NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

SOLVE ET COAGULA

Sobre su ombligo crecen Burbujas atroces de pus. La bruma se extiende Por una playa infinita De cristales rotos Sobre los que institivamente El mendigo, arrastra Los jirones del delirio, Los guiñapos De estrellas apagadas Y todos sus rescoldos cenicientos. El mar eyacula una espuma verdosa Y naufragan sus sombras en los cielos de bruma. …

TODO EN DANZA

La vida, la muerte, la historia, la piel, la hora, la luz y la sombra, la sabiduría, la ciudad y sus calles, -todo en danza- que vengan, que enamoren a todos, al corazón, al mundo, al espíritu, al cielo, al infierno y al aire… que vengan como un sueño, un momento, un suplicio… que vengan …

El roto

Una casa mal encalada es como un mendigo con camiseta rota, está en su derecho de estar de mal humor.

Alardear grotesco

Tras el sonámbulo telón de las farándulas surge la vana audacia del bastardo que alardea en los mustios calveros de las plazas públicas –con la cólera del congregado por la hiena glotona– del espectáculo de sus farsantes y lóbregos orgullos. Estos dramáticos mendigos de la oportunidad, apestando a infernal sofisma, se zambullen en el vaudeville …

Madrid

–Cuando España era un Imperio en el que no se ponía nunca el sol, oh Pertusato, vivir en la corte era como pertenecer al Olimpo. Impregnados por la austeridad del rey, hasta los más míseros tullidos parecían sentirse adalides y conquistadores –Dijo el mastín de Nicolasete, mientras nombraba Virrey de las Indias a un mendigo.