Resultados de la búsqueda para: olivo Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 1495018438 Permalink |  

    LA HUERTA 

    burro, higuera, noria, nogal, olivos, sierra, corralitos, aljibes, pepinos, tomates, tabaco, cangilones, cortijo, chimenea, palos, leña, sol, primavera, cielo azul, caminos y veredas, escondrijos,

     
  • VIVA el 1494498855 Permalink |  

    MI EPOPEYA RÚSTICA 

    Nací a las 12 de la noche de un 29 de marzo de 1964, en el oratorio de la Casa grande o Casa de los Manrique. Un oratorio o capilla de la casa solariega de Rodrigo Manrique, en la que su hijo, Jorge, vivió su feliz luna de miel, y que en mi época había sido mancillado, convirtiéndolo en el dormitorio principal de una parte de la casa, que ahora era una corrala de vecinos, de la que mi abuela materna era propietaria de una cuarta parte de la misma.
    Nací pues en un pueblo de La Mancha que había recibido sucesivamente el nombre de Belmontejo de la Sierra, Belmonte y finalmente Villa de Los Manrique o Villamanrique. Un pueblo que, en pleno siglo XX, aún permanecía en la Edad Media. En una época más degradada y mísera aún que aquella debido a los estragos de la postguerra española. En la más oscura y profunda España, católica, apostólica y romana, en un lugar de La Mancha, entre la Sierra de Alcaraz y Sierra Morena, de la que me acuerdo con más nubes que claros. Una tierra en donde los maquis y los bandoleros seguían siendo un tema de conversación habitual. En donde las historias de la guerra civil aún estaban vivas y no habían cicatrizado. En donde la pobreza y la roña eran aceptadas como lo más natural del mundo. Un mundo donde no era difícil encontrarse con quinquis, latoneros, familias de cíngaros ambulantes y gitanos sedentarios. Una tierra de paso, el natural entre Andalucía y la Mancha, llena de caminos polvorientos, de repoblación y despoblación, en la que también había “jaros” procedentes de Europa que Franco había traído para “repoblar” y hasta viejos bandoleros de Sierra Morena. En fin, una honrada y leal villa de la España franquista, a la que no llegó la guerra pero sí sus rencillas, enfrentamientos y consecuencias. Un lugar de paso, en el que nunca nadie ha querido permanecer durante mucho tiempo, un territorio sin raíces y sin historia. Un paso fronterizo durante siglos entre moros y cristianos. Una tierra periférica dejada de la mano de cualquiera que por allí pasase, incluidos Don Quijote y Santa Teresa. Una comarca de soles, vientos y piedras oxidados y olvidados, sin más novedades que las pasajeras y aventureras nubes.
    De mi familia paterna sé, según contaba mi padre, que procedía de Andalucía. El primer Alfaro que, según él, había llegado al pueblo era el llamado Abuelo Carbonero, un hombre, al parecer, listo y emprendedor que debió hacerse con una buena cantidad de tierras serranas, vírgenes y sin roturar, que mi familia paterna fue convirtiendo en olivares a lo largo de varias generaciones. Yo mismo me enorgullezco de haber participado junto con mi padre en esa epopeya familiar, en esa conversión de una sierra pedregosa, pobre y arisca en productivos y ordenados olivares, plantando, mano a mano con mi padre, 300 olivos, quizás los últimos 300 que se han plantado ya en la familia. Yo por lo menos no pienso plantar más. A los catorce años se acabó mi rural y bucólica epopeya. Yo también estaba allí de paso. De paso hacia ningún sitio.

     
  • Manuel Moreno el 1488824818 Permalink |  

    A MI HERMANO ANICETO 

    La luz terca y cansina de las siestas de La Mancha. Todo está sumergido en el formol del pasado, viejas que debieron morir hace mucho tiempo, cosen y rumian sus rezos a las puertas de las casas. La luz familiar de estas calles es la que se prende a los ojos y a la sangre, al polvo dinástico de las cosas. La luz amniótica que pasa como un río silencioso, hermanando orillas, lamiendo la piedra de las tapias, las ventanas enclavadas. La luz detenida de las cinco de la tarde, detenida en los relojes, en los olivos, en esos cerros comidos de intemperie, en el luto totémico y lustral de los arcángeles, en el bronce tullido de las torres pregoneras. Y cómo no pensar en la muerte bajo este sol tan familiar, tan aburrido, tan obstinadamente infancia. Esta luz ni tan siquiera encuentra una puerta abierta, una sombra en la que refugiarse, una casa en la que arder reconocida. Bajo este sol, vienes a enterrar al padre del amigo.

     
  • VIVA el 1433319221 Permalink |  

    Un día vendrás a los verdes olivos,
    un día iremos a los verdes viñedos
    Y un día, juntos, nos iremos al mar,
    ese mar nuestro, de espuma y cielo.

    Felicidades, hermano.

     
    • granvargas el 1433321772 Permalink

      Gracias, hermano, tus versos me han conmovido hasta la emoción. Abrazo infinito.

  • El Cantador el 1335678771 Permalink |  

    MAL DE ALZHEIMER, LOCURA SENIL 

    MAL DE ALZHEIMER, LOCURA SENIL

    Fue conmovedor no recuerdo que día de la semana cuando estaba yo paseando por las publicaciones de amigos míos a los que admiro y de los que me agrada leer sus trabajos, una publicación en lo particular me impactó, ya que mi propia Mamá fue víctima del Mal de Alzheimer o como también denominan otros más insensibles: Locura Senil.

    Culpo a mi memoria de no haber tomado nota ni del nombre del Bloguero ni el de la publicación, bueno….

    Pero logre captar que una persona harta de el desorden que causaba alguien más en sus habitaciones coloca una cámara para grabar al responsable y su sorpresa es mayúscula al descubrir que era ella misma y ni siquiera tenía idea de lo que le estaba sucediendo.

    Pues bien, o debiera al mismo tiempo decir Pues mal; yo lógicamente tengo herencia en mis genes desde no sé cuantas generaciones ha de parte de mis dos progenitores, siempre quise que dijeran las personas que me parecía a mi Papá y generalmente decían que me parecía a mi Mamá.

    Llegué a llorar no porque no la quisiera a ella pero digo, yo era hombrecito y quería parecerme a él.

    Descubrí con los años que no era cosa mala parecerme a ella, ella era bonita y yo digo que soy guapo, ella tenía muchas cualidades y características no del gusto de otros pero muy útiles para sus intereses propios que a mí me agradó y me convino heredar. Y entonces me conformaba yo con heredar a mi Papá con su gusto por la Poesía, su responsabilidad para el Trabajo, su gusto por la Cocina, su Gallardía al caminar, la dulzura mimosa con la que trataba a su esposa, y al final…..conforme.

    La situación es que con el correr de los años, después de dos perdidas que estoy seguro afectaron a mi Mamá en todos los aspectos, primero su única hija, mi hermana María de los Ángeles y al poco tiempo mi Papá.

    Yo no la atendí, fue mi hermano Juan con el apoyo de mi hija, Ale una de las hijas de él y desde luego Martha mi cuñada y al final de cuentas todos los cercanos, incluyendo a una sobrinita que apenas había comenzado a caminar hacia más o menos un año y hasta donde sé hasta un vecino con quien yo tuve un problema de manos nos ayudó. Sin embargo sí la vi aunque no en sus momentos más críticos pero me temo que de alguna forma los imagino por la descripción que recibí de ellos, ¡es increíble que haya yo deseado y pedido a mi Dios por medio de su Madre que por favor ya se la llevara!

    Si me pasa, yo lo acepto, pero ojalá que no.

    Bueno y ¿Qué le vamos a hacer?

    Si contáramos los granos de arena que entre el viento y el mar le han robado a las rocas desde el día en que nacimos….desde luego que nos desgastamos, algunos somos más veces golpeados o tal vez somos de un material más frágil, o más fino o más corriente, ¡que sé yo!

    Los lindos amaneceres y atardeceres de los que hemos disfrutado, los besos que hemos recibido y los que hemos dado….

    Al final como siempre concluyo cuando tengo achaques de la….vamos a decir madurez:

    La única manera de no tenerlos pues es morir joven y al final de cuentas ese es el problema de quien nos atienda o deje de hacerlo, se supone que nosotros no nos damos cuenta, ya veremos, ya veremos.

     
    • Alejandro S. Blázquez y su exceso de autoestima. el 1335730097 Permalink

      El árbol del olvido:

      Los árboles son el testigo
      del viento inquieto
      que evita ser visto.
      Mientras, con aire molesto,
      revuelve el lugar
      donde los pájaros
      han ido a posar su nido
      y, derrochando nonadas
      de despotismo,
      cimbra las ramas del olivo
      como si fueran recuerdos
      que, agitados,
      se han convertido en olvido.

      O eso creo recordar…

  • VIVA el 1287480217 Permalink |  

    ..los olivos seculares y las costas eternamente azules de Mallorca…

    Vicente Blasco Ibañez, Los muertos mandan
     
    • nena el 1287500343 Permalink

      y sin virus,….

    • cora el 1287501849 Permalink

      y sin el hastío de los despachos

    • nena el 1287514332 Permalink

      no me había dado cuenta de lo monstruosamente mona que soy,….

    • Ani el 1287516020 Permalink

      Y tanto… Qué original!

  • VIVA el 1287054906 Permalink |  

    No soy un hombre problemático, es simple… 

    No soy un hombre problemático, es simplemente que acabo de salir de un montón de problemas.

     
    • eman el 1287056090 Permalink

      Afortunadamente, al contrario que los relojes, los seres vivos tenemos la capacidad de rejuvenecer, como el olivo.

  • VIVA el 1285192768 Permalink |  

    PERENNE OLIVO 

    Perennemente,
    reverdece cada año
    el viejo olivo.

     
    • cora el 1285193386 Permalink

      Es verdad, no lo había pensado. Qué vitalidad la del olivo!

  • Manuel Moreno el 1238113246 Permalink |  

    Las del olivo / no son ramas, que son / raíces copiadas.

    Manuel Moreno
     
    • AAC el 1238179968 Permalink

      …torturadas por las continentales inclemencias.

      gracias

    • ag0nistika el 1239560635 Permalink

      .maraviLLos0. siempre lo pensé :))

  • VIVA el 1195148279 Permalink |
    Etiquetas:   

    pies por el fango que nos conectan ante… 

    pies por el fango
    que nos conectan
    ante la vieja escuela
    sin darse cuenta
    reman suspiros
    reverdece el olivo
    sombras nada más
    humareda escarchada
    un billón de haikus
    se sumerge en el magma
    manos vacías
    entre amapolas rojas

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar