Resultados de la búsqueda para: loro Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 170517 Permalink |  

    UNA SIESTA OLOROSA 

     
  • VIVA el 170430 Permalink |  

    A Vicen 

    La vida tiene unas reglas que no son las tuyas, hay que aceptarlas si quieres jugar la partida. Perdemos y echamos la culpa a las reglas, queremos cambiarlas porque vamos perdiendo, pero eso es imposible: las reglas no las decides tú. Las reglas están preestablecidas y todos los que van ganando las aceptan y no están dispuestos a cambiarlas, harán lo que sea para mantenerlas. Y además son muchos los que juegan sin darse cuenta que juegan las reglas que otros establecieron antes, normalmente ya muertos, y que las darán por sentadas, sin plantearse más allá, ni siquiera piensan que pueden ser cambiadas. Podemos, sí, contribuir a cambiarlas pero en una medida muy pequeña. Todos queremos cambiar algo y no es fácil ponerse de acuerdo. Lo que es seguro es que no serán tus reglas exclusivas las que se impondrán. De nuevo los que van ganando se imponen más que los que van perdiendo, es parte del premio y la satisfacción del triunfador, es parte de su ganancia. A veces crees que la gente hace trampas, y hay gente que realmente hace trampas, es parte de la mala fe de la gente, perder es duro y nadie se resiste a perder. Así que nos encontramos atrapados en un juego que no nos gusta porque vamos perdiendo. Un juego en el que no es fácil cambiar las reglas, todo un entramado social conspira para mantenerlas y reproducirlas. Un juego muy serio, el de la vida, el de nuestra vida, jugado por todos los actores que conocemos: los hijos, los padres, los hermanos, la pareja, los “ex”, los amigos, los compañeros, los jefes, los agoreros, los gurus de la tribu, el consejero psicológico, el médico, el cura del barrio, los políticos, el gobierno, la prensa, la policía… y toda esa gente que se cruza alguna vez con nosotros diciéndonos lo que tenemos que hacer en la vida, con nuestra vida. Al final todos ellos contribuyen a crear en nosotros unas expectativas de lo que “debe ser” nuestra vida, cómo se vive, cómo se triunfa, cómo se gana la partida, cómo se trabaja, cómo se ha de cuidar de los hijos, cómo debemos o no debemos comportarnos, y hasta cómo hay que limpiar el polvo y las veces que hay que hacerlo, etc. etc. etc. Establecen los patrones por los que nos debemos no sólo guiar, sino también por los que nos tenemos que medir, valorar, examinar, los valores que hacen de nosotros unos ganadores o unos perdedores, unas buenas o malas personas, gente bien o gente mal, gente guay o gente chunga. Buen panorama… desolador ¿no?
    Pero ahora llega el momento de plantearse algunas cosas. ¿Qué me pasa? Yo he cumplido con todas las reglas, no he hecho trampas, he jugado limpiamente, ¿Por qué no me corresponde premio? ¿Por qué no me valoro como dicen las reglas? ¿Por qué me considero fracasada? ¿Qué pasa aquí? Esto es injusto, ¿no? Pues sí, de eso se trataba de jugar. Y has perdido (¿Has perdido?). O lo aceptas o no lo aceptas. O juegas o no juegas. ¿Quieres seguir jugando? Hagan juego señores. Otra partida. O no.
    ¿Es posible jugar a un juego en el que no perdamos? ¿Qué juego es ese? ¿Cómo se juega? ¿Con quién se juega? ¿Se juega solo? Yo también quiero saberlo. El que primero lo descubra que nos lo cuente.

     
  • VIVA el 170420 Permalink |  

    INUNDACIÓN 

    A veces lloro y me arde el estómago,
    quiero contarte una historia de dulces cosas
    pero mis ventanas oscuras no me dejan ver
    y me arde el vientre de nueve a cinco.
    A veces grito en el mar y nadie puede oírlo.
    Quiero decir lo que quiero decir, desde este cuerpo,
    atrapado entre huesos y dolores,
    pero mis cuerdas están gastadas y secas.
    Di lo que quieras, está lloviendo otra vez.
    El bote hace aguas y hay huracán de nuevo.
    ¿De qué sirve gritar en la distancia del océano?
    ¿Y quién quiere vivir para siempre,
    en este mar terrible, sin salvación, sin fe?

     
  • VIVA el 160812 Permalink |  

    El corazón es un polluelo tembloroso que anida… 

    El corazón es un polluelo tembloroso que anida en el pecho.

     
  • VIVA el 151219 Permalink |  

    AHASVERO 

    El alma es el molde de todas las máscaras. Nos han lanzado a este escenario de la vida, lleno de máscaras en el que aprendemos a actuar sobre la marcha, sin ensayos, sin papeles aprendidos. Al principio hacemos el mono, el loro, somos unos estupendos imitadores. Así que nos vamos llenando de papeles, de discursos oídos, de mitos, sueños, leyendas, experiencias. Vamos imitando máscaras y al final las máscaras están dentro de nosotros. Somos las máscaras, somos el alma de todas las máscaras a las que alguna vez hemos jugado. No conservamos ni una sola célula de hace unos cuantos años, pero conservamos el alma de todos los años que hemos vivido. Molde. Alma. Máscara. Máscara de otras máscaras.

     
  • VIVA el 150917 Permalink |  

    ¿La estupidez se expande a mayor velocidad que el universo?

     
  • Manuel Moreno el 150915 Permalink |  

    No valoro a mis amigos por lo que tienen sino por lo que son, sobre todo si son ricos.

     
  • Jos el 140421 Permalink |  

    He caído en el chauvinismo intelectual Y ni… 

    He caído en el chauvinismo intelectual. Y ni siquiera sé si existe ese concepto.

     
  • Javier Castaño el 140212 Permalink |  

    Nuevamente deploro tu perdón
    pues la culpa que me imputas
    no me habita

     
  • VIVA el 130304 Permalink |  

    Lo peor del loro es que quiera hablar por SMARTPHONE.
     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar