Escribo desde las tinieblas

Escribo desde las tinieblas, mientras los leones desgarran la negra noche como un antílope y, en su poética devoración, les acompañasen la brisa y la arena musicales, monótonas…

Niebla

Y otra vez más la densa niebla dificultaba la visión. El mediodia radiante de los griegos clásicos fue traicionado por uno de sus bastardos más recalcitrantes, Nicómaco de Gerasa, a quien Friedrich Nietzsche no perdonaba las tenebrosas nubes que produjo en la conciencia colectiva occidental.

NIEBLA

La niebla es una nube pordiosera y con harapos que se arrastra muda y resignada por la vida.