CAYENDO DEL BURRO

Otra de mis más tempranas experiencias tiene que ver con los burros y los abuelos. A veces no hay diferencia. Yo les tengo el mismo cariño. Para empezar se parecen en algo. Ambas especies son de pelo suave y son tozudos. Y se les quiere, a pesar de todo, se les quiere mucho. Mi memoria …

NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

AHASVERO

Conmigo sólo está el silencio, mecido por el tictac de un reloj, y esa maldita máquina que me mantiene vivo. @wendda y @cora son humo que se disipa en mis callejones cerebrales como la bocanada de un cigarrillo. Por la ventana entra lo que a mi atrofiado olfato le parece un leve olor a flores …

Samael

Soy el fantasma de esta casa. Mi nombre es Samael. Hoy, como siempre, he dedicado mi tiempo a la higiene, la mía y la de la casa. Por extraño que os parezca la higiene de un fantasma y su mansión es extraordinariamente prolija y delicada. Incluso estando las veinticuatro horas sin dormir, como es mi …

Sonrisa de payaso

No quiero que el Sol derrame mi sombra No quiero que la Luna llore por mí Quiero liberar mi alma de esa botella de cristal No consigo entender el por qué de este malestar Día tras día mi sonrisa se torna convexa Reflejando el dolor que no puede salir de ella Mis ojos, ahogados en …

Heinrich Zimmer

El bosque se interna en él a través de sus cabellos -he de aclarar que no siempre es el portador del caduceo pero la seguridad de su porte le da un color especial y, aquel miedo ancestral al despedazamiento que todos llevamos dentro, es conjurado por un disfraz mucho más aterrador aún. Atravesamos la isla …

ALFONSO TIPODURO

Salió a la calle, el suelo estaba mojado y se respiraba aire fresco. Poco habitual en esta mierda de ciudad ¿Eh, imbécil? Lo normal es tener el moco más espeso del país y, en un solo día que te las pongas, los cuellos de las camisas más sucios que el rabo de una vaca. Maldita …