La asociación internacional de moscas adquiere una play station para el diablo, “nos tenía hasta el rabo de su idem”.

Moscas

No conviene que las moscas al crecer se conviertan en buitres.

Mosca

Hay moscas que agotarían al mismísimo ejército de salvación en pleno.

Moscas de septiembre

Las moscas de septiembre nos recuerdan el terco error y el horror de los violines rotos que corroen el aire acérrimo.

Moscas

L@s cotill@s fueron moscas en su infancia.

Mosca

La insoportable levedad de ese ser…

A Manuel Moreno—la mitad quijotesca de mi sancho—…

A Manuel Moreno—la mitad quijotesca de mi sancho— por su ARMONÍA Y ESTRAGO publicado en Editorial Renacimiento (Sevilla, 2015)

I

Bien jóvenes descubrimos
el ESTRAGO, la infamia,
la piedra de Sol envenenada,
el cáliz de heces, desalmado,
la mosca en las heridas,
la inútil oración de los vencidos…

Tan sólo nos quedaba la palabra…

Y escribimos con lágrimas de sangre
un salmo de cristal y meteoros,
el acerado himno de las sombras,
la descarnada balada del amor,
la invencible oda de sol
de la ARMONÍA.

II

Nuestras máscaras son un espejo: lo que hay dentro hoy, estuvo fuera ayer; y ayer estaba dentro, lo que hoy sale hacia afuera. El tuétano de cada uno, son las almas de los demás que pasan por el prisma de nuestra apariencia. Cada poeta es esencia de sus poetas, o dicho de otra forma, la sombra chinesca de sus huesos. La cicatriz del presente es dolor y goce infringido que nos devolvemos, multiplicado o dividido, por nuestras especulares máscaras. Así, sembramos cada día, mutuamente y en soledad, el verso robado de nuestra panegírica elegía.

Salud, hermano.

EL ABISMO

El abismo es arena de belleza,
conciencia del espacio y la ficción,
es follarse las horas del futuro,
el infierno infinito del invierno,
jugar con libertad de lágrimas furtivas
igual que la memoria es mosca del olvido,
la pasión primaveral de los poetas,
el pájaro de soledad de los suicidios,
la verde tontería de tierra verdadera.

Ascuas del ocaso
flanquean los caminos
¿pájaro o mosca?

Mi Mojolofrástico está encerrado en una caja forrada…

Mi Mojolofrástico está encerrado en una caja forrada en terciopelo rojo. Hace dos días que no lo dejo salir de allí y lo hago por su bien. Cuando lo libero comienza a volar como todo Mojolofrástico que se precie, como una sutil voluta de humo azulado recorre toda la estancia e intenta escapar a través de las ventanas (los Mojolofrásticos, al igual que las moscas, desconocen la existencia y la esencia de los cristales). Me da pena tenerlo allí, encerrado; pero no será por mucho tiempo. Mi amigo Salvador prometió conseguirme para mañana una Mojolofrástica preciosa. Dijo que sus volutas son de un rosa pálido con un leve jaspeado verde esmeralda. También me dijo que, cuando un Mojolofrástico conoce a su correspondiente Mojolofrástica, puedo dejarlos libres -incluso con las ventanas y las puertas abiertas- ya que, en pareja, ellos nunca abandonan el lugar donde se conocieron.

RAMÓN

Una sola mosca pone de luto todo el azucarero.

AHASVERO

La mosca sobre el periódico parece una cagaletras.

CAGALETRAS

oo’ —eh?— coO? —tengo la mosca detrás de la oreja—

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑