Microcuento

A veces es suficiente con querer.