NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

INUNDACIÓN

A veces lloro y me arde el estómago, quiero contarte una historia de dulces cosas pero mis ventanas oscuras no me dejan ver y me arde el vientre de nueve a cinco. A veces grito en el mar y nadie puede oírlo. Quiero decir lo que quiero decir, desde este cuerpo, atrapado entre huesos y dolores, pero …

triskeles

Todo un océano hoy se hace risa. Camina el pensamiento.

Heinrich Zimmer

El bosque se interna en él a través de sus cabellos -he de aclarar que no siempre es el portador del caduceo pero la seguridad de su porte le da un color especial y, aquel miedo ancestral al despedazamiento que todos llevamos dentro, es conjurado por un disfraz mucho más aterrador aún. Atravesamos la isla …

NEFASTISSIMUS

Por esta isla azul, donde casi todo es mar, cielo y arena –sólo un montón de palabras– no pasa nadie. Advierto que esta robinsoniana isla es sólo para mí: sobre sus palabras vivo para no zozobrar en el océano que me rodea. Pero si, por ventura, algún navegante se acerca a sus costas espero con …

Monstruos

Mientras Hércules cruzaba los océanos y subía las montañas no se dejaban ver por la tierra. Ahora es distinto, deambulan libres e incontrolados, cegándolo todo y a todos. Moisés de León.

PANDEMONIA

Mi cama vacía naufraga. Mi cama contigo navega, vuela, se hunde en el océano… bucea… buscando el pez de tu entrepierna entre las olas de las sábanas de seda.

Leo Frobenius

Siempre he odiado la bóveda de aquella cueva cuyo envolvimiento de gorgona ha distorsionado mi imagen del mundo hasta convertirla en una lamia. Y no era por el león dibujado sobre el océano, tan increíble y hermético, sino por lo execrable de aquel pilar con esa representación del toro que realiza su viaje nocturno por …

Océano solitario

Definitivamente no quiero transitar por los caminos que todos recorren. Ni siquiera que vengan a visitarme. No. No es el Paren el mundo que yo me apeo. Es simplemente un intento de nadar libre en el océano y de no matarme por el espacio vital en la pecera. La blogocosa parecía una contracultura, pero no …