NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

El Espejo

De repente desperté de lo que creí era un sueño, Sorprendida e inmóvil divisé el momento, Me extrañe al ver un espejo, Tan grande, tan perfecto, Que mi cuerpo ante él era pequeño, Así pequeña e inútil Me senté en medio, Y mirándome fijamente Supe que aún estaba durmiendo, Atrapada por otro sueño, Un sueño …

INT. HABITACIÓN. NOCHE

La madre y el padre estaban velando un cadáver. O eso parecía. Sus ojos cerrados no revelaban lágrimas. Quizás sólo cansancio. Un cansancio de siglos. Un cansancio que se acumulaba en las ojeras de los viejos como se acumulaba el polvo en los rincones de la estancia. El hijo parecía dormir plácidamente. Pero estaba muerto. …

ALFONSO TIPODURO

Es extraño las circunstancias que pueden llevarle a uno a hacer esas cosas. Quizás, si lo hubiera pensado seriamente, no estaría aquí. Pero ya no valen las lamentaciones. Estaba realmente en el Tíbet, aunque ni rastro de Leonard por ningún sitio, excepto en mi iPod, del que nunca me separo. Es como si los sueños …

Enmarañado pulso

Enmarañado pulso, sube, baja ante el distinto pecho globular. Pesar. Un cementerio duda y duda contra las cuerdas. Por hoy estamos hasta todas las hastas, y desde tiempo somos los hijos pródigos del mar en este impune diluvio de tristezas. Cuando los párpados nos cuelgan vaginalmente y ríen unos dientes melifluos. Se comprenden inquietas palabras …

Duque

Duque arrastraba sus pantuflas y su mirada por el suelo. Tambaleante a cada paso, salió al porche y se sentó en la mecedora. Las nubes pasaban veloces sobre un terso cielo azul que contrastaba con las costrosas arrugas del viejo. Sus labios hundidos a causa de su falta de dentadura le daban un aspecto aún …

La fuente

Me han encargado unos trabajitos y he tenido que volver de nuevo. Al principio me resistí, pero ya no tengo más excusas, así que me dispongo a bajar… y bajo. Es difícil acostumbrarse… Ya había olvidado lo desagradable que es esto. Ahora, lo que menos soporto de la Tierra es que me persiga la sombra. …

EL PIRATA VIEJO

Por fin llegamos a las islas bienaventuradas. Deseosos de bajar, abandonamos las tareas marineras antes de tiempo. Al desembarcar un pájaro nos auguró la incertidumbre del paisaje, sin embargo corrimos hacia los ansiados antros de la lujuria. Ahora que no viene el sueño y, mientras fumo el último habano, recuerdo aquella noche en el cabaret, …