AHASVERO

Flotaré, nadaré, me enterraré en tu cuerpo, Navegando en las cálidas olas de tu vientre, Entre las erizadas islas de tus pechos, Tras el naufragio en tu voraginal ombligo, Entrando en la lúbrica cueva de tu boca, Cayendo en el abismo marino de tu lengua, Perdido en la nacarada espuma de tus dientes, He arribado …

AHASVERO

Perdido en la nacarada espuma de tus dientes, Entrando en la lúbrica cueva de tu boca, Y cayendo en el abismo marino de tu lengua…

EN DELICADAS CUMBRES

(Por Jose L. Serrano) En delicadas cumbres nacaradas paso intacto las tardes del estío y sin querer, mirando hacia lo lejos veo la luz que del futuro habla. Insólitos placeres denuncian mi deseo, el penetrante hastío de amoratados lirios y, cautamente, encojo la cabeza: el doloroso paso por la vida Hasta mañana. Como la luz …

Errante mar

No brama ya la bruma, mas se oye el clamor de horizontes de espuma nacarada, de cascos y jinetes enturbiados en sombrías y atroces soledades, extravagante cabalgar sobre tinieblas, suave rumor del aire, escalofrío… Se desprenden las voces de la triste neblina fantasmal y queda el mar -tan solo el mar- errante cementerio del marino.