Capricornio

Se le acercó el Cocodrilo. Iba dispuesto a devorarlo pero él no parecía percatarse. Sin duda estaba tan loco como una cabra. Pero entonces va y me muestra el gran libro de la Correspondencia. El cocodrilo se aparta. ¡Estaba protegiendo el Cuerno de la abundancia! Sin duda era más sagaz y fuerte que Hércules. Aquel Piscis no estaba en el Zodíaco sino en la Rueda de la Fortuna.

Urano

Urano es uno de esos planetas que organizan una saturnalia diaria con el sol, ¡qué teo-agonía! Y para contemplarlo me subí al árbol de los monos y observaba sus lazos en Piscis. Ahora soy una serpiente encantada y una manzana atraviesa mi lomo.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑