Dormía tan profundamente, que por las mañanas no despertaba, resucitaba.

Nos movemos hacia lo profundo. El fracaso.

Nace desde lo más profundo de mi ser…

Nace desde lo más profundo de mi ser este sentimiento de estar y no estar, en donde el alma rota se conjuga con una herida en el corazón que se niega a cerrar. Acaso importa encontrarme o no aquí?? no importa en donde este, si mi alma llora tu ausencia y sufro por no tenerte a cada día, cada minuto me pregunto en donde estarás, si acaso te acuerdas de mi…

La noche entraba en su profunda oscurida…

La noche entraba en su profunda oscuridad y silencio. El apresurado día quedaba atrás por fin olvidado. Lamec tragó saliva con amargura.
-Deberías salir a que te de el aire. -comentó Silvia con tono distraído.
-¿Por qué?
-Pareces angustiado.
-No. -Dijo secamente Lamec.
Silvia colocó en el jarrón un hermoso tulipán amarillo y salió a la terraza.

Ha buscado ser profunda Qué atrevimiento Como si…

Ha buscado ser profunda. Qué atrevimiento. Como si la profundidad fuera algo alcanzable sin hundirse en el abismo. Contemplando sus máscaras, hoy tengo miedo. ¿No será el rostro de la muerte? Y esa espada con la que cree protegernos, ¿no será realmente para herirnos?

MI EPOPEYA RÚSTICA

Nací a las 12 de la noche de un 29 de marzo de 1964, en el oratorio de la Casa grande o Casa de los Manrique. Un oratorio o capilla de la casa solariega de Rodrigo Manrique, en la que su hijo, Jorge, vivió su feliz luna de miel, y que en mi época había sido mancillado, convirtiéndolo en el dormitorio principal de una parte de la casa, que ahora era una corrala de vecinos, de la que mi abuela materna era propietaria de una cuarta parte de la misma.
Nací pues en un pueblo de La Mancha que había recibido sucesivamente el nombre de Belmontejo de la Sierra, Belmonte y finalmente Villa de Los Manrique o Villamanrique. Un pueblo que, en pleno siglo XX, aún permanecía en la Edad Media. En una época más degradada y mísera aún que aquella debido a los estragos de la postguerra española. En la más oscura y profunda España, católica, apostólica y romana, en un lugar de La Mancha, entre la Sierra de Alcaraz y Sierra Morena, de la que me acuerdo con más nubes que claros. Una tierra en donde los maquis y los bandoleros seguían siendo un tema de conversación habitual. En donde las historias de la guerra civil aún estaban vivas y no habían cicatrizado. En donde la pobreza y la roña eran aceptadas como lo más natural del mundo. Un mundo donde no era difícil encontrarse con quinquis, latoneros, familias de cíngaros ambulantes y gitanos sedentarios. Una tierra de paso, el natural entre Andalucía y la Mancha, llena de caminos polvorientos, de repoblación y despoblación, en la que también había “jaros” procedentes de Europa que Franco había traído para “repoblar” y hasta viejos bandoleros de Sierra Morena. En fin, una honrada y leal villa de la España franquista, a la que no llegó la guerra pero sí sus rencillas, enfrentamientos y consecuencias. Un lugar de paso, en el que nunca nadie ha querido permanecer durante mucho tiempo, un territorio sin raíces y sin historia. Un paso fronterizo durante siglos entre moros y cristianos. Una tierra periférica dejada de la mano de cualquiera que por allí pasase, incluidos Don Quijote y Santa Teresa. Una comarca de soles, vientos y piedras oxidados y olvidados, sin más novedades que las pasajeras y aventureras nubes.
De mi familia paterna sé, según contaba mi padre, que procedía de Andalucía. El primer Alfaro que, según él, había llegado al pueblo era el llamado Abuelo Carbonero, un hombre, al parecer, listo y emprendedor que debió hacerse con una buena cantidad de tierras serranas, vírgenes y sin roturar, que mi familia paterna fue convirtiendo en olivares a lo largo de varias generaciones. Yo mismo me enorgullezco de haber participado junto con mi padre en esa epopeya familiar, en esa conversión de una sierra pedregosa, pobre y arisca en productivos y ordenados olivares, plantando, mano a mano con mi padre, 300 olivos, quizás los últimos 300 que se han plantado ya en la familia. Yo por lo menos no pienso plantar más. A los catorce años se acabó mi rural y bucólica epopeya. Yo también estaba allí de paso. De paso hacia ningún sitio.

Siento elevarme hacia lo negro lo negro de…

Siento elevarme hacia lo negro,
lo negro de mi cuerpo que más pesa.
Que pesa en el averno del cielo,
del cielo más profundo y más verde.

Verde de la muerte que me acecha
y acecha en los colores de las grietas,
grietas que perfilan los horrores,
horrores que definen nuestros gestos.

Gestos de odio ante el miedo,
miedo que nos come y nos ata,
nos ata como muertos que somos.

Que somos vivos, eso sin duda.

El Espejo

De repente desperté de lo que creí era un sueño,
Sorprendida e inmóvil divisé el momento,
Me extrañe al ver un espejo,
Tan grande, tan perfecto,
Que mi cuerpo ante él era pequeño,

Así pequeña e inútil
Me senté en medio,
Y mirándome fijamente
Supe que aún estaba durmiendo,

Atrapada por otro sueño,
Un sueño vano y sin recuerdo,
El sueño de mi sueño,
¡Despertar quiero!

Me inquieta ese espejo,
Logro verme claramente,
Y me asusta el ofenderme,
Miedo tengo a conocerme,

Profundizar en lo que se esconde
Tras esa mirada enorme…
Hasta que de la nada finalmente,
Logro ver como se mueve,

Y atrapándome entre miles,
De voces sorprendentes,
Consigo abrir mis ojos insistentes,
En no seguir el juego que mi mente,
Intenta al acorralarme en esos sueños…

“Poderosos encuentros, atormentoso Espejo”
¡Mi mente, mi voz, mi interior… Yo!

Por: DayLove

DIOSES CAÍDOS

Los ricos roban
El gobierno obedece
La policía mata
La prensa miente
Los jueces ignoran

La gente es estúpida.

La decadente sociedad postburguesa es nauseabunda y los pobres no serán nunca otra cosa que una clase dominada. La igualdad no es más que una bonita quimera. Cualquier clase dominante sólo es sustituida por otra más dominadora. Y son precisamente los pobres los que encumbran a esta nueva clase. Esa clase, ahora emergente, global y mediática, es admirada, encumbrada y sostenida por la infinita estupidez del género humano. Los dioses siempre han vivido entre nosotros, les hacemos homenajes, premios, estatuas, sacrificios… Pero son tan humanos como cualquiera. Somos el resto del rebaño los que los endiosamos, los que los convertimos en lobos de nosotros mismos, en pastores, en gerifaltes, en condotieros de nuestro destino, en estrellas mediáticas… Y la desigualdad se profundiza y amplía con cada crisis, con cada lucha, con cada nueva revuelta. La historia nos enseña que las estatuas derribadas sólo son sustituidas, con el tiempo, por otras. Ad nauseam aeternam.

Permitidme, por tanto, que me ría a carcajadas de vuestros dioses tanto como de los míos propios.

El amor puede llevarte a las nubes y…

El amor…puede llevarte a las nubes y dejarte suspendido en el aire cálido del verano, mientras un coro entona las más bellas canciones, o puede arrojarte sin piedad al foso más profundo, oscuro y sórdido.

Lo primero que hago al levantarme es abrir la ventana, respirar profundamente y llenarme los pulmones de mañana.

La luz y la oscuridad existen en dualidad, por ende, porque nos cuesta tanto aceptar que en la vida hay momentos de felicidad y otros de profunda tristeza. ¿Por qué no somos capaces de ver que la tristeza es parte de la vida y en su existencia, es que la felicidad es un valor tan preciado?

Mas que vencer tus miedos…

Fragmento de un libro estupendo que recomiendo a todos, nos ayuda a buscar en nuestro interior, Los 7 Poderes, de Álex Rovira Celma.

[…] Más que vencer tus miedos, mejor escúchalos y convéncelos. Siempre tendrán algo importante que decirte, pues te hablarán de tus anhelos más profundos. […] El miedo a perder te hace perder. A través del miedo creamos dragones interiores que, sin darnos cuenta, nos limitan. De este modo, vivimos una vida llena de restricciones impuestas por nosotros mismos y creemos que eso es lo único que existe. Nuestra más pesada carga no son los retos que nos presenta la vida, sino los monstruos que creamos a través de nuestros miedos, nuestras dudas, inseguridades y limitaciones. […] Ve más allá de tus limitaciones, convence a tus miedos, habla con tus dudas y escucha tus inseguridades. Cuando lo hagas verás que cada reto que aceptes será una elección que te hará crecer y te darás cuenta de que, despejado el temor, el reto se convertirá en una extraordinaria oportunidad.

El clavo que sobresale siempre recibe un…

“El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo”
Proverbio chino.
Supongo que todos hemos recibido alguna vez un buen golpe, de aquellos que dejan chichón o una profunda cicatriz en el alma. Nuestras diferencias nos definen y conforman como identidades únicas pero el ser humano es terco y se recrea en querer amoldar en las mismas cuadriculadas estructuras todo lo que “sobresalga” y éso por desgracia es un término taaaaan amplio… ¡Bienvenidos martillos! vosotros en lugar de amoldarme sólo endurecéis mi caparazón y el “yo” se enriquece con cada golpe al que sobrevive, brillando cada día con más fulgor. Seamos únicos pues y no temamos los golpes ni recibidos ni los que ineludiblemente vendrán.

El viento se lo lleva todo las penas…

El viento se lo lleva todo; las penas, la tristeza, las desilusiones…
Te siento lejos de mí, muy lejos…Intento calmarme, respirar poco a poco, pero la angustia que siento no se va…
Comienzo a caminar y el viento recorre todos los rincones de mi cuerpo, respiro profundamente para que se lleve mi malestar…
Cierro los ojos y dejo mi mente en blanco. Al abrirlos ya no siento nada, solo paz…
Recuerdo tus caricias, tu sonrisa, tus miradas cómplices y vuelvo a sonreír.

El joven señor preguntó ¿ Dónde encontraré las…

El joven señor preguntó:
-¿ Dónde encontraré las palabras para decir lo que siente mi corazón?
-Los sentimientos más profundos son imposibles de expresar con palabras. Sólo se pueden insinuar.
-Entonces no hay esperanza -dijo el joven señor-. Nadie me comprenderá y yo no podré comprender a nadie.
-No es así.Los que estén más cerca de ti te conocerán mejor por lo que no dices y tu les conocerás del mismo modo.
Aki-no-hashi 1311

Hora del microcuento nocturno o matutino o vespertino…

Hora del microcuento nocturno!!!!!! (o matutino.. o vespertino… dependiendo de la hora a la que lo lean)

EL TERCO
Él siempre quería salirse con la suya…. y nunca se la quitó para salir.

Ya que deleitaron sus pupilas y sus hemisferios cerebrales con aquel microcuento que les he compartido… Me permito hacer un anuncio: Si desean aprovechar un rato de ocio dándole un vistazo a las locuras, debrayes, reflexiones, traumas y microcuentos que yacen en las profundidades de mi mente… no duden visitar “ERION’s MIND” (osease… mi blog XD )

Ocurre con los hombres lo mismo que…

“Ocurre con los hombres lo mismo que con los árboles. Cuanto más intentan erguirse hacia la altura y hacia la luz, tanto más profundamente hunden sus raíces en el suelo, hacia lo oscuro, hacia lo hondo, hacia el mal.” Así habló Zarathustra – F.Nietzsche.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑