En mi calle esta noche las ciudades invisibles…

En mi calle, esta noche, las ciudades invisibles son doradas como un atardecer de agosto. Cuba corre en las venas de una jazz band y la se ama en los portales bajo una lluvia de octubre sembrada por farolas.

A que aspiran las estrellas invisibles sino a ser visibles…

VIVA

Lo esencial es invisible al político.

Vivimos cada día en una dualidad más extrema. Deseamos la integración, pero no sé si los de los extremos (ambos) estarían dispuestos a cambiar y a dejar de ser visibles o invisibles, según el caso.

tetraskelion

El relato del día
en ciudades invisibles
al borde de la nieve…

viento

—El fluido invisible, el olfato de cazador…

Quién negará lo contrario

De piel en piel amanezco a gatas para trasegar la dócil melancolía del vencido, del puro indolente olvidar. Y haber quién negará lo contrario, si al atusar mi pelo no encuentro razones para desamañar, para partir, para viajar a las más altas torres, a las más soberbias capitales.
Ciudades invisibles, visitadas por viajeros invisibles, recorridas por caminos invisibles, en invisibles caravanas. Destino. Jamás origen. Entre una y otra no hay caminos, no hay monturas. No hay.
Tropezando en las piedras, pisando los charcos y los lodos, atascando en campestres barrizales, para no hallar nada más que ciudades invisibles, puentes invisibles, calles invisibles, puertas invisibles, paredes invisibles, en invisibles solares. Y haber quién negará lo contrario.

Zósimo

Zósimo rompe aguas como una parturienta, no puede llegar al baño y se descarga en el Tejero. Si todo fuera fácil, sus zonas no estarían húmedas y, aunque invisibles, se han separado.

El moleskine

En el moleskine sin estrenar del Ahasvero están escritas todas sus greguerías con tinta invisible, yo sólo soy una espía con buenos métodos de descifrado.

Bloguear

Bloguear es como vocear con onda de electrones a un Goliat virtual y posiblemente sordo que baila en una tela de araña invisible.

Un can de risa?

Los que llevan bastón sacan de paseo a su perro invisible, excepto Charlot que, cuando lo sacaba, era para hacerse pis.

Pedaleando y vacilando

Los bebés vienen al mundo en una bicicleta invisible y con un pan debajo del brazo que tampoco se ve.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑