Resultados de la búsqueda para: riza Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 170517 Permalink |  

    CAMBIO DE CASA 

    barrizal empedrado

     
  • VIVA el 170511 Permalink |  

    MI EPOPEYA RÚSTICA 

    Nací a las 12 de la noche de un 29 de marzo de 1964, en el oratorio de la Casa grande o Casa de los Manrique. Un oratorio o capilla de la casa solariega de Rodrigo Manrique, en la que su hijo, Jorge, vivió su feliz luna de miel, y que en mi época había sido mancillado, convirtiéndolo en el dormitorio principal de una parte de la casa, que ahora era una corrala de vecinos, de la que mi abuela materna era propietaria de una cuarta parte de la misma.
    Nací pues en un pueblo de La Mancha que había recibido sucesivamente el nombre de Belmontejo de la Sierra, Belmonte y finalmente Villa de Los Manrique o Villamanrique. Un pueblo que, en pleno siglo XX, aún permanecía en la Edad Media. En una época más degradada y mísera aún que aquella debido a los estragos de la postguerra española. En la más oscura y profunda España, católica, apostólica y romana, en un lugar de La Mancha, entre la Sierra de Alcaraz y Sierra Morena, de la que me acuerdo con más nubes que claros. Una tierra en donde los maquis y los bandoleros seguían siendo un tema de conversación habitual. En donde las historias de la guerra civil aún estaban vivas y no habían cicatrizado. En donde la pobreza y la roña eran aceptadas como lo más natural del mundo. Un mundo donde no era difícil encontrarse con quinquis, latoneros, familias de cíngaros ambulantes y gitanos sedentarios. Una tierra de paso, el natural entre Andalucía y la Mancha, llena de caminos polvorientos, de repoblación y despoblación, en la que también había “jaros” procedentes de Europa que Franco había traído para “repoblar” y hasta viejos bandoleros de Sierra Morena. En fin, una honrada y leal villa de la España franquista, a la que no llegó la guerra pero sí sus rencillas, enfrentamientos y consecuencias. Un lugar de paso, en el que nunca nadie ha querido permanecer durante mucho tiempo, un territorio sin raíces y sin historia. Un paso fronterizo durante siglos entre moros y cristianos. Una tierra periférica dejada de la mano de cualquiera que por allí pasase, incluidos Don Quijote y Santa Teresa. Una comarca de soles, vientos y piedras oxidados y olvidados, sin más novedades que las pasajeras y aventureras nubes.
    De mi familia paterna sé, según contaba mi padre, que procedía de Andalucía. El primer Alfaro que, según él, había llegado al pueblo era el llamado Abuelo Carbonero, un hombre, al parecer, listo y emprendedor que debió hacerse con una buena cantidad de tierras serranas, vírgenes y sin roturar, que mi familia paterna fue convirtiendo en olivares a lo largo de varias generaciones. Yo mismo me enorgullezco de haber participado junto con mi padre en esa epopeya familiar, en esa conversión de una sierra pedregosa, pobre y arisca en productivos y ordenados olivares, plantando, mano a mano con mi padre, 300 olivos, quizás los últimos 300 que se han plantado ya en la familia. Yo por lo menos no pienso plantar más. A los catorce años se acabó mi rural y bucólica epopeya. Yo también estaba allí de paso. De paso hacia ningún sitio.

     
  • VIVA el 151113 Permalink |  

    HAIKU 

    Cielo en vacío,
    no hay más golondrinas hoy
    rizando el aire.

     
  • Shadow Aiden el 150707 Permalink |  

    Eramos un desastre Sin embargo eras mi desastre… 

    Eramos un desastre. Sin embargo, eras mi desastre, mi hermoso caos, eras mío y ese camino a tu lado lo llevé con dignidad, honestidad, entrega y amor. Eramos como la noche y el día, como el cazador y el lobo, en franca rebeldía de este amor que nos construía y nos daba miedo, una clase de miedo distinta a la de los demás. A veces la perfección atemoriza, porque no quieres perderla.

     
  • VIVA el 150611 Permalink |  

    Los mares de cristal hoy se hacen trizas.

     
  • Paola Velázquez el 150520 Permalink |  

    Yo sólo quiero que la maldad termine veo… 

    Yo sólo quiero que la maldad termine, veo cosas todos los días que me aterran!

     
  • VIVA el 150505 Permalink |  

    BROCHES DE LA ESTACIÓN BRILLANTE 

    Campo mojado en primavera,
    en hierba de oro -ya espigada-
    es la flor de rocío,
    el moho de la tierra.

    Las verdes esferas
    lucen los húmedos diamantes
    que la lluvia ha plantado
    con sus gotas.

    Sus hojas de pelusa
    son besos de hada
    de olor decapitado en mayos,
    caprichos de la hiedra.

    Fósil de nieve
    inseminan las ramas;
    brillo de inflorescencia.

    El aire azul es libre;
    mojado el viento
    y blur travieso,
    el verde extracto de los rayos.

     
  • Tecnormatica el 140225 Permalink |  

    SANDRO 

    Lo mas valioso en la vida. Valioso y vida. Porque relacionamos esas dos palabras. Si lo hacemos será por algo. Pues bien, están relacionadas. Porque la vida, la de cada uno de nosotros, tiene un valor. Un valor mucho más poderoso que el dinero. Pero más valor tiene todas las enseñanzas que a lo largo de la vida vamos aprendiendo… Al principio, nosotros no tenemos ni idea de lo que es el valor. Pero más adelante, mucho más adelante, llegara un momento en el que todos lo acabaremos comprendiendo. Comprendemos en ese momento aquellas cosas que realmente van a tener valor y aquellas que nunca lo tendrán.

    Para empezar, desde el principio, lo más valioso que puede haber en esta vida no es lo que tenemos, no son esos cascos que tenemos, ni ese ordenador ni ese móvil último modelo… no son cosas u objetos que compramos con dinero, con dinero que encima está sucio y manchado de muchas manos… Creemos que con ese dinero conseguiremos la felicidad, que nos permitirá comprar absolutamente todo, pero lamentablemente nos equivocamos. El dinero solo sirve para comprar cosas, objetos que con el paso del tiempo acabaremos despreciando, tirando o incluso olvidándolo en el fondo del cajón. Ese dinero jamás nos los dará todo, hay cosas que lamentablemente el dinero jamás podrá comprar. Y eso es la felicidad. La felicidad es algo que jamás se podrá comprar, vender o alquilar, es algo que tampoco se regala, la felicidad, amigos míos, es un sentimiento, un valor que pocas personas tienen a día de hoy. Lo valioso, lo que realmente tendrá valor y nos hará felices, son esas personas que siempre están ahí, a nuestro lado, las que cada día comparten un poquito nuestro día a día. Pero aun así, lo comparten. Eso es la felicidad, eso es ser realmente feliz y no el sucio dinero. Otra cosa que deberemos de aprender y que, lamentablemente es una realidad, es que nos creemos y mucho, que por tener un buen físico ya vamos a enamorar y a ser los mejores. Eso tiene una palabra, y sin ánimo de ofender, esa palabra es ser un chulo, un creído. Y no es así, el físico jamás tendría que importarnos, eso antes no importaba, pero claro, ahora si importa. Ahora si no somos cachitas no somos nada y eso no me parece correcto. ¿Y a vosotros? La personalidad, como somos en realidad, es lo que tendría que importar realmente, es lo que de verdad acaba enamorando, es lo que nos acabara permitiendo conocer a gente nueva, a enamorarla. Vamos a recordad que el físico nunca enamorara, solo nos atraerá, pero si queremos enamorar, hagámoslo con lo que hay dentro de nosotros, dentro de cada uno de nosotros, con la personalidad de cada uno. Otra cosa valiosa que todos acabaremos aprendiendo es que aquellos que no valoran lo que tienen, que jamás lo disfrutan, lo van a acabar perdiendo y encima, para siempre. Si nunca valoramos lo que tenemos lo perderemos y nos pasaremos el resto de nuestra vida lamentando haber perdido aquello que en su día, en su momento, no valoramos. Que para que seamos felices tenemos que hacer feliz a otras personas, o si me permiten mejorarlo, rodearnos de buenas y grandes personas y que nosotros acabemos siendo una de ellas. Nunca nos debemos de quedar al lado de esas personas que solo van a hacer de nuestra vida un infierno, que no les importamos, ni nosotros ni nuestra felicidad.

    Quiero decir para terminar que siempre que la persona que menos esperamos en nuestras vidas, es la que probablemente nos haga que vivamos los mejores momentos de nuestra vida y acabemos ganando grandes experiencias. Jamás debemos de rechazar a alguien que extiende su mano, ya que eso podría ser el comienzo de una gran amistad. Olvidemos eso que nos mata, que nos martiriza nuestro día a día, olvidemos ese pasado, esa historia que ocurrió y que no podremos recuperar, no arruinemos nuestro presente por un pasado que ya no tiene futuro. Y una última cosa, una también bastante valiosa, y es que una persona fuerte sabe perfectamente que aun con lagrimas en los ojos sabe poder arreglárselas para decir con una gran sonrisa… “Estoy bien”.

     
  • Javier Castaño el 140213 Permalink |  

    El amor es un diamante erizado de perfiles… 

    El amor es un diamante erizado de perfiles. (Feliz San Valentín…)

     
  • marapeppers el 131125 Permalink |  

    Y soy cual espíritu pulverizador, que se autodestruye antes de soñar

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar