Mis pies tienen una dirección y allá que…

Mis pies tienen una dirección, y allá que van. Sólo ellos conocen el camino, no dicen a dónde nos lleva y cómo nos afecta no-andado-para-siempre de otros caminos que pudieron ser el nuestro, pero no lo son. Mejor será disfrutar mientras tanto del paisaje, de los olores y de la sorpresa constante del viaje.

pies por el fango que nos conectan ante…

pies por el fango que nos conectan ante la vieja escuela sin darse cuenta reman suspiros reverdece el olivo sombras nada más humareda escarchada un billón de haikus se sumerge en el magma manos vacías entre amapolas rojas