EXT. CALLE. NOCHE

Solo queda el ruido,
el ruido de la calle
y el olor del tabaco,
olor rancio de tabaco
y alquitrán en los labios,
los labios, los labios
arrastrados.

EXT. NOCHE

Las más altas torres,
los cuatro jinetes,
las trompetas del juicio final,
todos cayeron
ante las límpidas tinieblas,
ante el más inocente e intocable
de todos los silencios.

Con tu verso de noche se compone la oda coral del mañana.

LA NOCHE

La noche es el club de monólogos de los relojes antiguos.

La oscura noche,
como venus de ébano,
trama ya el día.

Si la luna va en jet, la noche es breve.

Cataluna: dícese de aquella que cada noche le da un sorbito a la luna.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑