Resultados de la búsqueda para: memoria Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 170529 Permalink |  

    PANDEMONIA 

    Recuerdo aquel voluptuoso verano del año que pasé viviendo con mi abuelo, en el que se disiparon todos mis problemas. Venus me era favorable y mis uñas abiertas arañaban el día desde el amanecer hasta la tarde. Mis sueños eran azules y yo besaba hasta el centro de las sombras. El calor del sol, el silencio de la ciudad, el color de las sábanas… crepitaban en mi salvaje cabeza, en mis hasta entonces, desiertos pezones, ahora en llamas. La desnudez de las fiestas, las miradas que lo decían todo, mis montes de mujer arrasados por sus manos y sus ojos… han sido sacralizados por mi imaginación y mi memoria para siempre. Yo era aquel verano la Venus de las sombras.

     
  • VIVA el 170507 Permalink |  

    CAYENDO DEL BURRO 

    Otra de mis más tempranas experiencias tiene que ver con los burros y los abuelos. A veces no hay diferencia. Yo les tengo el mismo cariño. Para empezar se parecen en algo. Ambas especies son de pelo suave y son tozudos. Y se les quiere, a pesar de todo, se les quiere mucho. Mi memoria guarda una extraña imagen de aquel día porque el porrazo debió ser para dejarle a uno tonto -ahora me explico muchas cosas, la verdad. Yo iba montado en el burro de mi abuelo. No, esta vez no penséis mal, era de verdad su burro, no mi abuelo. Mi abuelo iba andando al lado, yo creo que un poco distraído, pero esto lo supongo, no lo sé. El caso en cuestión es que en menos de un segundo yo di un giro de 180 grados sobre la peluda panza del burro y caí de cabeza sobre el suelo, suelo de piedra y barro, por supuesto. Ni una maldita brizna de hierba había en la calle, como era corriente en los caminos, para almohadillar mi blandito coco de bebé, que aún no tenia bien cerrada la mollera. El rocín de mi abuelo era listo y afortunadamente paró en seco y no me remató con sus pezuñas. Así que, me libre del pateo. El que no pareció librarse del pateo verbal de mi madre fue su suegro, vamos, mi abuelo. “Pero como se le ocurre”, “Pa matar al niño”, “Está tonto” y en fin todas esas lindezas que se pueden descargar sobre el suegro, cuando la ha liado parda con un despiste y pierde de vista al inquieto mocoso al que le ha tocado cuidar ese aciago y rocinante día. Al parecer todo quedó en un susto. Ya me lo explico, la cara de mi abuelo no volvió a ser la misma, las orejas eran más grandes y peludas cada vez. Suaves y peludas como las de un platerillo silvestre. Y mi cabeza siempre ha conservado un promontorio en su cenit, duro como un ariete.

     
  • VIVA el 170208 Permalink |  

    HAIKU 

    Viva soñando
    memoria de las nubes
    nieves de olvido.

     
    • El Peregrino Constante el 170225 Permalink | Inicia sesión para responder

      Hola, Ahasvero Alfaro o bien debo dirigirme a ti con el nombre del blog, myVIVA.BLOG. Disculpa mi ignorancia, tengo muchas dificultades para manejarme en este mundo de los blogs. Empleo mucho tiempo en descifrar las instrucciones de configuración y hay toda una jerga informática que desconozco. Hay momentos que no entiendo nada, que no sé qué tecla tocar… Mis relaciones con los compañeros blogueros también se ven afectadas por mis carencias. En cualquier caso, me has dado una alegría al leerme. He visto con satisfacción que también cultivas el haiku, y muy bien, por cierto. Creo que hay más cosas que podemos compartir.
      Recibe mi cordial saludo.

  • VIVA el 160824 Permalink |  

    VIVA 

    Somos los otros,
    los mapas y los sueños,
    el mismo espejo.

    A la memoria de Borges.

     
  • VIVA el 160817 Permalink |  

    Las olas son la memoria del viento 

    Las olas son la memoria del viento.

     
  • VIVA el 160520 Permalink |  

    El viento es la memoria de mariposas descoloridas 

    El viento es la memoria de mariposas descoloridas.

    VIVA

    El viento es la memoria de mariposas descoloridas.

    Ver la entrada original

     
  • VIVA el 160206 Permalink  

    NEFASTISSIMUS 

    Afilaré mi pluma todo lo que mis escasas fuerzas me permitan para clavarla en el corazón de los malvados.

    Pues si no hay Dios, ¿porqué yo habría de perdonarlos? Mi condena es eterna.

    Qué el becerro de oro al que adoráis triture vuestros huesos,
    Qué todo el dolor que causéis se multiplique y alargue,
    Qué las llamas con las que apagáis vidas inocentes os consuman eternamente,
    Qué el futuro recuerde para siempre vuestras iniquidades,
    Qué la memoria sea más dura que el diamante.

    Suplicad, malvados, el perdón
    Ante las cenizas de esos niños,
    Incáos de rodillas ante ellas,
    Si sus cenizas se levantan
    y vuelven a reír y cantar,
    Si reparáis sus vidas,
    También seréis vosotros perdonados.

     
  • VIVA el 160126 Permalink |  

    EL ABISMO 

    El abismo es arena de belleza,
    conciencia del espacio y la ficción,
    es follarse las horas del futuro,
    el infierno infinito del invierno,
    jugar con libertad de lágrimas furtivas
    igual que la memoria es mosca del olvido,
    la pasión primaveral de los poetas,
    el pájaro de soledad de los suicidios,
    la verde tontería de tierra verdadera.

     
  • VIVA el 150630 Permalink |  

    Si venden pinchos de memoria en tiendas… 

    Si venden “pinchos de memoria” en tiendas de recuerdos, quiero una memoria del souvenir.

     
  • patidifuso social el 150513 Permalink |  

    Parque y recuerdo aroma encantado de infancia verde… 

    Parque y recuerdo,
    aroma encantado
    de infancia verde.

    Amor infantil
    follaje inocente
    testigo en juegos.

    Colgando en rama
    memoria perdida y
    fruto caliente.

    Y lo pensé,
    arena y juego de
    infancia verde.

    Mirlo mensaje
    trae en pico, hoja caduca
    pasa el tiempo.

    Muerte.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar