Resultados de la búsqueda para: lun mod Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 071118 Permalink |  

    Theodoreto 

    Mi magdalena killer,
    en el cielo azul,
    luna de la modernidad.

     
  • VIVA el 070315 Permalink |
    Etiquetas:   

    CHIRÓN 4/5 

    Hoy P. está leyendo un libro, How we reason and why we make mistakes. La vemos sentada. Nunca sabremos si está viajando en el metro o lee cómodamente en el salón de su casa. Sólo sabemos lo que nos permite ver un ojo que únicamente registra sus movimientos, el contorno de su cuerpo y aquellos objetos que entran en contacto directo con P., todo lo demás se nos escapa, y tampoco entendemos esta caprichosa selección de la realidad que nos impone el ojo de E., la persona —¿es una persona?— que le sigue, que le observa desde cerca, tan cerca que podemos oír su respiración, casi el latido de su pecho. No entendemos tampoco porqué P. no es consciente de su perseguidor, de su espía, ¿quizás sólo se trate de una diminuta cámara, instalada en una mosca electrónica, quizás es sólo el ojo de un mosquito que revolotea a su alrededor y que de alguna forma nos está haciendo llegar su percepción? Deducimos que hay una voluntad detrás de ese ojo y por eso tendemos a llamarle con un nombre, E., y a considerarle persona, independientemente del medio del que se esté sirviendo para mantener vigilada a P. […]

     
    • ary el 070316 Permalink | Inicia sesión para responder

      EL problema de la multiplicidad de los ojos es que confunden. Ya veremos que hacer cuando se extinga la plaga de los mosquitos.*:¿Dónde está esa multiplicidad de ojos? Aquí sólo se habla de un único ojo entre dos espejos paralelos cuya visión se repite infinitamente.

  • VIVA el 061111 Permalink |
    Etiquetas: , , , , , , , , , , ,   

    MERCADER 

    EXT. BOSQUE. NOCHE.
    Un bosque con frondosos árboles. Pájaros, lobos, zorros, ciervos, tormenta cada vez más intensa. Muy, muy lejos se divisa una cabaña.
    Un rey, que está cazando, cabalga por un camino con su caballo. El rey va de caza con sus criados. Se nubla, llueve, el rey y sus criados se extravían y buscan refugio.
    La tormenta arrecia y los criados y la guardia real se desbandan todos.
    CRIADOS. Majestad, volvamos, la tormenta arrecia.
    REY. No, no, sigamos al zorro, se fue por este camino.
    El rey sigue el camino y encuentra la lejana cabaña.
    REY. ¡A mí la guardia!
    REY. ¡Cobardes y viles criaturas!
    El rey dispara a los pájaros.
    Los pájaros huyen en desbandada y luego vuelven a posarse.
    Un pájaro muere. Los pájaros huyen en desbandada pero luego vuelven a posarse y atacan al rey.
    REY. Quien se mete debajo de hoja, dos veces se moja.
    CABALLO. ¿Y yo que hago aquí? ¡Brrr..!

    INT. CABAÑA. NOCHE.
    La cabaña tiene unos catres, una mesa, unas sillas, etc. Fuego encendido crepitando. Patos, cisnes, pavos reales.
    En la sencilla cabaña hay un viejo mal vestido, de barba larga y blanca.
    REY. ¿Me das albergue, viejo?
    VIEJO. Venid y secaos al fuego, Majestad.
    El rey tiende la ropa en la silla.
    El rey se acerca al fuego.
    El rey se echa a dormir en el catre. Se despierta por la noche al oír hablar al viejo. Al no verlo dentro de la cabaña, sale a buscarlo fuera.

    EXT. CABAÑA. NOCHE.
    Estrellas titilando, búhos.
    El rey sale. El cielo está despejado. El viejo está sentado en el escalón.
    REY. ¿Con quién hablas, viejo?
    VIEJO. Con los planetas, Majestad.
    REY. ¿Y que les dices a los planetas?
    VIEJO. Les agradezco la fortuna que me han dado.
    REY. ¿Qué fortuna, viejo?
    VIEJO. Me concedieron la gracia de que mi mujer diera a luz esta noche, y nació un varón; y a vos la gracia de que vuestra mujer diera a luz también esta noche, y le nació una niña; y cuando llegue el momento mi hijo será el marido de vuestra hija.
    REY. ¡Ah, viejo descarado! ¿Cómo te atreves a hablar de ese modo?
    El rey entra de nuevo a la cabaña muy enfadado.
    REY. ¡Me las vas a pagar!
    REY. Bonita luna.

    INT. CABAÑA. DÍA.
    Canto de los gallos, cerdos, gatos. El rey se vuelve a vestir. Con las primeras luces el rey sale de la cabaña. El rey toma el camino de regreso a su palacio.

    EXT. PRADERA. DÍA.
    Rechinar de ruedas oxidadas. Burros, vacas, liebres, conejos. El rey se encuentra en el camino a caballeros y criados que vienen en su busca. Los caballeros se inclinan ante él exageradamente.
    CABALLERO2. Buenos días, Majestad, ¿Cómo se encuentra su Majestad?
    CABALLERO1. Felices nuevas, Majestad. Anoche la Reina dio a luz una hermosa niña.
    REY. ¡Apartaos, pelotas, déjadme seguir!
    REY. ¡Arre!
    El rey fustiga al caballo y se dirige a palacio cabalgando a todo galope.
    REY. ¡Qué corte, señor, qué corte!
    REY. ¡Esbirros!
    CRIADO1. Su Majestad no parece de humor.
    CRIADO2. Nunca lo está.
    CRIADO2. Nuestros amos son unos…
    CRIADO1. ¿Genuflexos..?

    EXT. PALACIO. DÍA.
    Campanadas, trompetas. El rey llega cabalgando al palacio real y desmonta de la silla en el patio de armas. Las nodrizas le muestran la niña al rey. Le rodean cortesanos que le felicitan.
    REY. Que busquen a todos los hijos varones nacidos esta noche en la ciudad y les quiten la vida.
    JUGLAR1. Fea o bonita será..
    JUGLAR2. Tonta o lista crecerá..
    JUGLAR1 ¡Oh, que terrible será..!
    REY. ¡Basta ya, desmedrados bufones!
    Relinchan los caballos. Los perros ladran y huyen asustados.

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Gritos, llantos, jaleo. Palomas, ratas y ratones huyendo. Los soldados se dispersan por las calles de la ciudad y en poco tiempo la registran entera.
    SOLDADO1. Aquí no hay nada.
    SOLDADO2. Claro que sí, mira.
    Los soldados encuentran a un varón nacido esa noche.
    SOLDADO2. Ya no busques más..
    SOLDADO1. ¿Tu hijo ha nacido esta noche?
    MUJER. No, no..
    Los soldados se lo arrebatan a la madre.
    SOLDADO2. Tenemos que llevarlo al bosque para matarlo por orden del Rey.
    MUJER. ¡No, no..!
    SOLDADO1. Es una niña. No nos interesa.
    SOLDADO2. Ya no busques más..

    EXT. BOSQUE NOCHE.
    Aullidos de perros. Ardillas. Dos soldados llevan al niño y lo dejan en el suelo.
    SOLDADO1. Hazlo tú.
    SOLDADO2. No, no.. hazlo tú.
    Uno de ellos levanta su espada para matarlo. El soldado baja su espada, no se atreve a matar al niño.
    SOLDADO1. ¿Pero de veras tenemos que matar a este inocente?
    SOLDADO2. Yo tampoco puedo hacerlo.
    SOLDADO1. ¿Y ahora qué hacemos? El rey nos matará a nosotros.
    El perro ladra a los soldados.
    SOLDADO1. Se me ocurre una idea. Matamos a ese perro y con su sangre empapamos los pañales y se los llevamos al rey.
    SOLDADO2. ¡Qué buena idea! Pero ¿Y el niño?
    SOLDADO1. Lo dejamos aquí y que dios le ayude.
    Así lo hacen.
    SOLDADO2. ¡Pobre perro!
    El niño llora. El niño balbucea. El niño llora.
    CABALLO1. ¡Qué crueles! ¿Serán capaces?
    Los caballos relinchan.

    EXT. BOSQUE. DÍA.
    Llanto de niño. Un mercader pasa por el bosque en viaje de negocios y oye llorar a un niño. Lo busca entre los arbustos. El mercader encuentra un trozo de pañal. El mercader busca y no haya nada. El mercader busca y no haya nada. El mercader encuentra al niño y trata de calmarlo. El mercader se lleva al niño consigo y lo sube al caballo.

    INT. CASA NOCHE.
    Balbuceos de bebé. Perros, gatos. El mercader entra en su casa llevando en los brazos un atillo.
    MERCADER. Mujer, la mercancía que traigo esta vez no la he comprado. Es un niño que estaba en medio del bosque. Nosotros no tenemos hijos. Este es un regalo del señor.
    MUJER. Lo criaremos y educaremos como si fuera nuestro hijo y siempre creerá que realmente lo es.

    INT. CASA. DÍA.
    Música de fiesta. Moscas, mosquitos, avispas, abejas. Fiesta en casa del mercader. El hijo del mercader cumple 20 años.
    MERCADER. Hijo mío, yo estoy envejeciendo, tú te haces hombre. Encárgate de mis cuentas, mis registros, mis cajas de caudales. Tú seguirás con mis negocios.
    El joven prepara sus baúles dispuesto a partir con sus criados a recorrer el mundo para ejercitarse en los negocios con la bendición de sus padres.
    AMIGO. ¡Qué suerte la tuya!

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Ruido de carros, caballos, burros, voces de arriero. Serpientes, tortugas, reptiles. Ajetreo del mercado. El joven recorre un reino extranjero comerciando con sus joyas y piedras preciosas. La fama del mercader llega al Palacio Real. El rey le hace llamar para ver sus piedras preciosas.

    INT. PALACIO. DÍA.
    Juglares. El rey, el mismo que ordenó matarle, le recibe en la sala de audiencias del palacio real. El rey llama a la princesa, convertida ya en una bella muchacha de 20 años.
    REY. Acércate a ver si hay alguna joya que te guste.
    La princesa apenas ve al joven mercader se enamora de él.
    REY. ¿Qué pasa, hija mía, qué tienes?
    PRINCESA. Nada, papá.
    REY. ¿Quieres algo? Habla.
    PRINCESA. No, papá, no quiero joyas ni piedras preciosas. Yo sólo quiero casarme con este hermoso joven.
    El rey examina al joven mercader.
    REY. ¿Y tú quién eres? Dime.
    JOVEN. Soy hijo de un rico mercader y recorro el mundo para ejercitarme en los negocios, y ocupar después el puesto de mi viejo padre.
    El rey, considerando las riquezas del joven mercader, decide conceder al joven la mano de su hija. El joven parte para invitar a sus padres a la boda.
    CORTESANA. Qué apuesto.
    CORTESANO. Lo que tu digas, querida.
    CORTESANA. Qué apuestas a que…
    PRINCESA. Silencio, ya basta de cuchicheos.

    INT. CASA. NOCHE.
    Cuchicheo de comadres. El joven se presenta en la casa de sus padres. Les cuenta el encuentro con el rey y la promesa de matrimonio. Entonces la madre palidece de golpe y empieza a injuriarlo.
    MUJER. Ah, ingrato, quieres dejarme, te enamoraste de esa princesa y ya no ves la hora de irte. ¡Puedes irte ahora mismo! ¡Que no te vuelva a ver en esta casa!
    JOVEN. Pero, madre mía, ¿Qué he hecho yo de malo?
    MUJER. ¡Qué madre, ni qué narices! ¡Yo no soy tu madre!
    JOVEN. ¿Cómo? ¿Y entonces quién es mi madre, si no tú?
    MUJER. Pues vete a saber quién es. ¡A ti te encontraron en medio del bosque!
    Y el mercader le cuenta la historia al pobre joven que casi pierde el conocimiento.
    JOVEN. ¿Qué he hecho yo de malo?
    El mercader, ante la cólera de su mujer, no tiene el valor de oponerse. Afligido, provee al joven de dinero y mercancías y le deja partir.
    CRIADO, en voz baja. ¡Cómo está la jefa!
    CRIADO. ¡Arrea, que notición!
    MERCADER. Espera, hijo, espera, no te marches así.
    Cuchichean criados. Ladra el perro.

    EXT. BOSQUE. NOCHE.
    Canto de cigarras y grillos. Hormigas trabajando. El joven llega desesperado, se tira al pie de un árbol y dando puñetazos en el suelo suspira.
    JOVEN. ¡Ay, madre mía! ¿Qué voy a hacer ahora, tan solo y desconsolado? ¡Alma de mi madre, ayúdame!
    Junto a él aparece un viejo mal vestido de barba blanca y larga.
    VIEJO. ¿Qué te pasa, hijo?
    El joven le confía sus pesares.
    JOVEN. Así que no puedo volver con mi prometida puesto que no soy el hijo del mercader.
    VIEJO. ¿Y de qué tienes miedo? Tu padre soy yo y voy a ayudarte.
    El joven mira al viejo harapiento.
    JOVEN. ¿Tú mi padre? ¡Lo habrás soñado!
    VIEJO. Sí, hijo mío, soy tu padre. Si vienes conmigo, te traeré suerte. Si no estás perdido.
    El joven mira a los ojos del viejo y piensa ‘Perder por perder, mejor me voy con él. Después de todo no me queda mucho donde elegir’.
    JOVEN. ¿Tú qué dices caballo?
    CABALLO. Yo que tú le haría caso al viejo.
    Hace montar al viejo a la grupa del caballo y parten para el reino de su prometida.
    JOVEN. Demuéstramelo.
    VIEJO. Si vienes te lo demostraré..
    VIEJO. ¿Qué, has decidido ya?
    CIGARRA. ¡Eh, que yo no soy de este cuento!
    HORMIGA. Ni estos tampoco.
    La cigarra canta y la hormiga trabaja.
    GRILLO. ¡Bocazas, bocazas.. que lo demuestre, que lo demuestre!
    El grillo canta y la hormiga trabaja.
    HORMIGA. Es como la cigarra y el grillo, un andrajoso.

    EXT. PRADERA. DÍA.
    Cascos de caballo y asnos. Mientras vuelven al palacio, van conversando por el camino.
    VIEJO. ¿Y quién dices que te encontró?
    JOVEN. ..y me encontraron en el bosque..
    JOVEN. Un comerciante ismaelita fue.. es mi padre.

    INT. PALACIO. DÍA.
    Cuchicheos palaciegos. El joven y el viejo llegan al Palacio Real y se presentan en la sala de audiencias del rey.
    REY. ¿Dónde está tu padre?
    JOVEN, señalando al viejo. Este es.
    REY. ¡Este! ¿Y tienes el coraje de venir a pedir a mi hija?
    VIEJO. Majestad, yo soy aquel viejo que hablaba con las estrellas y os anunció el nacimiento de vuestra hija y el de mi hijo, que debía casarse con ella. Y este, como ya os ha dicho, es ese hijo mío.
    El rey da un brinco del trono.
    REY. ¡Viejo descarado, fuera de aquí! ¡Guardias a él!
    El rey se queda petrificado.
    VIEJO. ¿Majestad?
    Los guardias se adelantan a cogerlo, entonces el viejo se abre la raída vestimenta a la altura del pecho y aparece el Toisón de oro, símbolo del emperador
    GUARDIAS. ¡El emperador!
    REY. ¡El emperador!
    TODOS. ¡El emperador!
    REY. Perdón, Sacra Majestad. No sabía con quién hablaba. Esta es mi hija, cúmplase tu voluntad.
    La princesa y el joven se besan y abrazan.

    EXT. CIUDAD. DÍA.
    Ajetreo de un mercado. Golondrinas, oso amaestrado, cabras, ovejas, gallinas, pollos.
    UNO. Así que el Emperador, cansado de la corte, recorría el mundo disfrazado de pordiosero, solo, hablando con los planetas y las estrellas.
    OTRO. ¿Y dices que hoy mismo se concertaron las bodas?
    UNO. Así es. Y hoy llega el mercader y su mujer, que han sido llamados por el joven para asistir a su boda.

    INT. PALACIO. NOCHE.
    Canto de juglares, bullicio palaciego. El joven recibe a sus padres en el palacio real. Les da un abrazo.
    JOVEN. Hoy me caso con la princesa. Vosotros me echasteis de casa y por ello…
    JOVEN. …os debo mi fortuna, Pero vosotros siempre os quedaréis conmigo. ¡Padre y madre mía, porque para mí vosotros sois mi padre y mi madre!
    Y los viejos, enternecidos, rompen a llorar.

    EXT. CIUDAD. NOCHE.
    Desde la plaza mayor se ve un gran festín nupcial en toda la ciudad. El hijo del emperador se casa con la hija del rey.
    UNO. Y ellos vivirán contentos y felices..
    OTRO. Y nosotros con un palmo de narices..
    Fuegos artificiales.

    JUGLARES. ¡Viva el rey!
    TODOS. ¡Viva!

     
  • VIVA el 060618 Permalink |
    Etiquetas: , ,   

    Cumpleaños 

    Cumpleaños de F. Mucha maría. Setas alucinógenas de D. ‘’Eres de Kentucky y no te enteras’’. El ‘’glamour’’ de R.A. La ‘’joyita’’ argentina. Las pruebas de A. Choque generacional. El novio de D., R., un cubano que trabaja en un bar, sale tarde. Llevan años juntos. La moneda del Ché que R. le regala a F. Un cúmulo enloquecido, estamos atrapados en él. Alguien tiene que imponerse. Coqueteo de F. con Al. Coqueteo de JJ. con Al. Intereses comunes de los dos: buceo.

    El cultivo de la maría, un tema alucinógeno, por Al: se siembran las semillas en la luna nueva de febrero. Cuando crecen se separan los machos de las hembras, se acaba con todos los machos. Tampoco es eso, dice F. Déjale continuar, digo. Si sigues con el doble lenguaje no continúo contándolo, dice Al. Bueno, sólo se dejan dos machos, separados, mientras crecen las hembras, entre tanto los machos pelean entre sí, sólo uno de ellos podrá fecundarlas. Las hembras se continúan cuidando: todos los días agua, depende del sol que les de, pero no les puede faltar el agua. Es algo animal, comento. Pero estamos hablando de una planta. Sí, el macho muere después de fecundarlas. Y entonces ¿Te quedas sin macho?, dice F. con estupor, No, no, vuelven a salir. En cualquier caso no sirven como alucinógenos, sólo las hembras. Se recogen y hay que dejarlas secar boca abajo, colgadas en un armario, por ejemplo. Listas para hacerte volar, cuando salen del armario. ¿También?, dice F. Rica maría de Al: hembras alucinógenas.

    JJ. el lado claro, el artista, frente al lado oscuro y sombrío que yo represento en su cuadro. A., pequeñas complicidades críticas, él también es una cámara de vídeo, como yo, mudo y a la expectativa. Sólo deja su cámara de vídeo virtual cuando adquiere el papel de crítico cine-literario y entonces podemos tener pequeñas complicidades: la visión de F., el gusto por lo rebuscado, ironías sobre arte…

    La presentación de R. es un tanto tabú. Sólo que es cubano. No tengo ni idea que relación tiene con cada uno de ellos, soy el único que no le conoce. Se presenta: R. Es cubano, dice F. Incomodidad por no saber a que atenerme. Un absoluto desconocido. Hasta que acabo deduciendo que es la pareja de D. que ha estado observándome como distraído pero muy tenso, desde que R. se ha sentado a mi lado, entre F. y yo. Ahora se cierra el círculo: somos una flor alrededor de una mesa, cada uno somos los pétalos que beben el rocío -la cerveza- del centro. Las abejas -los paseantes de alrededor- van en parejas, tríos, grupos de insectos libando y revoloteando, se paran en esas otras flores, liban y se van.

    Empieza el nuevo juego del siete. Somos F., Al, D., A, JJ., yo y el cubano R. El cumpleaños de F., 37. Algunos ya no los cumplen, dice F. mirando con sarcasmo a D. Algunos no llegarán vivos, dice D.

     
    • Ahasvero el 060526 Permalink | Inicia sesión para responder

      Birthday
      Birthday of F. Much Maria. Hallucinogenic mushrooms of D. You are of Kentucky and you do not find out to you. Glamour of R.A. The Argentine joyita. The tests of A. generational Choque. The fiancè of D., R., a Cuban who works in a bar, leaves late. They have been together years. The currency of the Ché that R. gives to F. a driven crazy accumulation to him, we are catched in him. Somebody must prevail. Coqueteo de F. with Al. Coqueteo of common JJ. with Al. Intereses of both: diving.
      The culture of the Maria, a hallucinogenic subject, by A: the seeds in the New Moon of February are seeded. When they grow separate the males of the females, it is ended all the males. He is not that either, says to F. Déjale to continue, I say. If you follow with the double language I do not continue counting it, Good Al. says, only leave to two males, separated, while the females grow, meanwhile the males fight to each other, only one of them will be able to fertilize them. The females are continued taking care of: every day water, depends on the sun that them of, but they cannot need the water. He is something animal, comment. But we are speaking of a plant. Yes, the male dies after fertilizing them. And then you remain without male, it says F. with stupor, No, no, return to leave. In any case they do not serve like hallucinogens, only the females. They take shelter and is necessary to let dry them mouth down, hung in a closet, for example. Lists for hacerte to fly, when they leave the closet. Also, it says F.

      Rich Maria of A: hallucinogenic females. JJ. the sure side the artist, dark and in front alongside shady who I represent in his panel. To, small complicities critics, it also is a camcorder, like I, dumb and to the expectation. He only leaves his camcorder virtual when he acquires the paper of cinema-literary critic and then we can have small complicities: the vision of F., the taste by the searched carefully thing, ironies on art…

      The presentation of R. is somewhat taboo. Only that is Cuban. I do not have nor idea that relation has with each one of them, I am the unique one that does not know him. One appears: R. He is Cuban, says to F. Incomodidad by not knowing that relying to me. An absolute stranger. Until I end up deducing that it is the pair of D. that been observing me like has distracted but very tense, since R. has seated to my side, between F. and I. Now the circle is closed: we are a flower around a table, each one we are the petals that drink the dew – the beer of the center. The bees – the paseantes of around go in pairs, trios, groups of insects libando and revoloteando, they are stopped in those other flowers, they liban and they go away. The new game of the seven begins. I and the Cuban R are F., To, D., To, JJ.. The birthday of F., 37. Some no longer fulfill, says them F. watching with sarcasm to D. Some will not arrive alive, says D.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar