Resultados de la búsqueda para: riel Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Mariel el 1407384229 Permalink |  

    Las palabras como las formas de las nubes, el significado se encuentra en quien las interpreta

     
    • granvargas el 1407462243 Permalink

      Pareidolia se llama ese fenómeno, Mariel. Saludos.

    • Mariel el 1407468938 Permalink

      Gracias Manolo, hoy gracias a ti sé un poco más. Saludos

  • Manuel Moreno el 1393109180 Permalink |  

    Arielitas somos y en la lavadora nos encontraremos.

     
  • VIVA el 1362044372 Permalink |  

    lleva el río destellos fulgores que vacilan con… 

    lleva el río destellos
    fulgores que vacilan
    con viento fresco

     
    • albertodieguez el 1362046557 Permalink

      con viento fresco
      navegan nubes
      en río vacilante

    • viva el 1362077723 Permalink

      Por el monte las sardinas…

    • David el 1362128362 Permalink

      El agua refleja tu cuerpo
      Tu imagen riela,
      la mece el tiempo;
      casi es tan bella,
      caricia del viento
      sobre tus senos

    • viva el 1362128441 Permalink

      Uyuyui….

    • David el 1362148721 Permalink

      ¿Qué vamos a hacerle? Es viernes ya :D

  • Remigio Sol el 1355521731 Permalink |  

    VERSO SÉPTIMO Y ÚLTIMO:

    Como Juan Gabriel en su viejo cantar
    No tengo dinero ni nada que dar
    Pero sé amar

     
  • albertodieguez el 1329917534 Permalink |  

    No soy un enemigo
    no te quiero arrebatar nada
    quiero compartir
    tu más intensa mirada.

     
    • mercedesmolinero el 1329936704 Permalink

      Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo (Gabriel Garcia Marquez)

  • VIVA el 1329414013 Permalink |  

    Los hombres descarrilan en mis curvas sólo si están como un tren, no tengan miedo señores.

     
  • VIVA el 1328658381 Permalink |  

    SALVADOR DALÍ 

    Canta en el cedro el loco
    A espaldas del verano!
    Es cigarra sin bordón,

    de rieles rotos

    Entre cielos platino,
    soles se desgañitan
    por calentarnos.

     
    • Julio Santizo Coronado (Facundo) el 1328682066 Permalink

      Embrujo nocturno
      (cielos contrapuestos)
      en mar de luciérnagas
      y estrellas de su mirar:
      sus ojos mágicos,
      como lluvia de peces en El Pantano.

      (Lejanías y Ausencias, en Poesía incopleta)

    • mercedesmolinero el 1328733602 Permalink

      De niño yo canté como vosotros,
      niños buenos del prado,
      solté mi gavilán con las temibles
      cuatro uñas de gato.

  • VIVA el 1195057935 Permalink |  

    ZACHARIEL 

    —nosotros las queremos desnudas y despeinadas.

     
  • VIVA el 1171755898 Permalink |  

    Howards End (1910) E.M. Forster (1879-1970)

    Go Tell It on the Mountain (1953) James Baldwin (1922-1987)

    The Heart of the Matter (1948) Graham Greene (1904-1991)

    Lord of the Flies (1954) William Golding (1911-1993)

    Deliverance (1970) James Dickey (1923-1997)

    A Dance to the Music of Time (1951-75) Anthony Powell (1905-2000)

    Point Counter Point (1928) Aldous Huxley (1894-1963)

    The Sun Also Rises (1926) Ernest Hemingway (1899-1961)

    The Secret Agent (1920) Joseph Conrad (1857-1924)

    Nostromo: A Tale of the Seaboard (1904) Joseph Conrad (1857-1924)

    The Rainbow (1915) D.H. Lawrence (1885-1930)

    Women in Love (1920) D.H. Lawrence (1885-1930)

    Tropic of Cancer (1934) Henry Miller (1891-1980)

    The Naked and the Dead (1948) Norman Mailer (1923-)

    Portnoy’s Complaint (1969) Philip Roth (1933-)

    Pale Fire (1962) Vladimir Nabokov (1899-1977)

    Light in August (1932) William Faulkner (1897-1962)

    On the Road (1957) Jack Kerouac (1922-1969)

    The Maltese Falcon (1930) Dashiell Hammett (1894-1961)

    Parade’s End (1924-28) Ford Madox Ford (1873-1939)

    The Age of Innocence (1920) Edith Wharton (1862-1937)

    Zuleika Dobson or An Oxford Love Story (1911) Max Beerbohm (1872-1956)

    The Moviegoer (1961) Walker Percy (1916-1990)

    Death Comes to the Archbishop (1927) Willa Cather (1873-1947)

    From Here to Eternity (1957) James Jones (1921-1977)

    The Wapshot Chronicles (1957) John Cheever (1912-1982)

    The Catcher in the Rye (1951) J.D. Salinger (1919-)

    A Clockwork Orange (1962) Anthony Burgess (1917-1993)

    Of Human Bondage (1915) W. Somerset Maugham (1874-1965)

    Heart of Darkness (1902) Joseph Conrad (1857-1924)

    Main Street (1920) Sinclair Lewis †(1885-1951)

    The House of Mirth (1905) Edith Wharton (1862-1937)

    The Alexandria Quartet (1957-60) Lawrence Durrell (1912-1990)

    A High Wind in Jamaica (1929) Richard Hughes (1900-1976)

    A House for Ms. Biswas (1961) V.S. Naipaul (1932-)

    The Day of the Locust (1939) Nathanael West (1902-1940)

    A Farewell to Arms (1929) Ernest Hemingway (1899-1961)

    Scoop (1937) Evelyn Waugh (1903-1966)

    The Prime of Miss Jean Brodie (1961) Muriel Spark (1918-)

    Finnegans Wake (1939) James Joyce (1882-1941)

    Kim (1901) Rudyard Kipling (1865-1936)

    A Room With a View (1908) E.M. Forster (1879-1970)

    Brideshead Revisited (1945) Evelyn Waugh (1903-1966)

    The Adventures of Augie March (1953) Saul Bellow (1915-)

    Angle of Repose (1971) Wallace Stegner (1909-1993)

    A Bend in the River (1979) V.S. Naipaul (1932-)

    The Death of the Heart (1938) Elizabeth Bowen (1899-1973)

    Lord Jim (1900) Joseph Conrad (1857-1924)

    Ragtime (1975) E.L. Doctorow (1931-)

    The Old Wives’ Tale (1908) Arnold Bennett (1867-1931)

    The Call of the Wild (1903) Jack London (1876-1916)

    Loving (1945) Henry Green (1905-1974)

    Midnight’s Children (1980) Salman Rushdie (1947-)

    Tobacco Road (1932) Erskine Caldwell (1903-1987)

    Ironweed (1983) William Kennedy

    The Magus (1965) John Fowles (1926-)

    Wide Sargasso Sea (1966) Jean Rhys (1890-1979)

    Under the Net (1954) Iris Murdoch (1919-1999)

    Sophie’s Choice (1979) William Styron (1925-)

    The Sheltering Sky (1949) Paul Bowles (1910-)

    The Postman Always Rings Twice (1934) James M. Cain (1892-1977)

    The Ginger Man (1955) J.P. Donleavy (1926-)

    The Magnificent Ambersons (1918) Booth Tarkington (1869-1946)

     
  • VIVA el 1162456703 Permalink |
    Etiquetas: ,   

    Ad Maiorem Dies Gloriam 

    Sonaba la atávica música de John Paul Young Love is in the air e inmediatamente un largo timbrazo se aseguraba de despertarnos. Los intentos de abstinencia de la carne provocaban como compensación unos dulces y eróticos sueños que siempre se interrumpían con un estridente altavoz en el que sonaba una canción y un prolongado timbrazo al que jamás conseguí acostumbrarme y que, una vez terminaba, me permitía volver a rememorar, entre las sábanas calientes, las imágenes inconscientes e inmaculadamente concebidas durante el sueño, sin sentir el remordimiento de los pecados carnales. Era como una licencia, una bula personal a los pequeños placeres prohibidos y onanistas de la erección matinal, un abandono complaciente a la cálida sensación de un vigor adolescente difícil de amaestrar. La excitante sensación de despertarme empalmado mezclada con el ritmo acelerado del corazón producido por el estrepitoso ruido del timbre era quizás el auténtico bromuro, del que tanto se hablaba entre los seminaristas. Uno, confuso y medio aturdido, no sabía a que sensación abandonarse o atenerse o mejor dicho a cual de ellas dejar condicionar su conducta: el placer, el miedo y la ansiedad se alternaban alborotadamente entre el pecho y la entrepierna.

    La música estaba unida a ciertos momentos y rememora en mí muchas de las escenas que entonces viví. Cesareo Gabarain sonaba en el momento de la oración, que era el siguiente al de levantarse y asearse. Sabiamente elegida, la hora de ir a la capilla, en la que había que estar en menos de un cuarto de hora lavado, vestido y peinado, era el momento propicio para socavar nuestra psique adolescente, adormilada y sensual, llena aún de sensaciones agradables pero que, para bien de nuestra ascética educación, había que cortar por lo sano con sutiles reflexiones oratorias.

    El prefecto Esculano con su perenne chaquetilla gris de lana sobre los hombros, su aspecto de caballo percherón y sus oscuras y gruesas gafas fue nuestro primer guía espiritual en nuestras primerizas austeridades y ascésis. La más pura y ortodoxa liturgia de todos los prefectos del seminario era la escenificada por él. Ni siquiera las celebradas por el obispo se ajustaban con tal rigor y pausado ritmo. Las del obispo Gabriel tenían más pompa y boato, como correspondía a su rango, pero carecían de la necesaria austeridad en los gestos, la milimétrica sucesión de ritos, las pausas, los silencios, las flexiones, genuflexiones, bendiciones, fórmulas, invocaciones, preces, alabanzas, meaculpas, imprecaciones y amenes entonados con la humilde exactitud repetida en todas y cada una de las celebraciones. El prefecto Esculano era la viva transustanciación del rito eucarístico, la liturgia hecha carne y habitada entre nosotros. Su forma de levantar las manos a los alto, la colocación exacta de los dedos, la apertura de los mismos en el ángulo preciso, con el meñique levemente arqueado como en las estampas del Sagrado Corazón de Jesús bendiciendo al mundo urbi et orbe.

    Con tal máquina litúrgica despertaban y transportaban nuestros cuerpos infantiles o adolescentes a una reflexión oratoria que surgía de la reciente calidez del prejuicio. Una liturgia utilizada como criba de los elegidos para la otra Gloria.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar