De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume…

De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume de la abuela en la pila llena de agua, al soltarlo ascendía con mayor o menor dificultad según contenido, hasta que por designios de infantil avatar, el liquido elemento se turbo amarillo, acto “mojolofrastico” por excelencia que no convenció a su dueña para fastidio de ambos.

La tontería y sus perfumes

Si no hubiera tragado la bruma que amenaza con el suplicio amargo… Si hubiera bebido mis fantasmas interiores con cautela… Si, desesperado, no navegara en el mar olvidado de la tierna niñez… Si las paganas delicadezas pudieran ser solamente la vasta sombra del edén… Si no hubiera sufrido el acostumbrado aburrimiento de toda autoridad… Si, …

NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …