Mis pecados engordan el infierno de todas las religiones.

Hoy todas las cortinas caen a plomo.

Te quiero por encima de todas las camas.

A los cincuenta todas las enfermedades son cr贸nicas.

Estaba tan necesitado de 谩nimos, que todas las tardes se sentaba frente al mar para que este le hiciera la ola.

La luna es la pastora
de todas las mareas.

鈥淢i nombre es como el de todas las…

鈥淢i nombre es como el de todas las cosas: sin principio ni fin, y sin embargo, sin aislarme de la totalidad por mi evoluci贸n distinta en ese conjunto infinito, las palabras m谩s cercanas a nombrarme son NAHUI-OLIN鈥.

Como casi todas las tardes de tormenta me…

Como casi todas las tardes de tormenta, me asalta la urgente necesidad de hacerte una emboscada, cubrirte de besos que evaporen las gotas que se resbalan por tu cara y, con la excusa, no dejarte marchar

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑