    triste olor de jazmín
    enjaula al loro
    sin sol ni luceros
    entre amapolas rojas
    reloj de arena
    verdinegra campana
    sin cuentos macabros
    la mañana descalza
    la lira libertaria
    no llores más, verano
    sueño en la almohada
    se viste de mujer
    plañe entre algodones
    como horrible batracio
    retrato de una dama
    un billón de haikus
    bombea los sueños
    rebelión en las olas
    pez muerto que arroja el mar
    otros pescan con ancla
    viene la oscura noche
    con viento a favor
    lágrimas o estrellas
    una estela en el agua
    mendigo del otoño
    tu te desnudas
    espanta el ruin señor
    en duermevela
    alondra en primavera
    invierno en la ladera
    por cuestas metafísicas
    nos devuelve el infierno
    reverdece el olivo
    en el arroyo cristalino
    nocturno y frío
    pétalos flotando
    traqueteo del tren
    trenza y espiga
    en mi adelfa del olvido
    se ahoga mi recuerdo
    luna en enaguas
    gritan las grullas
    ante la vieja escuela
    ante la nueva tumba
    curvas y caderas
    desde mi cielo
    la catedral del céfiro
    hacia rutas salvajes
    frente al espejo
    la larga oruga
    perfume del cierzo
    con el infierno
    frente a frente
    de fotos y poesía
    suelto el cabello
    hora del duelo
    lugar de lo prohibido
    agonizo en sus hojas
    es pronto todavía
    de so boba y modorra
    sueño sin rumbo
    fumando Giuba
    venus de ébano
    mi blanca majada
    con negros lagrimones
    con fondo rosa chicle
    meteóricas luces
    columpio en el vacío
    hacia la inmensidad
    debajo del sombrero
    recuerdo de mujer
    de luna se tiñe
    bajo la misma estrella
    sol de himeneo
    muestra su encanto
    beso eléctrico
    pez de mi anzuelo
    hornacinas vacías
    la memoria del viento
    anegando los sueños
    sabio en palabras
    cierra los ojos
    es lo que tejo
    no importa lo que pase
    resaca de orgías
    después del terremoto
    sigilo de otros tiempos
    veneno en tus labios
    la noche del oráculo
    envejece deprisa
    bandada en azul
    sólo cadáver
    gato encerrado
    al mirar el cielo azul
    el clavel de tu boca
    no alumbra la noche
    la gente está loca
    judío errante
    por peldaños de hielo
    de azul cobalto
    lavar por separado
    este cantamañanas
    dijo el judío errante
    pequeñas baratijas
    tirando por lo alto
    dentro de la cabeza
    decapitado tulipán
    largos periplos
    arrastrando mi bruma
    crepúsculo de hoy
    tu vertical sonrisa
    esa lluvia dorada
    bagatelas del alma
    voluptuosa y añil
    simplifica tu vida
    ola tras ola
    rosas al viento
    cuando cae la flor
    se estremece un lucero
    de buena musa
    con bandera pirata
    con los abrazos llenos
    risa de estrella
    pero tiene suerte
    el futuro es espera
    ahora suelto amarras
    camino sin fin
    yo te adoraba
    vacilante candil
    sin darse cuenta
    extraño efluvio
    un corazón flamenco
    huelga de muertos
    todas las horas
    he salido a verte
    melancólica tarde
    praderas olvidadas
    de infancia evocadora
    de brasas decorado
    melodías de la calle
    humareda escarchada
    valles de plata
    como el abismo
    levántate y anda
    perdonando el olvido
    cantar de grillos
    se confabulan
    de vez en cuando
    como muñecas rusas
    nuestro tesoro
    instante eterno
    ayer, hoy y mañana
    risueño mediodía
    arpa de lluvia
    es transitorio
    mendigo de tus labios
    un círculo vicioso
    se suelta el pelo
    huellas en el mar
    tiempo y silencio
    estrellas que no lloré
    el paso de los días
    oda que me insinúa
    con pies de plomo
    reza y sigue remando
    cada momento
    es lo que vivo
    tus ojos son la noche
    del amigo invisible
    más bien de paja
    sin desperdicio
    quizás reflejo salvaje
    sobre sus manos
    sangre caliente
    corazón en tinieblas
    no oigo su silencio
    su cuajada celeste
    hombre de arena
    el llano en llamas
    el viejo y el mar
    la senda del perdedor
    otra vuelta de tuerca
    eyaculando letras
    lo que da cuerda al mundo
    el ruido y la furia
    canta el ruiseñor
    espuma de los días
    la campana sonora
    salvo en recuerdos
    con los versos dorados
    de verde primavera
    nuevo solsticio
    su mano vacía
    las niñas de tus ojos
    de caos lacaniano
    mis besos sueñan
    plateando París
    nadie te hiere ya
    bailo charlestón
    un dulce sueño
    cada tarde se nace
    se desmaya en el cielo
    escombros de la luna
    caza los astros
    vísteme a besos
    aventando los sueños
    parece noche quieta
    meandro intestinal
    risa sin tregua
    de ojos saltones
    estoy de nuevo aquí
    vuelo sin alas
    cada peldaño
    linde del aire
    vistiendo con sus cueros
    sueños del mundo
    sigue viviendo
    este lirio de pobreza
    de mi eterna juventud
    con esta cara
    bosteza rosas
    es lo que nos conecta
    olor de jazmin
    tarde de mayo
    mendigando la lluvia
    estrellas o vilanos
    estrellas y limones
    hoy me vino a la mente
    suspiro frenético
    un vergel de pasiones
    un mar de espuma
    es polvo enamorado
    primer mordisco
    el ruido de las olas
    se perdió en la neblina
    creo sin embargo
    de un árbol altivo
    con mi cayado
    cadáver del pasado
    salvo el crápula
    ninguna prisa
    viendo algo nuevo
    se sume en el silencio
    donde bebo mi absenta
    perdiendo el norte
    un puñado de polvo
    volando viene
    beso tras beso
    las rondas de tu vida
    ya es historia
    de negro brillante
    metido en poemas
    cuando alguien pase
    de andar errante
    ola que te adormece
    vals de la tarde
    en el mismo añil
    ciruela de abril
    el zapato de cristal
    jaula de miriñaque
    mata tus miedos
    flor de cerezo
    la innoble rana
    no hay golondrinas hoy
    un cuco alegre
    mi magdalena killer
    perfume de la higuera
    sigue jugando
    entre tilos esbeltos
    haciendo chup chup
    mas sin buscarte
    setas del chopo negro
    flores de almendro
    ola que canta y llora
    despoja sus heridas
    el niño muerto
    por el agua que llora
    deshoja margaritas
    lirio del valle
    sauce rastrero
    quizás como una ortiga
    desde el delirio
    del otro lado
    podrá parecer
    quimeras insensatas
    el primer amor
    contando ovejas
    charco de orina
    en cierto derrotero
    en otra dimensión
    ni a la certera muerte
    llueve o llora
    con sueños infantiles
    pies por el fango
    de lejanos cipreses
    se ríe de la muerte
    la quietud hecha esfinge
    un doblar de campanas
    en bandada de letras
    el ópalo de fuego
    sobre el agua turbia
    oh solitaria encina
    rema suspiros
    botón de nácar
    rizando el aire
    ni el aire, ni las hojas
    por el aire aventado
    noria de estrellas
    párpado de la noche
    donde masca el silencio
    rincón de pensar
    como fruto prohibido
    las verdes huestes
    amanece mojado
    por sus ausencias
    al borde del abismo
    temblor de mariposas
    la de tu boca
    sumiso a la brisa
    reflejo de lo bello
    un silencio inocente
    la gota que colma el mar
    el juego continúa
    las horas muertas
    si puedes elegir
    pero se saborea
    con burbujeo dorado
    entre dos azules
    busca libertad
    un redoble de tibias
    en sábanas de seda
    oda que se desflora
    hay que vivirlo
    cuando te pienso
    sol que me habita
    escritorio vacío
    en cada esquina
    la noche que yo amo
    fumando las horas
    por el azogue azul
    los sueños de la rosa
    el que os mira así
    el primer sueño
    de lo imposible
    llenando el firmamento
    el beso de tornillo
    viendo dos bardos
    para que duerma un rato
    razón en la locura
    sufre lo mismo
    donde hay corona
    la noche nos envuelve
    pretextos para escribir
    la duda siembra
    río que estaba muerto
    en los tejados
    componiendo los días
    ya estoy en el barro
    el pubis se depila
    tierra sobre tierra
    exceso de ternura
    se perdió en la mirada
    hacker del tiempo
    pero quién eres
    cómo te quedas
    vivas o mueras
    busca la noche
    en sus oscuros vientres
    pero algún día
    el polvo en las sandalias
    pero quién dijo
    vaivén sobre la tierra
    golpe de suerte
    acuno viejos sueños
    toreando al destino
    luna de sangre
    mediodía radiante
    hora de la inocencia
    calavera en la luna
    pero no implora
    con buena musa
    bajo sol africano
    el sello de tus besos
    viviendo una escena
    por tu sostén
    el tahúr de epitafios
    mi inútil epitafio
    solo aprendo a volar
    el que crea que crea
    edad de la inocencia
    pasión primaveral
    la mitad oscura
    laberintos del olvido
    como cada mañana
    con humor e ironía
    en cien cielos
    es fría y dulce
    no cae la niebla
    recuerdo de otro pasado
    de cualquier noche
    de contrabando
    con vueltas de esperanza
    por las corcheas
    en lo invisible
    cortina embarazada
    es el violín nocturno
    pero ya escampa
    desde que partiste
    llueve silencio
    corazón de coraje
    en sueños se diluye
    salud, hermanos
    oda sin nombre
    luna sin establo
    no ha de quedar sino
    en olas de seda
    fantasma de esta casa
    boca que habla sin cesar
    ladra la hora
    brasa en la niebla
    filo del crepúsculo
    danza con las estrellas
    pero estoy vivo
    bajo la lluvia púrpura
    coro de pensamientos
    tristán triste del trastero
    de oro y sangre
    recomponiendo las cenizas
    el ojo del sol
    cierra sus alas
    de lavanda y poesía
    con cenizas de luna
    camina el pensamiento
    niño de mis cenizas
    cascada de agua clara
    sangra amapolas
    el lugar del silencio
    anochece nevando
    espuma negra
    espuma de mar muerto
    para clavarla
    páginas sin maquillar
    de un grillo delirante
    haciendo greguerías
    el sublime canto
    de los lirios blancos
    intocable silencio
    la mujer de ébano
    un abrazo vacío
    un amor así
    en mi cabeza
    en el cielo azulino
    nuestro frágil cuerpo
    el mar de sus ojos
    el sol sonámbulo
    polvo de estrellas
    mundo desconocido
    noche de brumas
    la noche suspendida
    con qué palabras
    es poesía de amor
    recuerdo de la alhambra
    sexo en nueva york
    sol de los sueños
    tiempo de juego
    tristeza del revés
    vidas paralelas
    viento del pueblo
    pero zascandilea
    un ángel anecoico
    cuando se rehacen
    se repiensa
    el horizonte imanta
    si me encuentra
    habla conmigo
    es amor libre
    el arte de la paz
    atajo de la muerte
    te veo perdido
    pero mayo se acaba
    raíces inhumadas
    rindo estaciones
    juego en paralelo
    de guante blanco
    marinero sin puerto
    orquídea de tu cuerpo
    de un grillo castrado
    correo de Babel
    hay sin embargo
    sin mirarse al espejo
    de vino y rosas
    nauta que vuela
    de buen humor
    los mares de cristal
    hoy se hace risa
    mientras esperas
    luna de la modernidad
    un salmo de mentiras
    pero sabe a mar
    sarcasmos en la bruma
    atajos del destino
    secreto de Allan Poe
    en edredón de plumas
    huesos rendidos
    overflow of you
    pensamientos de pluma
    rumbo a la negra estrella
    en un precipicio
    da alas al alba
    fuck and make poetry
    mira su ombligo
    las muñecas hinchables
    preñados de mistral
    mas que no busque
    llenarme de tus labios
    es la versión celeste
    del tercer asalto
    por el cielo deseado
    el vuelo prometido
    ululando sus cuentos
    en jaula de oro
    pescando una idea
    adonde el llano llega
    luna roja sobre mar negro
    dentro del laberinto
    donde mis huesos
    flores de acacia
    da espinas de acanto
    se rinde al aguacero
    con acrobacia de ahorcado
    después de horrible parto
    inundando su acuario
    como Adán y Eva
    siembra aerolitos
    de los oscuros vanos
    catador de venenos
    consumíos, malditos
    el ángel sin aliento
    cien años viva
    sobre la rama seca
    no hablemos de mí
    felatio poética
    aves de paso
    antes de morir
    tomo cicuta lenta
    empedrado de lágrimas
    lo que hace sonreír
    cuando estoy cansado
    poesía en llamas
    el mejor momento del día
    en el estercolero
    de spam poético
    No es un craso error
    en una suave colina
    estercolando
    deplorando el perdón
    brillante imagen
    la desnevada
    de viernes a viernes
    sol que sale sin prisa
    rompe la barrera del silencio
    es la muerte de cristal
    escribe en la arena
    silba tu nombre
    una tragedia americana
    con dos tacones
    traje de novia
    con botas de agua
    sin mover los pies
    te insomnio mucho
    un delirio de gloria
    último estiércol
    la saca de los monstruos
    qué llevas puesto
    al que no llego
    en el dorado otoño
    dibuja el horizonte
    con lo que escribo
    viento de cara
    escuchando a Bach
    para un yonki de barrio
    bosteza el rosal
    lo que sembraste
    desde el infinito
    de ignoto semidiós
    en el profundo mar
    con tinta roja
    nevada de marzo
    peinando la mar
    como las olas
    con poderes de ruina
    un trébol de cuatro ojos
    más viva que muerta
    voy sobre ruedas
    un cuento de hadas
    corazones suicidas
    diezmo de luna
    mecenas del silencio
    paso de trufas
    postales de mi maleta
    en mares de arena
    en el mar de los sargazos
    ola que tienes dentro
    de azul turquesa
    en campo de azur
    luna menguante de plata
    en campo de oro
    mi bastón de sinople
    disparó mi abuela
    vivo ahora mismo
    suelta la rienda
    otra vez quema
    el software libre del amor
    dejando de ser
    tacones sin sonido
    sórdido mundo
    cambiando de mar
    beso con lengua
    las gotas de rocío
    estrellas fugaces
    lamiendo sus orillas
    navego los sueños
    el cielo mea mar
    herido por el rayo
    Te desnudo si quiero
    empapado de luz
    de albero visto
    jersey del campo
    Confiada al viento
    Ola imposible
    domando tigres
    con las uñas pintadas
    voy contra el puñal
    llega tan solo
    salgo de casa
    amando a camarrota
    con pulso herido
    todo un océano
    no es el firmamento
    palabras de hojalata
    llora amapolas
    Sentada ante la rueca
    empieza a llover
    al sonrojarme
    glosa auspiciante
    de diamante erizado
    en este siglo
    olas desconsoladas
    el cairel de los vientos
    camina sobre el agua
    en las altas esferas
    un abismo de ciego
    viene la calma
    palabras y silencios
    entrando en ti
    contra la muerte
    platea mis cabellos
    sobre la piel mojada
    otra poesía coral
    al horizonte miro
    muñón del cuerpo
    con los zopencos
    del abandono
    también es lunes
    buscándose la vida
    cuando tomo el sol
    saliendo del abismo
    abro mis alas rotas
    en medio de dos nadas
    de nuevo en junio
    los tambores ahogan
    el aullido de las hienas
    salgamos de las cavernas
    afrontando la noche
    por calentarnos
    soles se desgañitan
    entre cielos platino
    de rieles rotos
    canta en el cedro
    contra su mano
    pero a destiempo
    carbón a granel
    hay que decirlo
    da calabazas
    como un sonámbulo
    bocado lento
    un cisne blanco
    se puebla la soledad
    con lengua de dragón
    Oh, Ahasvero
    desde el amanecer
    ciudades invisibles
    placer de dioses
    todos los micromundos
    silvando como un Ramón
    el relato del día
    dentro del universo
    esperando el verano
    salgo por la estrella
    en el estanco de la luna
    muerte que gané en la vida
    nunca se sabe
    vértigo en nosotros
    vivo para contarlo
    no sólo muere
    pasa otra nube
    qué me dices
    de madrugada
    de cuando en cuando
    la carne de gallina
    cuento de nunca acabar
    rayos y truenos
    en un momento de ira
    sus males espanta
    monstruos virales
    sus hojas caídas
    de ojos caídos
    cuando estoy en paz
    pero calla la novia
    por todo Madrid
    un julio sin sombrero
    haciendo el agosto
    como en septiembre
    un inestable octubre
    tras otro noviembre
    solsticio de diciembre
    en la hoguera del cuerpo
    muerte en la luna
    vivo en la tierra
    plumas a contrapelo
    si buscas caminos
    podría ser
    vestida de diosa
    si te vas a enamorar
    si solo desespero
    en este mundo
    bajo un manto de flores
    sin rumbo fijo
    no son molinos
    de un guitarrista
    sal de la marea
    aves del diccionario
    como humo del cigarro
    en las derrotas
    te amo despacio
    de las revoluciones
    cómo delira
    es tu entelequia
    martirio lógico
    del sol naciente
    estraperló palabras
    inolvidables huesos
    su verbena de hojas
    con su desmayo
    descanse en jazz
    sin bestia farandulera
    no hay moscas
    donde me debato
    un viejo guitarrista ciego
    medio muertos
    contrabando de bruma
    con pies alados
    de lo inefable
    habitación en Roma
    tantos besos
    tirados por los suelos
    están las sepulturas llenas
    el corazón en paz
    labios de diosa
    aun puedo imaginarlo
    hoy poseo la luna
    de fuego y agua
    del pulso del reloj
    voy con lo puesto
    las plumas de la luna
    mar gruesa evoca
    en este estado
    enlazada aquí
    con nuevas citas
    en descubierto
    nada le pido
    solo entre las olas
    en los cauces secos
    prestan sus alas blancas
    qué significa
    esnifando un narco iris
    cómo describíroslo
    donde la noche cruza
    donde mira la vida
    inocente palabra
    el carácter tipográfico
    viste de albero
    anotado al margen
    de frase suelta
    de un karaoke
    leyendo libros
    la pitillera vacía
    por Zeus Olímpico
    en navidad
    te lo regalo
    parece una actriz
    secretaria muda
    en la oficina vacía
    un estelar asterisco
    estar en babia
    por decir tonterías
    valles que inundan
    aun hay buena música
    un lobo herido
    las calles llenas
    tarde de abril
    cubil de monstruo
    sobre las fuentes
    rumor de la ruina
    alma en gramos
    el viejo estanque
    posado un cuervo
    tarde de otoño
    tras el chubasco
    sopla el poniente
    apilado en oriente
    de fatuas greguerías
    el viaje en la cabeza
    el mundo es nuestro
    al emperador desnudo
    la emperatriz febril
    mas, para El Loco
    desde el cielo de Leo
    hora de Capricornio
    volando en Cáncer
    mas, desde Aries
    la torre herida por el rayo
    al sol del membrillo
    la justicia ciega
    de La Templanza
    la rueda de la fortuna
    la luna rota
    el carro de heno
    el diablo con plumas
    no es El Juicio Final
    por Géminis pasa
    cielo en Tauro
    por Virgo desvirgada
    constelación de Libra
    noche en Escorpio
    donde ves Sagitario
    con signo Acuario
    donde Piscis no está
    para el colgado
    las estrellas invisibles
    el eremita mudo
    La fuerza que arrastra
    la muerte lenta
    al mago que estornuda
    la papisa sin fe
    ni el papa romano
    para el enamorado
    sin hacer muecas
    una bella sonata
    si te comes un limón
    sensación placentera
    en suave movimiento
    muy lejos de casa
    me mirará implorando
    visión que invierte la mirada
    con un golpe de náusea
    donde muere la rosa
    como si fuese un poema
    como si fuese una lágrima
    manchada de sangre
    sobre el papel en blanco
    con sumas y lógicas
    ciego entre polvo y luz
    desasosiego mudo
    camino sin descanso
    arraigando mis garras
    tan sólo un refugio
    algunas veces
    en libro antiguo
    hay una nota indescifrable
    hasta tu paraíso
    su pecho queda abierto
    si tú no estás aquí
    siempre que se despereza
    me desespera
    una oscura obertura
    ni siquiera la nieve
    un humo de cansancio
    en tu peor momento
    de un nocturno de piano
    sin cruz, sin epitafio
    la lluvia horada
    caída entre mis huesos
    geografía de sus labios
    donde inquieta el día
    continúo viviendo
    doctorado en heterodoxias
    si todo fuera fácil
    en los años peregrinados
    me pregunto cuándo será
    siempre que estés ahí
    venid a ver esto
    donde no crecen las violetas
    al alba añil
    se va poblando de ser
    mas sigo navegando
    muero y dejo morir
    pongamos algo
    de color suave
    al cine mudo
    atravesando el caos
    os insulta al pasar
    con amores ridículos
    compasiones novicias
    borracho e incivil
    hermano del silencio
    hasta la atrocidad
    arrastro como un bobo
    cantó la noche un alma
    de sudor y fatiga
    fúnebre nube
    para la tempestad
    rebaño de demonios
    histrión de la sombra
    aullando la impudicia
    amaré lo que soy
    Love your enemy
    fantasma sin alma
    despierta sigue soñando
    con ansia de futuro
    sin pasar por aquí
    con mejor carisma
    dicho sea de paso
    así habló Zarathustra
    profanador del todo
    tan risible
    como arrogante
    agua encallada
    ahora que me voy
    haciendo versos y olas
    el mar resplandece
    abanico del viento

    (NEFASTISSIMUS CAE MUERTO)

     
    • Marina López Fernández el 3May Permalink

      Surrealismo punzante, estocante, puro.

    • Ahasvero el 3May Permalink

      y en esta época, ya bastante vintage

    • nel cardo el 3May Permalink

      contra los cuerdos hasta hay llegue ,la madrugada es para dormir me dije aunque es una bonita forma de expresar toda esa angustia y furia subjetiva

    • Ahasvero el 3May Permalink

      Un vomitorio es lo que es.

    • nel cardo el 4May Permalink

      aagghh…bueno no estaba esquivocado una lirica ,muy llena de sentimientos profundos ,pedazos de taco y pollo de ayer ,si

    • viva el 4May Permalink

      y vuelves?

    • arianeintheafternoon el 4May Permalink

      El invierno nos mantuvo cálidos, cubriendo
      la tierra con nieve olvidadiza ¿No, amigo?

      Digo contigo adiós a abril.

    • viva el 4May Permalink

      Adiós maldito y cruel abril. Besos de nicotina.

    • arianeintheafternoon el 4May Permalink

      La literatura es uno de los más tristes caminos que llevan a todas partes, me encanta tu vómito.

    • viva el 4May Permalink

      Al fin lo eché, gracias por coger mi cabeza mientras vomitaba. Sólo lo hacen los buenos amigos. Hay que tener un estómago a prueba de bombas.

  • VIVA el 11Nov Permalink  

    MERCADER 

    EXT. BOSQUE. NOCHE.
    Un bosque con frondosos árboles. Pájaros, lobos, zorros, ciervos, tormenta cada vez más intensa. Muy, muy lejos se divisa una cabaña.
    Un rey, que está cazando, cabalga por un camino con su caballo. El rey va de caza con sus criados. Se nubla, llueve, el rey y sus criados se extravían y buscan refugio.
    La tormenta arrecia y los criados y la guardia real se desbandan todos.
    CRIADOS. Majestad, volvamos, la tormenta arrecia.
    REY. No, no, sigamos al zorro, se fue por este camino.
    El rey sigue el camino y encuentra la lejana cabaña.
    REY. ¡A mí la guardia!
    REY. ¡Cobardes y viles criaturas!
    El rey dispara a los pájaros.
    Los pájaros huyen en desbandada y luego vuelven a posarse.
    Un pájaro muere. Los pájaros huyen en desbandada pero luego vuelven a posarse y atacan al rey.
    REY. Quien se mete debajo de hoja, dos veces se moja.
    CABALLO. ¿Y yo que hago aquí? ¡Brrr..!

    INT. CABAÑA. NOCHE.
    La cabaña tiene unos catres, una mesa, unas sillas, etc. Fuego encendido crepitando. Patos, cisnes, pavos reales.
    En la sencilla cabaña hay un viejo mal vestido, de barba larga y blanca.
    REY. ¿Me das albergue, viejo?
    VIEJO. Venid y secaos al fuego, Majestad.
    El rey tiende la ropa en la silla.
    El rey se acerca al fuego.
    El rey se echa a dormir en el catre. Se despierta por la noche al oír hablar al viejo. Al no verlo dentro de la cabaña, sale a buscarlo fuera.

    EXT. CABAÑA. NOCHE.
    Estrellas titilando, búhos.
    El rey sale. El cielo está despejado. El viejo está sentado en el escalón.
    REY. ¿Con quién hablas, viejo?
    VIEJO. Con los planetas, Majestad.
    REY. ¿Y que les dices a los planetas?
    VIEJO. Les agradezco la fortuna que me han dado.
    REY. ¿Qué fortuna, viejo?
    VIEJO. Me concedieron la gracia de que mi mujer diera a luz esta noche, y nació un varón; y a vos la gracia de que vuestra mujer diera a luz también esta noche, y le nació una niña; y cuando llegue el momento mi hijo será el marido de vuestra hija.
    REY. ¡Ah, viejo descarado! ¿Cómo te atreves a hablar de ese modo?
    El rey entra de nuevo a la cabaña muy enfadado.
    REY. ¡Me las vas a pagar!
    REY. Bonita luna.

    INT. CABAÑA. DÍA.
    Canto de los gallos, cerdos, gatos. El rey se vuelve a vestir. Con las primeras luces el rey sale de la cabaña. El rey toma el camino de regreso a su palacio.

    EXT. PRADERA. DÍA.
    Rechinar de ruedas oxidadas. Burros, vacas, liebres, conejos. El rey se encuentra en el camino a caballeros y criados que vienen en su busca. Los caballeros se inclinan ante él exageradamente.
    CABALLERO2. Buenos días, Majestad, ¿Cómo se encuentra su Majestad?
    CABALLERO1. Felices nuevas, Majestad. Anoche la Reina dio a luz una hermosa niña.
    REY. ¡Apartaos, pelotas, déjadme seguir!
    REY. ¡Arre!
    El rey fustiga al caballo y se dirige a palacio cabalgando a todo galope.
    REY. ¡Qué corte, señor, qué corte!
    REY. ¡Esbirros!
    CRIADO1. Su Majestad no parece de humor.
    CRIADO2. Nunca lo está.
    CRIADO2. Nuestros amos son unos…
    CRIADO1. ¿Genuflexos..?

    EXT. PALACIO. DÍA.
    Campanadas, trompetas. El rey llega cabalgando al palacio real y desmonta de la silla en el patio de armas. Las nodrizas le muestran la niña al rey. Le rodean cortesanos que le felicitan.
    REY. Que busquen a todos los hijos varones nacidos esta noche en la ciudad y les quiten la vida.
    JUGLAR1. Fea o bonita será..
    JUGLAR2. Tonta o lista crecerá..
    JUGLAR1 ¡Oh, que terrible será..!
    REY. ¡Basta ya, desmedrados bufones!
    Relinchan los caballos. Los perros ladran y huyen asustados.

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Gritos, llantos, jaleo. Palomas, ratas y ratones huyendo. Los soldados se dispersan por las calles de la ciudad y en poco tiempo la registran entera.
    SOLDADO1. Aquí no hay nada.
    SOLDADO2. Claro que sí, mira.
    Los soldados encuentran a un varón nacido esa noche.
    SOLDADO2. Ya no busques más..
    SOLDADO1. ¿Tu hijo ha nacido esta noche?
    MUJER. No, no..
    Los soldados se lo arrebatan a la madre.
    SOLDADO2. Tenemos que llevarlo al bosque para matarlo por orden del Rey.
    MUJER. ¡No, no..!
    SOLDADO1. Es una niña. No nos interesa.
    SOLDADO2. Ya no busques más..

    EXT. BOSQUE NOCHE.
    Aullidos de perros. Ardillas. Dos soldados llevan al niño y lo dejan en el suelo.
    SOLDADO1. Hazlo tú.
    SOLDADO2. No, no.. hazlo tú.
    Uno de ellos levanta su espada para matarlo. El soldado baja su espada, no se atreve a matar al niño.
    SOLDADO1. ¿Pero de veras tenemos que matar a este inocente?
    SOLDADO2. Yo tampoco puedo hacerlo.
    SOLDADO1. ¿Y ahora qué hacemos? El rey nos matará a nosotros.
    El perro ladra a los soldados.
    SOLDADO1. Se me ocurre una idea. Matamos a ese perro y con su sangre empapamos los pañales y se los llevamos al rey.
    SOLDADO2. ¡Qué buena idea! Pero ¿Y el niño?
    SOLDADO1. Lo dejamos aquí y que dios le ayude.
    Así lo hacen.
    SOLDADO2. ¡Pobre perro!
    El niño llora. El niño balbucea. El niño llora.
    CABALLO1. ¡Qué crueles! ¿Serán capaces?
    Los caballos relinchan.

    EXT. BOSQUE. DÍA.
    Llanto de niño. Un mercader pasa por el bosque en viaje de negocios y oye llorar a un niño. Lo busca entre los arbustos. El mercader encuentra un trozo de pañal. El mercader busca y no haya nada. El mercader busca y no haya nada. El mercader encuentra al niño y trata de calmarlo. El mercader se lleva al niño consigo y lo sube al caballo.

    INT. CASA NOCHE.
    Balbuceos de bebé. Perros, gatos. El mercader entra en su casa llevando en los brazos un atillo.
    MERCADER. Mujer, la mercancía que traigo esta vez no la he comprado. Es un niño que estaba en medio del bosque. Nosotros no tenemos hijos. Este es un regalo del señor.
    MUJER. Lo criaremos y educaremos como si fuera nuestro hijo y siempre creerá que realmente lo es.

    INT. CASA. DÍA.
    Música de fiesta. Moscas, mosquitos, avispas, abejas. Fiesta en casa del mercader. El hijo del mercader cumple 20 años.
    MERCADER. Hijo mío, yo estoy envejeciendo, tú te haces hombre. Encárgate de mis cuentas, mis registros, mis cajas de caudales. Tú seguirás con mis negocios.
    El joven prepara sus baúles dispuesto a partir con sus criados a recorrer el mundo para ejercitarse en los negocios con la bendición de sus padres.
    AMIGO. ¡Qué suerte la tuya!

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Ruido de carros, caballos, burros, voces de arriero. Serpientes, tortugas, reptiles. Ajetreo del mercado. El joven recorre un reino extranjero comerciando con sus joyas y piedras preciosas. La fama del mercader llega al Palacio Real. El rey le hace llamar para ver sus piedras preciosas.

    INT. PALACIO. DÍA.
    Juglares. El rey, el mismo que ordenó matarle, le recibe en la sala de audiencias del palacio real. El rey llama a la princesa, convertida ya en una bella muchacha de 20 años.
    REY. Acércate a ver si hay alguna joya que te guste.
    La princesa apenas ve al joven mercader se enamora de él.
    REY. ¿Qué pasa, hija mía, qué tienes?
    PRINCESA. Nada, papá.
    REY. ¿Quieres algo? Habla.
    PRINCESA. No, papá, no quiero joyas ni piedras preciosas. Yo sólo quiero casarme con este hermoso joven.
    El rey examina al joven mercader.
    REY. ¿Y tú quién eres? Dime.
    JOVEN. Soy hijo de un rico mercader y recorro el mundo para ejercitarme en los negocios, y ocupar después el puesto de mi viejo padre.
    El rey, considerando las riquezas del joven mercader, decide conceder al joven la mano de su hija. El joven parte para invitar a sus padres a la boda.
    CORTESANA. Qué apuesto.
    CORTESANO. Lo que tu digas, querida.
    CORTESANA. Qué apuestas a que…
    PRINCESA. Silencio, ya basta de cuchicheos.

    INT. CASA. NOCHE.
    Cuchicheo de comadres. El joven se presenta en la casa de sus padres. Les cuenta el encuentro con el rey y la promesa de matrimonio. Entonces la madre palidece de golpe y empieza a injuriarlo.
    MUJER. Ah, ingrato, quieres dejarme, te enamoraste de esa princesa y ya no ves la hora de irte. ¡Puedes irte ahora mismo! ¡Que no te vuelva a ver en esta casa!
    JOVEN. Pero, madre mía, ¿Qué he hecho yo de malo?
    MUJER. ¡Qué madre, ni qué narices! ¡Yo no soy tu madre!
    JOVEN. ¿Cómo? ¿Y entonces quién es mi madre, si no tú?
    MUJER. Pues vete a saber quién es. ¡A ti te encontraron en medio del bosque!
    Y el mercader le cuenta la historia al pobre joven que casi pierde el conocimiento.
    JOVEN. ¿Qué he hecho yo de malo?
    El mercader, ante la cólera de su mujer, no tiene el valor de oponerse. Afligido, provee al joven de dinero y mercancías y le deja partir.
    CRIADO, en voz baja. ¡Cómo está la jefa!
    CRIADO. ¡Arrea, que notición!
    MERCADER. Espera, hijo, espera, no te marches así.
    Cuchichean criados. Ladra el perro.

    EXT. BOSQUE. NOCHE.
    Canto de cigarras y grillos. Hormigas trabajando. El joven llega desesperado, se tira al pie de un árbol y dando puñetazos en el suelo suspira.
    JOVEN. ¡Ay, madre mía! ¿Qué voy a hacer ahora, tan solo y desconsolado? ¡Alma de mi madre, ayúdame!
    Junto a él aparece un viejo mal vestido de barba blanca y larga.
    VIEJO. ¿Qué te pasa, hijo?
    El joven le confía sus pesares.
    JOVEN. Así que no puedo volver con mi prometida puesto que no soy el hijo del mercader.
    VIEJO. ¿Y de qué tienes miedo? Tu padre soy yo y voy a ayudarte.
    El joven mira al viejo harapiento.
    JOVEN. ¿Tú mi padre? ¡Lo habrás soñado!
    VIEJO. Sí, hijo mío, soy tu padre. Si vienes conmigo, te traeré suerte. Si no estás perdido.
    El joven mira a los ojos del viejo y piensa ‘Perder por perder, mejor me voy con él. Después de todo no me queda mucho donde elegir’.
    JOVEN. ¿Tú qué dices caballo?
    CABALLO. Yo que tú le haría caso al viejo.
    Hace montar al viejo a la grupa del caballo y parten para el reino de su prometida.
    JOVEN. Demuéstramelo.
    VIEJO. Si vienes te lo demostraré..
    VIEJO. ¿Qué, has decidido ya?
    CIGARRA. ¡Eh, que yo no soy de este cuento!
    HORMIGA. Ni estos tampoco.
    La cigarra canta y la hormiga trabaja.
    GRILLO. ¡Bocazas, bocazas.. que lo demuestre, que lo demuestre!
    El grillo canta y la hormiga trabaja.
    HORMIGA. Es como la cigarra y el grillo, un andrajoso.

    EXT. PRADERA. DÍA.
    Cascos de caballo y asnos. Mientras vuelven al palacio, van conversando por el camino.
    VIEJO. ¿Y quién dices que te encontró?
    JOVEN. ..y me encontraron en el bosque..
    JOVEN. Un comerciante ismaelita fue.. es mi padre.

    INT. PALACIO. DÍA.
    Cuchicheos palaciegos. El joven y el viejo llegan al Palacio Real y se presentan en la sala de audiencias del rey.
    REY. ¿Dónde está tu padre?
    JOVEN, señalando al viejo. Este es.
    REY. ¡Este! ¿Y tienes el coraje de venir a pedir a mi hija?
    VIEJO. Majestad, yo soy aquel viejo que hablaba con las estrellas y os anunció el nacimiento de vuestra hija y el de mi hijo, que debía casarse con ella. Y este, como ya os ha dicho, es ese hijo mío.
    El rey da un brinco del trono.
    REY. ¡Viejo descarado, fuera de aquí! ¡Guardias a él!
    El rey se queda petrificado.
    VIEJO. ¿Majestad?
    Los guardias se adelantan a cogerlo, entonces el viejo se abre la raída vestimenta a la altura del pecho y aparece el Toisón de oro, símbolo del emperador
    GUARDIAS. ¡El emperador!
    REY. ¡El emperador!
    TODOS. ¡El emperador!
    REY. Perdón, Sacra Majestad. No sabía con quién hablaba. Esta es mi hija, cúmplase tu voluntad.
    La princesa y el joven se besan y abrazan.

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Ajetreo de un mercado. Golondrinas, oso amaestrado, cabras, ovejas, gallinas, pollos.
    UNO. Así que el Emperador, cansado de la corte, recorría el mundo disfrazado de pordiosero, solo, hablando con los planetas y las estrellas.
    OTRO. ¿Y dices que hoy mismo se concertaron las bodas?
    UNO. Así es. Y hoy llega el mercader y su mujer, que han sido llamados por el joven para asistir a su boda.

    INT. PALACIO. NOCHE.
    Canto de juglares, bullicio palaciego. El joven recibe a sus padres en el palacio real. Les da un abrazo.
    JOVEN. Hoy me caso con la princesa. Vosotros me echasteis de casa y por ello…
    JOVEN. …os debo mi fortuna, Pero vosotros siempre os quedaréis conmigo. ¡Padre y madre mía, porque para mí vosotros sois mi padre y mi madre!
    Y los viejos, enternecidos, rompen a llorar.

    EXT. CIUDAD. NOCHE.
    Desde la plaza mayor se ve un gran festín nupcial en toda la ciudad. El hijo del emperador se casa con la hija del rey.
    UNO. Y ellos vivirán contentos y felices..
    OTRO. Y nosotros con un palmo de narices..
    Fuegos artificiales.

    JUGLARES. ¡Viva el rey!
    TODOS. ¡Viva!

     
    • carlos el 12Nov Permalink

      Prefiero las peores democracias cortas,
      a los mejores reinados largos.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar