TE TOCA

Te toca, te toca… Qué locura, todo el día sin ropa!

BALADA NOCTURNA

Qué se eche la noche, qué sólo quede una balada nocturna, una bandada de pájaros negros, de negras corcheas, de notas de ébano, de trompetas oscuras, de canciones de luto.

ABRIL

Abril al fin se fue, con sus crueldades, sus burlas, sus raquíticas lluvias, su no saber qué hacer, sus huesos muertos, amarillos.

NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

A Vicen

La vida tiene unas reglas que no son las tuyas, hay que aceptarlas si quieres jugar la partida. Perdemos y echamos la culpa a las reglas, queremos cambiarlas porque vamos perdiendo, pero eso es imposible: las reglas no las decides tú. Las reglas están preestablecidas y todos los que van ganando las aceptan y no …

Dejarse llevar

No hay que dejarse llevar sólo por el corazón, por sus arritmias y cardiopatías, también hay que dejarse llevar por el instinto del instante. Sin embargo, los impulsos eléctricos que llegan al corazón puede estar duplicados, uno va por la autovía y otro por la vía de servicio. El corazón se vuelve loco. ¿A que …

INUNDACIÓN

A veces lloro y me arde el estómago, quiero contarte una historia de dulces cosas pero mis ventanas oscuras no me dejan ver y me arde el vientre de nueve a cinco. A veces grito en el mar y nadie puede oírlo. Quiero decir lo que quiero decir, desde este cuerpo, atrapado entre huesos y dolores, pero …

El terremoto

El desastre se ha sentido en Japón y parte del casquete polar. Se ha detectado un seísmo de magnitud 55 en la escala de Richter que no ha dejado de temblar hasta esta mañana. El capitán Kirk ha tenido que bajar y enseñar Klingon a la policía. Los japoneses han empezado a hablarlo espontáneamente desde …

SOLVE ET COAGULA

Sobre su ombligo crecen Burbujas atroces de pus. La bruma se extiende Por una playa infinita De cristales rotos Sobre los que institivamente El mendigo, arrastra Los jirones del delirio, Los guiñapos De estrellas apagadas Y todos sus rescoldos cenicientos. El mar eyacula una espuma verdosa Y naufragan sus sombras en los cielos de bruma. …