El “ESCUPITAJO” de la suerte,se te queda colgando.

La suerte es ser como eres.Es desgracia es no poder entender como es otra gente.

Mala suerte

Y que toda la caspa del cielo vaya a parar a la luna.

LO MÁS VITAL

Ni los pésimos, ni los excelentes, ni los mejoradores sobreviven; sobreviven los vitalmente adaptables, y no por mucho tiempo. Eso, si tienen suerte y no tropiezan con un excelente, un pésimo o un mejorador. Las sociedades están compuestas mayoritariamente de un tipo dominante de individuos vitalmente adaptables a su entorno y has de ser uno de ellos o hacerte pasar por tal si no lo eres. Vivir es continuar adaptándose o morir, ser triturado y reusado por el todo. Este mismo darwinismo social es el que acaba destruyendo a las sociedades humanas en las que domina un concepto ideal de mejora, un ideal absoluto y no dependiente del entorno, que es vitalmente cambiante. El ideal, los ideales, son, por tanto, las heridas y cicatrices que acaban matando a sociedades e individuos. Pero tal vez estoy equivocado, y esta idea, ya vieja, es también un ideal. Las ideas que parecen inmutables quizás lo son porque están talladas en millones de mentes.

VIVA

Leer 50 buenos libros es mejor que tener 50 golpes de suerte.

Los directores de orquesta son de los pocos que tienen la suerte de trabajar de espaldas al público.

Encontrarme $100, aunque no es sino golpe de suerte producto del infortunio del que lo perdió…

Mi suerte eres tú…

Estoico Ha de vivir el dévil entre fuertes…

Estoico

Ha de vivir el dévil entre fuertes,
como lo hace la flor con las ortigas,
cual pasa entre la araña y las hormigas,
nutriendo va su vida con sus muertes;

asi camina el débil con sus suertes,
sufriendo del camino las intrigas,
contando en el reposo sus fatigas,
quedando asi sus músculos inertes;

mas pasa aquel que es frágil estrecheces,
que avivan a su ingenio y su cordura,
alimentan su ánimo escaseces,

y corre por sus venas sangre pura.
Navega el poderoso entre embriagueces
y triunfa el impasible en su aventura.

el 7/12/12 J.LL.Folch

Como las greguerías no es lo mío os…

Como las greguerías no es lo mío, os dejo una palabrita a ver si os sale algo con ella. Infula, son las dos cintas anchas que cuelgan de la mitra de los obispos, la palabra es latina precristiana los sacerdotes se enrollaban una cinta ala cabeza dejando caer dos tiras a los lados, el nombre infulae. Hoy se utiliza cuando queremos hacer ver la vanidad de una persona. Buena suerte

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.
Benjamin Franklin

Ideas. Palabras. Relatos. Sueños. Retroceso. Esplendor. Magia. Literatura. Historias. Mi historia. La nuestra. Senda. Camino. Carretera. Curvas. Desvíos. Sorpresas. Oscuridad. Luces. Acción. Silencio. Calma. Nubes. Agua. Acción. Toma 21510. Perfección. Estado permanente de bienestar. Perdón. Felicidad. Serenidad. Caída. Dolor. Pasado. Pretérito imperfecto. Reset. Hard reset. Trabajar en presente. Construir un futuro. Miscelánea. Suerte. Personas. Tú. Sin ti. CONTIGO. Pelota(s). Fútbol. Pasión. CARIño. Sentido. Vida. Amor. PITUQUISMO. http://csmateos.wordpress.com/2012/03/14/mi-vida-en-65-palabras/

Soy un OKupa

Otras estrellas
con vueltas de esperanza
con cincuenta golpes de suerte
fin del otoño
para siempre…

Sortudo

Sortudo: vasco cabezón, empecinado y con suerte.

El Gusano de seda y la Araña

Trabajando un Gusano su capullo,
La Araña, que tejía a toda prisa,
De esta suerte le habló con falsa risa,
Muy propia de su orgullo:
“¿Qué dice de mi tela el seor gusano?
Esta mañana la empecé temprano,
Y ya estará acabada a mediodía.
Mire qué sutil es, mire qué bella…”
El Gusano con sorna respondía:
“Usted tiene razón: ¡así sale ella!”

salamandra

Hoy salgo a respirar a la ventana. Parece que ha refrescado un poco. Frente a mí está El salamandra, paseando los muros del edificio de enfrente. Él ha tenido más suerte que yo, no sólo puede respirar este aire viciado y radiactivo, sino que además puede adherirse a las paredes y desafiar la gravedad. Su mutación genética sí que se lo permite.

Hacía ya muchos años que no nos veíamos…

Hacía ya muchos años que no nos veíamos. Me enteré de tu muerte por un amigo al que también hacía mucho que no veía, como si el tiempo necesitase escribir en los pentagramas de la ausencia. Anoche nos volvimos a encontrar entre las extrañas ruinas de un sueño. Tú me aseguraste que estabas vivo y que nos esperabas allí a todos los demás. El sol caminaba lentamente desde el crepúsculo al alba con paso cansino, escupiendo una luz culpable. Nos dimos un abrazo y supe que aquel gesto era la despedida que teníamos pendiente como una deuda envejecida. “Adiós y buena suerte, buena suerte…” me dijiste cuando ya me iba camino de la vigilia.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑