Resultados de la búsqueda para: ulu cue Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 3May Permalink  

    NEFASTISSIMUS (CANTA) 

    VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS
    (Milonga de mil once versos)

    la grácil mariposa
    sobre mi manta
    un gusano de viaje
    estupor y temblores
    donde los ciegos ven
    vomitando las horas
    en el cristal del lago
    nacen los cisnes
    pálido instante
    persiguiendo quimeras
    como la luna llena
    tumulto de tinieblas
    suena corriente
    olor de la locura
    sin más remedio
    beso febril ahora
    ola que besa el sol
    en cielos de lavanda
    tarde y tierra mojada
    desnudo de mi cuerpo
    hasta caer dormidos
    ando por esta casa
    contra los cuerdos
    hasta la madrugada
    con viento fresco
    por el sendero
    la vida no es rosa
    entre tus labios
    contra las cuerdas
    junto al enebro
    dormido en ella
    corriéndose contigo
    luces de Orión
    sueño del paraíso
    escondida en la hierba
    de pétalos caídos
    opalescente espectro
    pupila de mujer
    afilando los cipreses
    fauces malditas
    horizonte abrasado
    arrabal de tristeza
    un saco de huesos
    noche oxidada
    calle en abril
    de cristales rotos
    el nácar irisado
    en cielo mestizo
    lleva el río destellos
    oculto en la sentina
    pájaro o mosca
    ascua al ocaso
    flanqueando las sendas
    encaramado al muro
    en cielo de invierno
    de arroyo peregrino
    mientras muere el rocío
    somnoliento rincón
    el sol entre las frondas
    donde el fulgor vacila
    se sumerge en el magma
    apestando a cadáver
    vete a paseo
    el silencio no cesa
    misteriosamente
    por las orillas
    la blanca mariposa
    de negras margaritas
    flores níveas de jara
    triste olor de jazmín
    enjaula al loro
    sin sol ni luceros
    entre amapolas rojas
    reloj de arena
    verdinegra campana
    sin cuentos macabros
    la mañana descalza
    la lira libertaria
    no llores más, verano
    sueño en la almohada
    se viste de mujer
    plañe entre algodones
    como horrible batracio
    retrato de una dama
    un billón de haikus
    bombea los sueños
    rebelión en las olas
    pez muerto que arroja el mar
    otros pescan con ancla
    viene la oscura noche
    con viento a favor
    lágrimas o estrellas
    una estela en el agua
    mendigo del otoño
    tu te desnudas
    espanta el ruin señor
    en duermevela
    alondra en primavera
    invierno en la ladera
    por cuestas metafísicas
    nos devuelve el infierno
    reverdece el olivo
    en el arroyo cristalino
    nocturno y frío
    pétalos flotando
    traqueteo del tren
    trenza y espiga
    en mi adelfa del olvido
    se ahoga mi recuerdo
    luna en enaguas
    gritan las grullas
    ante la vieja escuela
    ante la nueva tumba
    curvas y caderas
    desde mi cielo
    la catedral del céfiro
    hacia rutas salvajes
    frente al espejo
    la larga oruga
    perfume del cierzo
    con el infierno
    frente a frente
    de fotos y poesía
    suelto el cabello
    hora del duelo
    lugar de lo prohibido
    agonizo en sus hojas
    es pronto todavía
    de so boba y modorra
    sueño sin rumbo
    fumando Giuba
    venus de ébano
    mi blanca majada
    con negros lagrimones
    con fondo rosa chicle
    meteóricas luces
    columpio en el vacío
    hacia la inmensidad
    debajo del sombrero
    recuerdo de mujer
    de luna se tiñe
    bajo la misma estrella
    sol de himeneo
    muestra su encanto
    beso eléctrico
    pez de mi anzuelo
    hornacinas vacías
    la memoria del viento
    anegando los sueños
    sabio en palabras
    cierra los ojos
    es lo que tejo
    no importa lo que pase
    resaca de orgías
    después del terremoto
    sigilo de otros tiempos
    veneno en tus labios
    la noche del oráculo
    envejece deprisa
    bandada en azul
    sólo cadáver
    gato encerrado
    al mirar el cielo azul
    el clavel de tu boca
    no alumbra la noche
    la gente está loca
    judío errante
    por peldaños de hielo
    de azul cobalto
    lavar por separado
    este cantamañanas
    dijo el judío errante
    pequeñas baratijas
    tirando por lo alto
    dentro de la cabeza
    decapitado tulipán
    largos periplos
    arrastrando mi bruma
    crepúsculo de hoy
    tu vertical sonrisa
    esa lluvia dorada
    bagatelas del alma
    voluptuosa y añil
    simplifica tu vida
    ola tras ola
    rosas al viento
    cuando cae la flor
    se estremece un lucero
    de buena musa
    con bandera pirata
    con los abrazos llenos
    risa de estrella
    pero tiene suerte
    el futuro es espera
    ahora suelto amarras
    camino sin fin
    yo te adoraba
    vacilante candil
    sin darse cuenta
    extraño efluvio
    un corazón flamenco
    huelga de muertos
    todas las horas
    he salido a verte
    melancólica tarde
    praderas olvidadas
    de infancia evocadora
    de brasas decorado
    melodías de la calle
    humareda escarchada
    valles de plata
    como el abismo
    levántate y anda
    perdonando el olvido
    cantar de grillos
    se confabulan
    de vez en cuando
    como muñecas rusas
    nuestro tesoro
    instante eterno
    ayer, hoy y mañana
    risueño mediodía
    arpa de lluvia
    es transitorio
    mendigo de tus labios
    un círculo vicioso
    se suelta el pelo
    huellas en el mar
    tiempo y silencio
    estrellas que no lloré
    el paso de los días
    oda que me insinúa
    con pies de plomo
    reza y sigue remando
    cada momento
    es lo que vivo
    tus ojos son la noche
    del amigo invisible
    más bien de paja
    sin desperdicio
    quizás reflejo salvaje
    sobre sus manos
    sangre caliente
    corazón en tinieblas
    no oigo su silencio
    su cuajada celeste
    hombre de arena
    el llano en llamas
    el viejo y el mar
    la senda del perdedor
    otra vuelta de tuerca
    eyaculando letras
    lo que da cuerda al mundo
    el ruido y la furia
    canta el ruiseñor
    espuma de los días
    la campana sonora
    salvo en recuerdos
    con los versos dorados
    de verde primavera
    nuevo solsticio
    su mano vacía
    las niñas de tus ojos
    de caos lacaniano
    mis besos sueñan
    plateando París
    nadie te hiere ya
    bailo charlestón
    un dulce sueño
    cada tarde se nace
    se desmaya en el cielo
    escombros de la luna
    caza los astros
    vísteme a besos
    aventando los sueños
    parece noche quieta
    meandro intestinal
    risa sin tregua
    de ojos saltones
    estoy de nuevo aquí
    vuelo sin alas
    cada peldaño
    linde del aire
    vistiendo con sus cueros
    sueños del mundo
    sigue viviendo
    este lirio de pobreza
    de mi eterna juventud
    con esta cara
    bosteza rosas
    es lo que nos conecta
    olor de jazmin
    tarde de mayo
    mendigando la lluvia
    estrellas o vilanos
    estrellas y limones
    hoy me vino a la mente
    suspiro frenético
    un vergel de pasiones
    un mar de espuma
    es polvo enamorado
    primer mordisco
    el ruido de las olas
    se perdió en la neblina
    creo sin embargo
    de un árbol altivo
    con mi cayado
    cadáver del pasado
    salvo el crápula
    ninguna prisa
    viendo algo nuevo
    se sume en el silencio
    donde bebo mi absenta
    perdiendo el norte
    un puñado de polvo
    volando viene
    beso tras beso
    las rondas de tu vida
    ya es historia
    de negro brillante
    metido en poemas
    cuando alguien pase
    de andar errante
    ola que te adormece
    vals de la tarde
    en el mismo añil
    ciruela de abril
    el zapato de cristal
    jaula de miriñaque
    mata tus miedos
    flor de cerezo
    la innoble rana
    no hay golondrinas hoy
    un cuco alegre
    mi magdalena killer
    perfume de la higuera
    sigue jugando
    entre tilos esbeltos
    haciendo chup chup
    mas sin buscarte
    setas del chopo negro
    flores de almendro
    ola que canta y llora
    despoja sus heridas
    el niño muerto
    por el agua que llora
    deshoja margaritas
    lirio del valle
    sauce rastrero
    quizás como una ortiga
    desde el delirio
    del otro lado
    podrá parecer
    quimeras insensatas
    el primer amor
    contando ovejas
    charco de orina
    en cierto derrotero
    en otra dimensión
    ni a la certera muerte
    llueve o llora
    con sueños infantiles
    pies por el fango
    de lejanos cipreses
    se ríe de la muerte
    la quietud hecha esfinge
    un doblar de campanas
    en bandada de letras
    el ópalo de fuego
    sobre el agua turbia
    oh solitaria encina
    rema suspiros
    botón de nácar
    rizando el aire
    ni el aire, ni las hojas
    por el aire aventado
    noria de estrellas
    párpado de la noche
    donde masca el silencio
    rincón de pensar
    como fruto prohibido
    las verdes huestes
    amanece mojado
    por sus ausencias
    al borde del abismo
    temblor de mariposas
    la de tu boca
    sumiso a la brisa
    reflejo de lo bello
    un silencio inocente
    la gota que colma el mar
    el juego continúa
    las horas muertas
    si puedes elegir
    pero se saborea
    con burbujeo dorado
    entre dos azules
    busca libertad
    un redoble de tibias
    en sábanas de seda
    oda que se desflora
    hay que vivirlo
    cuando te pienso
    sol que me habita
    escritorio vacío
    en cada esquina
    la noche que yo amo
    fumando las horas
    por el azogue azul
    los sueños de la rosa
    el que os mira así
    el primer sueño
    de lo imposible
    llenando el firmamento
    el beso de tornillo
    viendo dos bardos
    para que duerma un rato
    razón en la locura
    sufre lo mismo
    donde hay corona
    la noche nos envuelve
    pretextos para escribir
    la duda siembra
    río que estaba muerto
    en los tejados
    componiendo los días
    ya estoy en el barro
    el pubis se depila
    tierra sobre tierra
    exceso de ternura
    se perdió en la mirada
    hacker del tiempo
    pero quién eres
    cómo te quedas
    vivas o mueras
    busca la noche
    en sus oscuros vientres
    pero algún día
    el polvo en las sandalias
    pero quién dijo
    vaivén sobre la tierra
    golpe de suerte
    acuno viejos sueños
    toreando al destino
    luna de sangre
    mediodía radiante
    hora de la inocencia
    calavera en la luna
    pero no implora
    con buena musa
    bajo sol africano
    el sello de tus besos
    viviendo una escena
    por tu sostén
    el tahúr de epitafios
    mi inútil epitafio
    solo aprendo a volar
    el que crea que crea
    edad de la inocencia
    pasión primaveral
    la mitad oscura
    laberintos del olvido
    como cada mañana
    con humor e ironía
    en cien cielos
    es fría y dulce
    no cae la niebla
    recuerdo de otro pasado
    de cualquier noche
    de contrabando
    con vueltas de esperanza
    por las corcheas
    en lo invisible
    cortina embarazada
    es el violín nocturno
    pero ya escampa
    desde que partiste
    llueve silencio
    corazón de coraje
    en sueños se diluye
    salud, hermanos
    oda sin nombre
    luna sin establo
    no ha de quedar sino
    en olas de seda
    fantasma de esta casa
    boca que habla sin cesar
    ladra la hora
    brasa en la niebla
    filo del crepúsculo
    danza con las estrellas
    pero estoy vivo
    bajo la lluvia púrpura
    coro de pensamientos
    tristán triste del trastero
    de oro y sangre
    recomponiendo las cenizas
    el ojo del sol
    cierra sus alas
    de lavanda y poesía
    con cenizas de luna
    camina el pensamiento
    niño de mis cenizas
    cascada de agua clara
    sangra amapolas
    el lugar del silencio
    anochece nevando
    espuma negra
    espuma de mar muerto
    para clavarla
    páginas sin maquillar
    de un grillo delirante
    haciendo greguerías
    el sublime canto
    de los lirios blancos
    intocable silencio
    la mujer de ébano
    un abrazo vacío
    un amor así
    en mi cabeza
    en el cielo azulino
    nuestro frágil cuerpo
    el mar de sus ojos
    el sol sonámbulo
    polvo de estrellas
    mundo desconocido
    noche de brumas
    la noche suspendida
    con qué palabras
    es poesía de amor
    recuerdo de la alhambra
    sexo en nueva york
    sol de los sueños
    tiempo de juego
    tristeza del revés
    vidas paralelas
    viento del pueblo
    pero zascandilea
    un ángel anecoico
    cuando se rehacen
    se repiensa
    el horizonte imanta
    si me encuentra
    habla conmigo
    es amor libre
    el arte de la paz
    atajo de la muerte
    te veo perdido
    pero mayo se acaba
    raíces inhumadas
    rindo estaciones
    juego en paralelo
    de guante blanco
    marinero sin puerto
    orquídea de tu cuerpo
    de un grillo castrado
    correo de Babel
    hay sin embargo
    sin mirarse al espejo
    de vino y rosas
    nauta que vuela
    de buen humor
    los mares de cristal
    hoy se hace risa
    mientras esperas
    luna de la modernidad
    un salmo de mentiras
    pero sabe a mar
    sarcasmos en la bruma
    atajos del destino
    secreto de Allan Poe
    en edredón de plumas
    huesos rendidos
    overflow of you
    pensamientos de pluma
    rumbo a la negra estrella
    en un precipicio
    da alas al alba
    fuck and make poetry
    mira su ombligo
    las muñecas hinchables
    preñados de mistral
    mas que no busque
    llenarme de tus labios
    es la versión celeste
    del tercer asalto
    por el cielo deseado
    el vuelo prometido
    ululando sus cuentos
    en jaula de oro
    pescando una idea
    adonde el llano llega
    luna roja sobre mar negro
    dentro del laberinto
    donde mis huesos
    flores de acacia
    da espinas de acanto
    se rinde al aguacero
    con acrobacia de ahorcado
    después de horrible parto
    inundando su acuario
    como Adán y Eva
    siembra aerolitos
    de los oscuros vanos
    catador de venenos
    consumíos, malditos
    el ángel sin aliento
    cien años viva
    sobre la rama seca
    no hablemos de mí
    felatio poética
    aves de paso
    antes de morir
    tomo cicuta lenta
    empedrado de lágrimas
    lo que hace sonreír
    cuando estoy cansado
    poesía en llamas
    el mejor momento del día
    en el estercolero
    de spam poético
    No es un craso error
    en una suave colina
    estercolando
    deplorando el perdón
    brillante imagen
    la desnevada
    de viernes a viernes
    sol que sale sin prisa
    rompe la barrera del silencio
    es la muerte de cristal
    escribe en la arena
    silba tu nombre
    una tragedia americana
    con dos tacones
    traje de novia
    con botas de agua
    sin mover los pies
    te insomnio mucho
    un delirio de gloria
    último estiércol
    la saca de los monstruos
    qué llevas puesto
    al que no llego
    en el dorado otoño
    dibuja el horizonte
    con lo que escribo
    viento de cara
    escuchando a Bach
    para un yonki de barrio
    bosteza el rosal
    lo que sembraste
    desde el infinito
    de ignoto semidiós
    en el profundo mar
    con tinta roja
    nevada de marzo
    peinando la mar
    como las olas
    con poderes de ruina
    un trébol de cuatro ojos
    más viva que muerta
    voy sobre ruedas
    un cuento de hadas
    corazones suicidas
    diezmo de luna
    mecenas del silencio
    paso de trufas
    postales de mi maleta
    en mares de arena
    en el mar de los sargazos
    ola que tienes dentro
    de azul turquesa
    en campo de azur
    luna menguante de plata
    en campo de oro
    mi bastón de sinople
    disparó mi abuela
    vivo ahora mismo
    suelta la rienda
    otra vez quema
    el software libre del amor
    dejando de ser
    tacones sin sonido
    sórdido mundo
    cambiando de mar
    beso con lengua
    las gotas de rocío
    estrellas fugaces
    lamiendo sus orillas
    navego los sueños
    el cielo mea mar
    herido por el rayo
    Te desnudo si quiero
    empapado de luz
    de albero visto
    jersey del campo
    Confiada al viento
    Ola imposible
    domando tigres
    con las uñas pintadas
    voy contra el puñal
    llega tan solo
    salgo de casa
    amando a camarrota
    con pulso herido
    todo un océano
    no es el firmamento
    palabras de hojalata
    llora amapolas
    Sentada ante la rueca
    empieza a llover
    al sonrojarme
    glosa auspiciante
    de diamante erizado
    en este siglo
    olas desconsoladas
    el cairel de los vientos
    camina sobre el agua
    en las altas esferas
    un abismo de ciego
    viene la calma
    palabras y silencios
    entrando en ti
    contra la muerte
    platea mis cabellos
    sobre la piel mojada
    otra poesía coral
    al horizonte miro
    muñón del cuerpo
    con los zopencos
    del abandono
    también es lunes
    buscándose la vida
    cuando tomo el sol
    saliendo del abismo
    abro mis alas rotas
    en medio de dos nadas
    de nuevo en junio
    los tambores ahogan
    el aullido de las hienas
    salgamos de las cavernas
    afrontando la noche
    por calentarnos
    soles se desgañitan
    entre cielos platino
    de rieles rotos
    canta en el cedro
    contra su mano
    pero a destiempo
    carbón a granel
    hay que decirlo
    da calabazas
    como un sonámbulo
    bocado lento
    un cisne blanco
    se puebla la soledad
    con lengua de dragón
    Oh, Ahasvero
    desde el amanecer
    ciudades invisibles
    placer de dioses
    todos los micromundos
    silvando como un Ramón
    el relato del día
    dentro del universo
    esperando el verano
    salgo por la estrella
    en el estanco de la luna
    muerte que gané en la vida
    nunca se sabe
    vértigo en nosotros
    vivo para contarlo
    no sólo muere
    pasa otra nube
    qué me dices
    de madrugada
    de cuando en cuando
    la carne de gallina
    cuento de nunca acabar
    rayos y truenos
    en un momento de ira
    sus males espanta
    monstruos virales
    sus hojas caídas
    de ojos caídos
    cuando estoy en paz
    pero calla la novia
    por todo Madrid
    un julio sin sombrero
    haciendo el agosto
    como en septiembre
    un inestable octubre
    tras otro noviembre
    solsticio de diciembre
    en la hoguera del cuerpo
    muerte en la luna
    vivo en la tierra
    plumas a contrapelo
    si buscas caminos
    podría ser
    vestida de diosa
    si te vas a enamorar
    si solo desespero
    en este mundo
    bajo un manto de flores
    sin rumbo fijo
    no son molinos
    de un guitarrista
    sal de la marea
    aves del diccionario
    como humo del cigarro
    en las derrotas
    te amo despacio
    de las revoluciones
    cómo delira
    es tu entelequia
    martirio lógico
    del sol naciente
    estraperló palabras
    inolvidables huesos
    su verbena de hojas
    con su desmayo
    descanse en jazz
    sin bestia farandulera
    no hay moscas
    donde me debato
    un viejo guitarrista ciego
    medio muertos
    contrabando de bruma
    con pies alados
    de lo inefable
    habitación en Roma
    tantos besos
    tirados por los suelos
    están las sepulturas llenas
    el corazón en paz
    labios de diosa
    aun puedo imaginarlo
    hoy poseo la luna
    de fuego y agua
    del pulso del reloj
    voy con lo puesto
    las plumas de la luna
    mar gruesa evoca
    en este estado
    enlazada aquí
    con nuevas citas
    en descubierto
    nada le pido
    solo entre las olas
    en los cauces secos
    prestan sus alas blancas
    qué significa
    esnifando un narco iris
    cómo describíroslo
    donde la noche cruza
    donde mira la vida
    inocente palabra
    el carácter tipográfico
    viste de albero
    anotado al margen
    de frase suelta
    de un karaoke
    leyendo libros
    la pitillera vacía
    por Zeus Olímpico
    en navidad
    te lo regalo
    parece una actriz
    secretaria muda
    en la oficina vacía
    un estelar asterisco
    estar en babia
    por decir tonterías
    valles que inundan
    aun hay buena música
    un lobo herido
    las calles llenas
    tarde de abril
    cubil de monstruo
    sobre las fuentes
    rumor de la ruina
    alma en gramos
    el viejo estanque
    posado un cuervo
    tarde de otoño
    tras el chubasco
    sopla el poniente
    apilado en oriente
    de fatuas greguerías
    el viaje en la cabeza
    el mundo es nuestro
    al emperador desnudo
    la emperatriz febril
    mas, para El Loco
    desde el cielo de Leo
    hora de Capricornio
    volando en Cáncer
    mas, desde Aries
    la torre herida por el rayo
    al sol del membrillo
    la justicia ciega
    de La Templanza
    la rueda de la fortuna
    la luna rota
    el carro de heno
    el diablo con plumas
    no es El Juicio Final
    por Géminis pasa
    cielo en Tauro
    por Virgo desvirgada
    constelación de Libra
    noche en Escorpio
    donde ves Sagitario
    con signo Acuario
    donde Piscis no está
    para el colgado
    las estrellas invisibles
    el eremita mudo
    La fuerza que arrastra
    la muerte lenta
    al mago que estornuda
    la papisa sin fe
    ni el papa romano
    para el enamorado
    sin hacer muecas
    una bella sonata
    si te comes un limón
    sensación placentera
    en suave movimiento
    muy lejos de casa
    me mirará implorando
    visión que invierte la mirada
    con un golpe de náusea
    donde muere la rosa
    como si fuese un poema
    como si fuese una lágrima
    manchada de sangre
    sobre el papel en blanco
    con sumas y lógicas
    ciego entre polvo y luz
    desasosiego mudo
    camino sin descanso
    arraigando mis garras
    tan sólo un refugio
    algunas veces
    en libro antiguo
    hay una nota indescifrable
    hasta tu paraíso
    su pecho queda abierto
    si tú no estás aquí
    siempre que se despereza
    me desespera
    una oscura obertura
    ni siquiera la nieve
    un humo de cansancio
    en tu peor momento
    de un nocturno de piano
    sin cruz, sin epitafio
    la lluvia horada
    caída entre mis huesos
    geografía de sus labios
    donde inquieta el día
    continúo viviendo
    doctorado en heterodoxias
    si todo fuera fácil
    en los años peregrinados
    me pregunto cuándo será
    siempre que estés ahí
    venid a ver esto
    donde no crecen las violetas
    al alba añil
    se va poblando de ser
    mas sigo navegando
    muero y dejo morir
    pongamos algo
    de color suave
    al cine mudo
    atravesando el caos
    os insulta al pasar
    con amores ridículos
    compasiones novicias
    borracho e incivil
    hermano del silencio
    hasta la atrocidad
    arrastro como un bobo
    cantó la noche un alma
    de sudor y fatiga
    fúnebre nube
    para la tempestad
    rebaño de demonios
    histrión de la sombra
    aullando la impudicia
    amaré lo que soy
    Love your enemy
    fantasma sin alma
    despierta sigue soñando
    con ansia de futuro
    sin pasar por aquí
    con mejor carisma
    dicho sea de paso
    así habló Zarathustra
    profanador del todo
    tan risible
    como arrogante
    agua encallada
    ahora que me voy
    haciendo versos y olas
    el mar resplandece
    abanico del viento

    (NEFASTISSIMUS CAE MUERTO)

     
    • Marina López Fernández el 3May Permalink

      Surrealismo punzante, estocante, puro.

    • Ahasvero el 3May Permalink

      y en esta época, ya bastante vintage

    • nel cardo el 3May Permalink

      contra los cuerdos hasta hay llegue ,la madrugada es para dormir me dije aunque es una bonita forma de expresar toda esa angustia y furia subjetiva

    • Ahasvero el 3May Permalink

      Un vomitorio es lo que es.

    • nel cardo el 4May Permalink

      aagghh…bueno no estaba esquivocado una lirica ,muy llena de sentimientos profundos ,pedazos de taco y pollo de ayer ,si

    • viva el 4May Permalink

      y vuelves?

    • arianeintheafternoon el 4May Permalink

      El invierno nos mantuvo cálidos, cubriendo
      la tierra con nieve olvidadiza ¿No, amigo?

      Digo contigo adiós a abril.

    • viva el 4May Permalink

      Adiós maldito y cruel abril. Besos de nicotina.

    • arianeintheafternoon el 4May Permalink

      La literatura es uno de los más tristes caminos que llevan a todas partes, me encanta tu vómito.

    • viva el 4May Permalink

      Al fin lo eché, gracias por coger mi cabeza mientras vomitaba. Sólo lo hacen los buenos amigos. Hay que tener un estómago a prueba de bombas.

  • VIVA el 17Feb Permalink  

    Ya está el Mistral ululando sus cuentos 

    Ya está el Mistral ululando sus cuentos!

     
  • Carlos B el 5Dec Permalink  

    Hay quien usa el pulgar para teclear sms… 

    Hay quien usa el pulgar para teclear sms y quien, con ese mismo dedo, prefiere hacer autostop. También hay, yo los he visto, quien lo usa para que sepas que está contento o de acuerdo con lo que acabas de hacer y quien prefiere usarlo para que sepas que vas a morir lo antes posible.
    El más gordo no siempre es el más importante, pero en este caso sí lo es. Así que unos los llaman el dedo enfrentado, ese que encierra uno de los secretos de nuestra evolución, y otros se dejan crecer su uña para tocar la guitarra o peinarse la cejas.
    Si eres un emperador romano –al contrario de lo que diga cualquier película- lo levantarás para condenar a muerte, apuntando a los dioses o hacía la izquierda para que le corten el iugulum (cuello). Y si eres clemente, cosa que dudo, lo apuntarás uña abajo para que el vencido se quede en la Tierra, o, si es en diagonal hacia la cadera contraria, para que el vencedor envaine el gladio.
    P.D. Viva, yo, como gran megalómano, levanto el pulgar uña arriba por la nievecita esa que has puesto que hace que se ralentice todo.

     
    • David el 5Dic Permalink

      Jaja, tú si que vas al grano, sin rodeos. Hay quien utiliza el pulgar, por aquello de ser el dedo enfrentado, para otros menesteres más nobles aún que señalar a los dioses: dar placer. Que cada cual lo use como más le plazca; o a su pareja :P

    • viva el 5Dic Permalink

      ¡pues lleva ración, es una opción del perfil personal, no del sitio! ¡serás casposo!

    • Carlos B el 5Dic Permalink

      Sí, se me ha ido un poco la torreta…
      ¿Dar placer, te refieres a la técnica ancestral de aplastar la judía, o al hecho tan intrínseco como milenario de metértelo directamente en el culo?

    • Carlos B el 5Dic Permalink

      Que va si en mi blog no sale. Es la caspa que hay en este…

    • viva el 5Dic Permalink

      a mi no me sale caspa, jopelines

    • viva el 5Dic Permalink

      la técnica de hacer la tijera es mejor, aviso.

    • Carlos B el 5Dic Permalink

      Pido disculpas publicamente a Viva y a Vidal Sassoon…

    • Carlos B el 5Dic Permalink

      Juas, a mí sólo me nieva cuando entro aquí… en el mío no. Gracias voy a ver si puedo desactivarlo.

    • von klausser el 6Dic Permalink

      Hubiese preferido hiciese más sangre Carlos, pero se has cortao un puñao con la jefa.

    • Carlos B el 7Dic Permalink

      Es que ya me lo ha advertido: A la próxima, a la puta calle.

    • David el 7Dic Permalink

      Mmmm, nobles artes. Cada técnica tiene su momento. Es menester consultar previamente a la otra mitad, por aquello de que es preferible perder una batalla a la guerra.

  • VIVA el 17Jan Permalink  

    ALFONSO TIPODURO 

    Salió a la calle, el suelo estaba mojado y se respiraba aire fresco. Poco habitual en esta mierda de ciudad ¿Eh, imbécil? Lo normal es tener el moco más espeso del país y, en un solo día que te las pongas, los cuellos de las camisas más sucios que el rabo de una vaca. Maldita contaminación de mierda. En fin. Necesito despejarme. Encendió otro cigarrillo. Aspiró profundamente. Qué poco nos queda, imbécil -pensó. El coche no había sido robado y dibujó de nuevo su estúpida sonrisa. Qué seguro se sentía de sí mismo. Un millón por un fiambre. Era para pensarlo detenidamente. Por un millón podría retirarse. Tendría que hacerlo por narices. Quién iba a continuar en Madrid después de eso. ¿Tendría bastante para irse a Las Bahamas, por ejemplo? A lo mejor no. Y a un monasterio del Tíbet, ¿Qué tal? Su imaginación empezó a volar. Sí, con ese cantautor, joder, sí, ese que me gusta tanto… Joder, el güisqui hace estragos en la memoria, imbécil. Tenía que dormir. Sería mejor consultarlo con la almohada. Era una decisión muy importante. No podía hacerse a la ligera. Tendría que sopesarlo bien. Y de nuevo volvía a llover. Definitivamente en casa había mejor música y apretó el acelerador. De pronto le vino a la mente, el puto Leonard Cohen, ese era el cantautor que no recordaba hace un momento. Y se vio viviendo en el Tíbet con Leonard Cohen y un monje calvo con gafas de culo de botella y dientes de roedor. De nuevo esa estúpida sonrisa afloró en su comisura.
    A estas alturas debería haberme presentado. Ojos y sienes algo hundidos, frente prominente, orejas pequeñas, mentón partido, labios finos -últimamente también partidos- y pómulos salientes. Cualquiera diría que soy un frankestein pero en realidad suelen decir que le doy un aire a Ralph Fiennes. Yo no creo que sea tan atractivo, aunque opiniones hay para todas. Desde luego mis ojos no son azules sino verdes. Creo.
    Decir que llevo una vida ordinaria es un halago para esta anodina y rutinaria inactividad que la caracteriza. Lo más exótico que me sucede es echar a los miembros borrachos del club a la puta calle cuando mi jefe me lo ordena. Me da cierta sensación de poder sobre esos ricachones. Maldita sea. Y ocurre tan pocas veces que finalmente mi jefe ha decidido llamarme por teléfono sólo cuando hay algún problema en el club. La gente que lo frecuenta es muy civilizada. Al menos en apariencia. Creo que lo decidió así, para que no fuera yo el primer borracho que acababa todas las noches vomitando en el servicio de su trastienda. Ya ves. Había tan poco trabajo para mí que todas las noches trasegaba varios güisquis y poco más. Mi jefe debió pensárselo mejor y amablemente rehizo mis obligaciones. La música que ponen es buena, aunque siempre sea la misma. Yo no soy un portero. Se supone que me paga para mantener la seguridad del club y de mi propio jefe. Sin embargo, los que entran al club, son miembros selectos y adinerados. Escogidos personalmente por mi jefe. No parece equivocarse mucho y eso me deja a mí sin acción. La verdad es que, para mi descargo, borrachos, lo que se dice borrachos, no he echado jamás a ninguno. Esa es la excusa que utiliza mi jefe para quitarse de en medio a los miembros del club que no aprecian sus trapicheos financieros. Les expulsa y punto. Y yo me encargo de quitarles las ganas de volver, calentándoles un poco las costillas. Tengo un trabajito para ti, dice, y yo me acerco por el club. Él me indica desde la ventanilla de su trastienda quién es el afortunado y yo procedo a darle el premio gordo de la noche. Eso es todo. Entonces tengo derecho a güisqui gratis y a cobrar mi jodido sueldo de matón -que no está nada mal. Así pueden pasar meses hasta que me encarga un nuevo trabajito. En ese paréntesis he de vivir sin otra ocupación que mis maquinaciones mentales y mi propio güisqui y mi propia música en mi propia covacha y con mi propia soledad de matón de tres al cuarto.
    Antes de ser este tipo desagradable al que todos temen he sido cosas peores -peor sobre todo por la falta de la pasta gansa que mi actual ocupación me proporciona. Por ejemplo, investigador privado -como dicen los finolis- o sabueso -como todos nos llamamos en la profesión… antes de esto… madero, y aún antes guarda de seguridad, tramoyista, mozo de almacén, barrendero, pocero, guarda de puercos y, excepcionalmente, el único oficio en el que no tenía que limpiar la mierda de la gente, pinchadiscos, gracias al cual me viene mi afición por la música.
    Mi flamante y ascendente curriculum se está completando, ahora que me sobra mucho tiempo, con estudios de derecho -otra demostración de mi tendencia a acabar ejerciendo profesiones con inclinación a la coprofilia, aunque esta vez se supone que más refinadamente malolientes. Muy limpias, si señor.
    Sin embargo, soy un tío obscenamente feliz.

    He decidido ser escritor. La divina trinidad formada por el lector, el personaje y el autor en una sola persona me atrae como un agujero negro.

    Era, como todos la llamaban, la dame de voyage. Una auténtica muñeca.

    Eso decía él. Yo lo vi de otra forma. Qué juzgue el lector.

     
    • Álamos de viento el 18Ene Permalink

      No pretendo analizar tu escritura en términos literarios. Solo diré que tiene un poderoso llamado, una especie de trance… Odiseo lo explicaría mejor, sin duda. Ha sido muy grato visitarte. Gracias por compartir :)

  • VIVA el 15Nov Permalink  

    THE AVISO 

    Siempre he odiado los pelotas. Como últimamente abundan mucho en el trabajo, ayer me hice con una escopeta de cazar elefantes y me la traje al curro, convenientemente provista de munición. El segurata se reía cuando le conté lo que venía dispuesto a hacer y, claro, me dejó pasar el tío.
    Puse un aviso bien visible en mi mesa: “He venido a cazar pelotas. Tengo una escopeta de cazar elefantes y estoy dispuesto a usarla”.
    Me puse la gorra, me parepeté tras el ordenata, oculto entre la maleza de camuflaje –incluida gratuitamente en el pack junto con la escopeta– y me dispongo a pasar una bucólica mañana de safari.
    ¡Leches!, con los nervios se me olvidó ir al lavabo. Así que me la saco allí mismo, tras el árbol de plástico del camuflaje, y me despacho a gusto. Me la sacudo y continúo al acecho.
    Es ridícula la jodida gorra –pienso– ¿no me habrán engañado los de la tienda? En cambio los pantalones me dan un aire tan marcial…
    Estaba en estos pensamientos cuando el jefe me llama por el teléfono móvil.
    Me va a estropear la caza -pienso y, a regañadientes, salgo del escondrijo. Me dirijo a su despacho. En el largo pasillo que circunda el edificio me encuentro a dos. Uno con patas de bandoneón y el otro con cuello de jirafa. Bang!, bang!
    En la puerta del despacho otros tres, una urraca (Garrulus glandarius) y dos cuervos. Bang!, bang!, bang!
    ¡Al fin y al cabo, no va a estar tan mal este safari, es mejor salir a los pasillos que quedarse quieto tras el arbusto plastificado!
    Entro –bastante contento, todo hay que decirlo– en el despacho y el jefe no está. Así que me siento en su silla. No sé por qué extraña razón se ha comprado un camuflaje como el mío y ha puesto un cartel igualito que yo… ¡Leches!

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar