No preciso silencio para pensar en ti

No preciso silencio para pensar en ti
Aún así, no puedo evocar tu nombre
¿Cómo fue el primer beso?
¿cómo te acercaste a mí?
¿Y tu?
¿Donde hallarte ahora?
¿Sobre mi invierno desleal?
¿En los silencios gritados?
No sólo en el silencio puedo pensar en ti …

Al menos puedo pensarte sin permiso.

Me gusta pensar que me piensas cuando te pienso.

Acostúmbrate a pensar que la muerte para…

“Acostúmbrate a pensar que la muerte para nosotros no es nada, porque todo el bien y todo el mal residen en las sensaciones, y precisamente la muerte consiste en estar privado de sensación. Por tanto, la recta convicción de que la muerte no es nada para nosotros nos hace agradable la mortalidad de la vida; no porque le añada un tiempo indefinido, sino porque nos priva de un afán desmesurado de inmortalidad.” (Epicuro, Carta a Meneceo, 122)

Y pensar que, desde tu perspectiva, lo das todo, mientras que para los demás nunca es suficiente.

No quiero pensar porque no quiero que el dolor del corazón se una al dolor del pensamiento.

A MI HERMANO ANICETO

La luz terca y cansina de las siestas de La Mancha. Todo está sumergido en el formol del pasado, viejas que debieron morir hace mucho tiempo, cosen y rumian sus rezos a las puertas de las casas. La luz familiar de estas calles es la que se prende a los ojos y a la sangre, al polvo dinástico de las cosas. La luz amniótica que pasa como un río silencioso, hermanando orillas, lamiendo la piedra de las tapias, las ventanas enclavadas. La luz detenida de las cinco de la tarde, detenida en los relojes, en los olivos, en esos cerros comidos de intemperie, en el luto totémico y lustral de los arcángeles, en el bronce tullido de las torres pregoneras. Y cómo no pensar en la muerte bajo este sol tan familiar, tan aburrido, tan obstinadamente infancia. Esta luz ni tan siquiera encuentra una puerta abierta, una sombra en la que refugiarse, una casa en la que arder reconocida. Bajo este sol, vienes a enterrar al padre del amigo.

CIPEPOTE

Quién no sabe montar en columpio?
Es como preguntar quien no ha montado de pequeño.
Pero cuando es una persona la que monta en un columpio y no sabe,
puedes pensar que nunca fue un niño.

Pero cuándo hemos dejado de ser niños aquí todos,
ojalá siempre hubiese sido un niño…

Madrid república bananera por un día…o mas¿?

Madrid  hoy es lo mas parecido a una república bananera y lo menos a la capital de un país democrático, detenciones de personas por simplemente pensar diferente….eso es represión, esto es una dictadura

ESPINAS

El pez en su agonía espera que las suyas se incrusten en la tráquea de aquel que lo pescó.
La rosa moribunda sueña en su florero que las suyas gangrenen algún día las manos de aquel que la podó.
Empiezo a pensar con inquietud contra el corazón de quién desearé arrojar cuando me muera, este sarmiento de vértebras que ahora me mantiene erguido sobre el mundo.

El mar y sus olas ¿piensan ¿Piensa la…

El mar y sus olas, ¿piensan?. ¿Piensa la hierba, piensan las vacas cuando comen?
¿Y el viento? ¿Y las montañas?
¿Piensa la flor, la abeja? ¿Y en qué piensan?
¿Puede el sol dejar de pensar a voluntad?
Las calles, los ríos y el obrero en la máquina, ¿piensan?
Dormir y no pensar, embriagarse y dormir,
para no pensar si piensan.

Ay que ostras qué pregunta más original Pues…

Ay, que ostras, qué pregunta más original…
Pues, la verdad, no me ha dado ni tiempo de pensar… he tenido muchas cosas hoy.
Si se me ocurre alguna, te las paso…
Gracias, por visitar mi blog y me alegro te haya gustado mi último poema.
Un abrazo,
Mía

El mundo es una Greguería Jueves por la…

El mundo es una Greguería.
Jueves por la tarde, calle Ibiza, Madrid, dos amigas charlando, una de ellas fuera del alcance de mis oídos dice una frase premonitoria a la que la amiga le contesta; “No seas AGÜERA”. Y al oírla provoca en mí una carcajada interna y una sonrisa boba que cualquiera que me hubiese visto pensaría que me fugué del Psiquiátrico cercano.
Explico el nuevo “palabro”. Conjunción de dos frases: por un lado “No seas AGORERA” y Por otro “No seas pájaro de mal AGÜERO”… :-)

La colección LOS PROBLEMAS ESPIRITUALES DE NUESTRO TIEMPO…

La colección LOS PROBLEMAS ESPIRITUALES DE NUESTRO TIEMPO aspira a ofrecer al lector español algunos de los principales libros que, en reducido volumen, inician una nueva manera de pensar o toman posición frente a ella. La complejidad de preocupaciones y de intereses que atraen hoy la atención del hombre culto le impide, las más de las veces, el acercarse al tratado amplio, cuando éste no pertenece a su especialidad profesional. Pero como, por otra parte, no se debe vivir al margen de las cuestiones del día, los tomitos que seguirán quieren satisfacer esta exigencia.

EL EXISTENCIALISMO ATEO DE J. P. Sartre, por el ilustre filósofo belga Roger Troisfontaines, es una crítica agudísima, diríamos más bien aniquiladora, de la voluminosa obra de Sartre, L’Etre et le Néant, que ha producido un tan gran escándalo en el mundo, por su ateísmo radical, y cuya lectura la Iglesia se ha visto forzada a prohibir. Con el libro que presentamos se tiene, al mismo tiempo que la exposición de sus ideas básicas, la superación de las mismas, lograda por Troisfontaines de manera brillante.

EDITORIAL MARFIL

PRECIO: 30 Ptas.

A veces pienso tan deprisa que no me da tiempo a pensar lo que estoy pensando

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑