NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

DON CHEZINA

Veo el mar en tus ojos, mis ojos en tus pupilas, eres mi diosa del mar.

SOLES DE LUTO

Aquellos dos soles de luto clavaron sus pupilas en él. Azorado, la saludó con un tímido gesto, desconfiando de sí mismo como un cazador desarmado que ha sido sorprendido por su presa. Por la plaza deambulaban los lejanos recuerdos de su infancia, cuando jugaban juntos sobre la arena húmeda y rojiza. Entonces el mundo no …

En mí. En ti.

Chapoteando en mis lágrimas Buceando en tus entrañas Coloreando mis lunares Navegando por tu pelo Recortando mis pestañas Absorviendo tus risas Enjabonando mis pupilas Saboreando tu saliva Escribiendo en mis dedos Raptando por tus venas Barriendo mi lengua Bebiendo de tu ombligo Amasando mis pechos Gimiendo en tu oído Construyendo un puente entre tu mirada… …

El estío está acechando, Maico

El estío está acechando, Maico, y da miedo su pupila implacable, clavaráse las uñas en mi espalda, apenas desde los sures solitarios, olvidados. Allá ocupada pluma me sostenga en el justo junio sin sombrero, sin capital, sin jefes. En el extremo extremo. El estío está acechando, Maico, y da miedo su pupila ciega. Apenas me …

XI

Será que nos falta el estrambote de esta tarde incompleta, fútil, quietamente entildada. Será que la palabra quema más que mil galácticos fotones. Será que nunca fui el bardo que alguien quiso. Será que nuestras pupilas habrán de entrechocarse, abrazarse, estrecharse, antes que nos inhumen.

CONDENADO

Te desprecio, claro que te desprecio. No hay situación en la que no lo haga. En las marismas, en el rápido, sobre las corregüelas, en los aperos… En todos sitios cultivo bien esa visión que ahora me ciega, en efecto, por mis jodidas impaciencias. Ahora, más bien te arrojaba lejos de ellas. Como un maniático por haberle sacado de …