JUEGO SOLITARIO EN CASA

No penseis mal. Yo era aún un bebe. El susto había acabado con mi espíritu aventurero. Gracias madre, ya toda mi vida seré un cobarde, solitario y tímido. Todos los juegos en la calle se habían acabado. Afortunadamente la casa era grande y con distracciones más que suficientes para un bebé.

Os propongo un juego yo escribo algo y…

Os propongo un juego: yo escribo algo y vosotros respondéis. Luego alguien escribe algo y yo respondo. Luego llega la factura de internet y todos nos quedamos sin palabras.