59 PRE-TEXTOS FORMALES PARA ESCRIBIR

  1. Testimonio. Escribir un testimonio para que aparezca en la página de Testimonios.
  2. Cintas fúnebres para citas célebres. Recopilar citas de autores que te gustan y ponerles una cinta fúnebre (enterrarlas simbólicamente).
  3. Guión multimedia. Escribir un guión multimedia, aventura gráfica o juego para internet.
  4. Entrevista personal y capotiana. Escribir y/o contestar una entrevista personal o bien una entrevista capotiana. Ficticia o no. Poética o no.
  5. Literatura Rayuela. Como Cortázar en Rayuela pero también para géneros no narrativos. Aprovechar el hipertexto de internet.
  6. Cartas. Escribir una o varias cartas a un conocido o a una persona imaginaria.
  7. Sinopsis documental. Escribir una sinopsis para un documental.
  8. Guión cinematográfico. Escribir un guión de cine o la sinopsis para un corto, medio o largometraje.
  9. Haikus. Escribir uno o varios haikus. Tratar de escribir un libro de haikus.
  10. Greguerías. Escribir una o varias greguerías. Tratar de escribir un libro de greguerías.
  11. Poema dedicado. Escribir un poema dedicado a una persona especial cercana o admirada.
  12. Poema experiencial. Escribir un poema sobre una vivencia o experiencia especial.
  13. Poema sentimental. Escribir uno o varios poemas sobre los sentimientos propios.
  14. Poema olfativo. Escribir un poema basado en el sentido del olfato.
  15. Poema auditivo. Escribir un poema basado en el sentido del oído.
  16. Poema visual. Escribir un poema basado en el sentido de la vista.
  17. Poema táctil o sensual. Escribir un poema basado en el sentido del tacto.
  18. Poema gustativo. Escribir un poema basado en el sentido del gusto.
  19. Canción pop o folk. Escribir una o varias canciones folk o pop.
  20. Poema satírico. Escribir uno o varios poemas satíricos.
  21. Poema de amor. Escribir un poema de amor.
  22. Poema erótico. Escribir un poema erótico.
  23. Reseña o crítica de un libro. Escribir una o varias reseñas o críticas de libros leídos recientemente.
  24. Monólogo cómico. Escribir un monólogo para “el club de la comedia”.
  25. Relato humorístico. Escribir un historia humorística de tres formas diferentes: narración, guión literario y teatro.
  26. Relato erótico. Escribir un relato erótico desde mi punto de vista y paralelamente desde el punto de vista del amante. Rozar los límites del erotismo y las perversiones reales o imaginarias.
  27. Relato de aventuras. Escribir un relato de aventuras mitológico y otro de aventuras reales y cotidianas. Escribir otro en el que ambas se mezclen.
  28. Relato de terror. Escribir un relato de terror desde un punto de vista científico, religioso, infantil, supersticioso y amoral o ilegal.
  29. Relato policial. Escribir un relato policial paralelo: desde el punto de vista de los “buenos”, desde el de los “malos” y desde un punto de vista ajeno.
  30. Relato fantástico. Escribir tres relatos fantásticos, uno situado en el pasado, otro en el presente y otro en el futuro.
  31. Autobiografías alternativas. Escribir varias autobiografías alternativas situadas en el futuro.
  32. Autobiografía. Escribir una autobiografía con diferentes extensiones: muy breve, breve, media, larga, muy larga.
  33. Biografía real e imaginaria. Escribir una biografía de una persona real y otra de un personaje imaginario.
  34. Cuento dos veces. Escribir el mismo cuento en dos versiones: para un público infantil y adulto.
  35. Relatos paralelos. Escribir un mismo relato con dos tramas paralelas.
  36. La novela imaginaria. Escribir una reseña sobre una novela imaginaria.
  37. La novela que me gusta. Describir una novela que te gustaría leer.
  38. Metáforas y no metáforas. Describir alguna situación, cosa o personaje sin metáforas. Hacer lo mismo con metáforas.
  39. Listas ampliables. Hacer listas ampliables de personajes, situaciones, estilos literarios diferentes a probar, títulos que te gustan, tramas, géneros literarios…
  40. Corriente de conciencia ajena. Escribir lo que creas que le viene a la mente a seis o siete personas totalmente diferentes en una misma situación.
  41. Corriente de conciencia interna. Escribir automáticamente lo que te venga a la mente. Probar en situaciones diferentes.
  42. Describir personajes. Describir seis personajes relacionados. Dedicarle a cada uno más tiempo y palabras. Empezar primero por los más importantes y luego por los menos importantes, o viceversa.
  43. Escribir un relato solo con diálogos. Empezar con un mínimo dos personajes. Ir aumentando los personajes hasta seis o siete.
  44. El relato viajero. Escribir un relato que se desarrolle en un sitio. Escribir el mismo relato desarrollándolo en seis lugares diferentes.
  45. Conversaciones callejeras. Escuchar conversaciones de la vida real. Anotarlas. Ficcionarlas.
  46. Escribir un relato caracol. Escribir un relato cada vez más grande, ampliándolo. Hacer seis iteraciones sobre el mismo, dedicando cada vez más tiempo.
  47. Escribir un relato cada vez más angosto. Escribir seis veces el mismo relato. Cada vez con menos palabras y en menos tiempo. Elegir sólo uno de ellos.
  48. Escribir desde un punto de vista extraño. Un Extraterrestre, Un Objeto, Un Turista, …
  49. Escribir desde el punto de vista del antagonista.
  50. Escribir desde el punto de vista del protagonista.
  51. Escribir desde el punto de vista de un narrador.
  52. Literatura coral. Escribir un texto con otras personas. Pueden ser dos o más personas las que participen. Se puede emplear con cualquier género.
  53. Aleatoria escritura. Escoger doce palabras al azar y escribir algo utilizándolas todas.
  54. La noticia. Escoger una noticia y reescribirla de forma que merezca la pena leerla.
  55. La foto. Escoger una foto y escribir sobre ella.
  56. Interrogar y torturar una idea hasta que “Cante”. Al estilo Al Capone…
  57. Buscar más formas y temas para escribir. Elegir 1 tema de cada 10.
  58. Relato breve. Escribir un relato breve. Ya mismo, ahora, sin más dilación.
  59. Sáltate todas las formas!

Y AHORA, AÑADE EL TUYO…

VECINITAS

Las vecinitas gritaban tapándose los ojos y corrían asustadas a sus casas. Al parecer era por mi causa, que sacaba mi infantil colita para mear. Ese descubrimiento me dio poder sobre aquellas pacatas, incluso sobre las mayores.

Yo no le encontraba explicación al escandaloso rubor que les generaba, pero era tan efectivo hacerlo cuando se ponían tontas, pesadas o crueles conmigo que, algunas veces, empecé a hacerlo por pura diversión.

Parque y recuerdo aroma encantado de infancia verde…

Parque y recuerdo,
aroma encantado
de infancia verde.

Amor infantil
follaje inocente
testigo en juegos.

Colgando en rama
memoria perdida y
fruto caliente.

Y lo pensé,
arena y juego de
infancia verde.

Mirlo mensaje
trae en pico, hoja caduca
pasa el tiempo.

Muerte.

De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume…

De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume de la abuela en la pila llena de agua, al soltarlo ascendía con mayor o menor dificultad según contenido, hasta que por designios de infantil avatar, el liquido elemento se turbo amarillo, acto “mojolofrastico” por excelencia que no convenció a su dueña para fastidio de ambos.

El sol camina sobre el cristal del cielo

Está lista la sopa en el estanque;
crece el verde de miso del nenúfar
y el sol camina sobre el cristal del cielo.

Floreciendo en el jardín están las notas;
crece el cuerno del diablo y el tomillo
y el sol camina sobre el cristal del cielo.

Como ciervo infantil se ha dormido Mateo;
la rubicunda Europa le agita su cabello
y el sol camina sobre el cristal del cielo.

Los sueños

A veces los sueños parecen el mejunge infantil que nos tragamos cuando chicos.

Puedo esta vigilia disolverme en el agua señores…

Puedo, esta vigilia, disolverme en el agua,
señores de salón, y, mientras, alcanzar
el maduro desorden de sus guerras…
y comprender los infantiles pensamientos
de esos seres, cuya fábrica de buena fe
ilumina nuestras condenadas cabezas
con el cisma infeliz de los poetas.

Jamás retornará

Quiero volver a mirar como un niño. Olvidar el tedio y los lentos transcursos. Volver al orgasmo del arroyo en que chapoteaba de pequeño con barcos de papel cuadriculado. Aquellos que siempre llegaban al mar desde los diques de mis manos, navegando entre la hierba y los olivos de aquel sur olvidado, de limpio cielo azul. Qué lejos están, qué deseados. Y más aún el mar donde llegaban siempre, cargados de mí mismo; donde quizás hoy yo me encuentre repartido y perdido entre las olas y la espuma de un mar profundo de cristal.

Seca estará la higuera infantil del huerto del abuelo Eugenio; como seca y vacía estará la noria y oxidados, viejos y herrumbrosos los cangilones: habrán dado al fondo con sus huesos; No correrá el agua fresca entre los surcos de tierra negra y bien cavada; el nogal también estará seco y olvidado; y la infancia jamás retornará, mas espero, sereno, la llegada de la noche.

Venecia

Venecia es un pastel en remojo que tiró al mar un Marco Polo infantil y enojado.

TAROT

La fuerza del Tarot reside no tanto en su capacidad de explicar y predecir, cuanto en su capacidad para crear combinaciones de historias y universos. En ese sentido es más parecido a un complejo mecano infantil, un juguete para construir mundos, objetos e interpretaciones que un sistema de explicación universal -como muchos de sus estudiosos han pretendido. Que, a veces, la realidad se parezca al Tarot no es una refutación de lo dicho sino, muy al contrario, la confirmación de que la realidad también es una combinación aleatoria de elementos como lo es el propio Tarot. Personalmente prefiero, al igual que Italo Calvino, utilizarlo como juego para la creación literaria que como instrumento profético o interpretativo. Véase, como ejemplo de su potencia creativa, su mapa de conceptos, que permitió a Temístocles de Alejandría llenar cientos de papiros enrollados, por desgracia hoy perdidos, y que yo, el judío errante, leí con avidez de adolescente mientras permanecí como discípulo suyo.

Acróbata, el Ahorcado, el Carro, Color positivo-negativo, Destrucción, el Diablo, Dodecanario, el Emperador, la Emperatriz, el Enamorado, el Eremita, las Estrellas, la Fuerza, Gran Sacerdote, Gran Sacerdotisa, Imagen del mundo, Inversión, el Juglar, el Juicio, la Justicia, Lámpara, Letras, el Loco, la Luna, la Muerte, el Mundo, Naipes, Nudo, Números, Ojo, la Rueda de la Fortuna, Simbolismo fonético, el Sol, Sombrero, la Templanza, Torre, la Torre herida por el rayo, Zodíaco

ALFONSO TIPODURO

La acera estaba vacía. Seguí caminando hasta la siguiente manzana. Los primeros copos de nieve empezaban a caer. El viento los arremolinaba aleatoriamente. Las ramas de los árboles me saludaban caprichosas también. ¿Me encontraba en una bola de cristal? Tenía la sensación de encontrarme dentro de una de esas infantiles bolas de navidad con renos y Papá Noel. Rodeado de copos de nieve. Mi estúpida sonrisa salió de nuevo imaginándome como un papá noel repartiendo regalos. Incluso pensé en subir por la chimenea y dejarme deslizar para dejar mi regalo en los calcetines colgados. Lástima que no hubiera aprendido a volar.
Todo aquel asunto había sido realmente sucio. Y sólo el cielo era limpio ahora. Respiré. Había cumplido su palabra. Estaba allí.

¿Ni siquiera me había movido de mi habitación? ¿Todo había ocurrido en mi cabeza? ¿Sería la falta de acción? ¿La necesidad de inventarme una vida distinta a la que realmente estaba llevando? ¿La necesidad de fabulación y confabulación con el mundo que no me pertenecía? No se. Pero ahora me alegro de que todo sea un sueño. Una pesadilla que se acaba.

Lo que no acabo de comprender es qué hace este millón aquí… Y… ¿Qué importa? Suena I Am A Foul For You. La copa de güisqui está fría y Aretha canta como los ángeles. ¿Qué más puedo pedir? Una cosa sí, una única cosa: Por favor, no hables más de mí.

Lewis Carros

Luis Carros, o Lewis Carros, es el seudónimo de un escritor que ha dedicado su vida entera al cuento y a volvernos locos con sumas y lógicas, ambas ilógicas. Sus escritos rezuman una sensibilidad infantil a flor de piel difícil de imitar que son la delicia de grandes y mayores. Ha sido un autor ilustrado no sólo por Tenniel, sino también por todos los modernos dibujantes de animación. En torno a su vida y su personalidad circulan infinidad de equívocos y controversias: su travestismo, su condición de reverendo protestante, sus clases de inglés para ganarse la vida, e incluso el problema de sus nombres y seudónimos. Todos ellos, como su mejor y único editor, me veo obligado a desmentir y aclarar en la medida de mis humildes posibilidades: sin duda es protestante, aunque no profesa religión alguna; asiste a clases de un colegio bilingüe inglés-español, sin tampoco profesar; se traviste -al menos en carnaval y san Isidro- y, en este aspecto de la definición sexual, no le gusta que le llamen Luis sino Gonzalo -aunque eso depende de los días; por último, lo que podemos afirmar sin equívoco, por partida de nacimiento y asistencia a parto, es que se llama Laura y tiene cinco años, por lo que ha tenido que pedir a su padre que escriba esta heterobiografía, mientras ella se inspira viendo dibujos animados. A sus cinco años es toda una poeta.

HIPÓTESIS

Ya hemos establecido una relación causal entre anuncios de juguetes y sordera infantil pero no estamos seguros de en qué sentido establecer la hipótesis.

Mares soñados

En los eternos mares de arena
–oh desesperación vivaz–
extraviados en los juegos infantiles,
navegan las promesas salvajes
de un mágico tuareg
que, acariciando a los lobos
y chacales del desierto
con la gracia instintiva y angélica
del bandolero alquímico
–y ahora febril y disipado–
escapó de las cobras
y de los sagrados linces
del quejumbroso Nilo…

–¡Preciosos y olvidados sueños de la dulce niñez..!

LA OTRA GLORIA

Yo era aquel niño que trillaba al amanecer de aquel día amarillo de agosto que ascendía en forma de pajas secas desde la parva a las orejas. Era el último verano antes de irme al seminario. Mi padre y mis tíos seguían aún trillando en la era de mi abuelo con métodos medievales: una parva; una trilla tirada por un burro; un burro conducido por un niño; un niño que salía del más rústico de los veranos para ir a un seminario postconciliar que acabaría dejando por un instinto más atávico y poderoso: se llamaba Gloria y su cuerpo tenía un aspecto bastante más carnal e increíble que la del cielo.

Ella me sacó por primera vez de mi infantil estupor, transportándome a una ciudad provinciana que aspiraba a la vanguardia de los cafetines y en el fondo más cateta que yo. Al menos así lo veía yo en aquel momento. Recuerdo con vívida timidez el día en que vino convertida de una adolescente en una sensual mujer, sólo para impresionarme. Fue en una clase de arte, la primera de la mañana. Las ironías de los chicos y las cómplices sonrisas de las otras chicas, expresando todos ellos como una pareja colectiva lo que ni Gloria ni yo pudimos expresar. Fue otro día de calor como aquel en que trillaba en una interminable y medieval parva y en la entrepierna notaba hervir algo nuevo y placentero, como un nacimiento al desierto. El sol irradiaba desde ese nuevo centro, ahora ya no como un problema de enuresis infantil sino como un calor que hacía palpitar el torso erizado con una intensidad de vértigo. Desnudo en un desierto por primera vez, abrasándome en la promesa de un cuerpo voluptuoso de mujer recién salida de la adolescencia.

Llegó vestida con una enorme capa y un peinado alisado y voluminoso, pintada de carmín y colorete; sombra de ojos y uñas salvajemente rojas. Al despojarse de la capa puso al descubierto su escultural cuerpo ya maduro y unas piernas para desmayarse. Mi imaginación completó el resto y empecé a verla vestirse: primero las bragas negras y caladas que ceñían su monte de venus y su rajita humedeciéndose de placer; luego un sujetador ajustadísimo que elevaba sus apuntados pezones; unas medias envainando sus piernas obscenamente. Seguramente unas ligas a las que me hubiera gustado reemplazar con mis manos…

Se sentó a mi lado y mi cuerpo temblaba erizándome el vello a oleadas frías y calientes. Todos sonreían sin atreverse a hacer ningún comentario hasta que el profesor de arte, que preparaba las filminas de la sesión, rompió el silencio y comentó: te has puesto varios años encima. Está guapísima, comentaron inmediatamente sus amigas que en todo momento protegían a Gloria con su complicidad. Miraban mis reacciones, delegadas quizás por ella para que luego le contasen mi azorada reacción. Entretanto ella intentaba hablar conmigo de algo. ¿Está libre este asiento?. Sí, sí, claro. Aunque yo sabía que Pepe querría sentarse donde siempre. Cómo vienes hoy, comenté en voz baja. No, normal… muchas veces me visto así…, dijo. Me hubiera gustado decirle que estaba guapísima, que me apetecía besarla y abrazarla, pero me lo impedía mi terrible timidez y me conformé con imaginarlo. Un leve e imperceptible suspiro se escapó de ambos. Otra vez será, pensé que decía, pero de nuevo debió ser mi imaginación.

¿Esa es Gloria?, comentó la enorme foca que acababa de llegar, como siempre tarde. Joder, chica, cómo te has puesto, ¿Vas de fiesta a estas horas? Se sentó al final haciendo comentarios en voz baja. Luego con un tono claramente audible dijo: ¡Ah, claro, el Carlos… ¡jolines! Me volví hacia ella y con una mirada asesina le hice callar. La hipopótama bajó la cabeza.

He olvidado por completo cual era el tema de la clase de arte, si es que alguna vez lo supe, que por fin dio comienzo. Yo continué, erizado el vello, transportado a los más cálidos y hermosos días de mi niñez. Días radiantes y azules, transparentes como el agua de los sueños en que sientes que tu cuerpo flota sumergido, se eleva, vuela caprichosamente, con la levedad de lo imperceptible y recordando -o quizás imaginando- su carnal y glorioso culo de piel melocotón retozando en mis manos sobre las sábanas. En la otra Gloria.

Alardear grotesco

Tras el sonámbulo telón de las farándulas
surge la vana audacia del bastardo que alardea
en los mustios calveros de las plazas públicas
–con la cólera del congregado por la hiena glotona–
del espectáculo de sus farsantes y lóbregos orgullos.

Estos dramáticos mendigos de la oportunidad,
apestando a infernal sofisma,
se zambullen en el vaudeville vertiginoso
de la embustera complacencia
O se asfixian en acostumbrados manjares
de rebaños enfermos y engañosos,
enervando, incluso, a los frívolos y espléndidos borrachos.

Son falsos e ingenuos hijos de madres olvidadas
–y padres infantiles– que acallan sus instintos
con la desvanecida compostura de las fofas infamias
O corren a mutilar sus repugnantes sombras de castrados
en los hechiceros impulsos de las ineptas lujurias del esclavo.

CARLOS GAYOL (OFF)

Ahora la recordaba. Encerrada durante meses. No pudo resistir las influencias de aquellos opresivos dolores. Su enfermedad la iba matando con la lentitud de un sádico torturador. Y mientras, él, ajeno a todo. Engañado. Era niño, sí, pero no tenían ningún derecho a apartarlo de ella de aquella forma. Ahora está muerta. Ninguna pasión la hará volver de su tumba. Estos pensamientos se volvían insoportables en su mente. Recordaba los ecos de una guerra civil que no llegó al pueblo. En otros campos de batalla que no eran los infantiles. Llegaban también en los sueños, formando parte de un inconsciente que no era suyo, que no podía ser suyo, pero vívidos y azorados en su pecho, perseguido por una guerra que no había vivido, oída una y mil veces en las narraciones de los mayores, pregonando su horror real, contada como un cuento, como una pesadilla, más real que la propia realidad que le abrazaba en ese instante. Sentida a través de un antepasado, de un abuelo quizás, de un tío que estuvo allí y no volvió, y que, sin embargo enviaba en sus cartas el olor de la sangre, de la metralla, de las batallas en el barro y la sangre, la sangre, la sangre… […]

Modernidad

Realmente se trata de una enfermedad no reconocida. No del cuerpo (hardware) sino del espíritu (). Se trata de un auténtico virus del material blando de los occidentales. Se trata de su videocentrismo, algo que, como judío errante que ha visto casi todo, no contemplaba desde la Edad Media. Una especie de analfabetismo, oscurantismo, falta de racionalidad, de logos, de lenguaje, de palabra… que les impide enfrentarse a un largo texto literario sea o no de ficción. El hombre occidental necesita que le alimenten con videos, imágenes, televisión, fotos, carteles, cómics y, como no, de publicidad -esa basura mental que degrada todo lo que toca, especialmente las pizarras limpias de las mentes infantiles.

Ad Maiorem Dies Gloriam

Sonaba la atávica música de John Paul Young Love is in the air e inmediatamente un largo timbrazo se aseguraba de despertarnos. Los intentos de abstinencia de la carne provocaban como compensación unos dulces y eróticos sueños que siempre se interrumpían con un estridente altavoz en el que sonaba una canción y un prolongado timbrazo al que jamás conseguí acostumbrarme y que, una vez terminaba, me permitía volver a rememorar, entre las sábanas calientes, las imágenes inconscientes e inmaculadamente concebidas durante el sueño, sin sentir el remordimiento de los pecados carnales. Era como una licencia, una bula personal a los pequeños placeres prohibidos y onanistas de la erección matinal, un abandono complaciente a la cálida sensación de un vigor adolescente difícil de amaestrar. La excitante sensación de despertarme empalmado mezclada con el ritmo acelerado del corazón producido por el estrepitoso ruido del timbre era quizás el auténtico bromuro, del que tanto se hablaba entre los seminaristas. Uno, confuso y medio aturdido, no sabía a que sensación abandonarse o atenerse o mejor dicho a cual de ellas dejar condicionar su conducta: el placer, el miedo y la ansiedad se alternaban alborotadamente entre el pecho y la entrepierna.

La música estaba unida a ciertos momentos y rememora en mí muchas de las escenas que entonces viví. Cesareo Gabarain sonaba en el momento de la oración, que era el siguiente al de levantarse y asearse. Sabiamente elegida, la hora de ir a la capilla, en la que había que estar en menos de un cuarto de hora lavado, vestido y peinado, era el momento propicio para socavar nuestra psique adolescente, adormilada y sensual, llena aún de sensaciones agradables pero que, para bien de nuestra ascética educación, había que cortar por lo sano con sutiles reflexiones oratorias.

El prefecto Esculano con su perenne chaquetilla gris de lana sobre los hombros, su aspecto de caballo percherón y sus oscuras y gruesas gafas fue nuestro primer guía espiritual en nuestras primerizas austeridades y ascésis. La más pura y ortodoxa liturgia de todos los prefectos del seminario era la escenificada por él. Ni siquiera las celebradas por el obispo se ajustaban con tal rigor y pausado ritmo. Las del obispo Gabriel tenían más pompa y boato, como correspondía a su rango, pero carecían de la necesaria austeridad en los gestos, la milimétrica sucesión de ritos, las pausas, los silencios, las flexiones, genuflexiones, bendiciones, fórmulas, invocaciones, preces, alabanzas, meaculpas, imprecaciones y amenes entonados con la humilde exactitud repetida en todas y cada una de las celebraciones. El prefecto Esculano era la viva transustanciación del rito eucarístico, la liturgia hecha carne y habitada entre nosotros. Su forma de levantar las manos a los alto, la colocación exacta de los dedos, la apertura de los mismos en el ángulo preciso, con el meñique levemente arqueado como en las estampas del Sagrado Corazón de Jesús bendiciendo al mundo urbi et orbe.

Con tal máquina litúrgica despertaban y transportaban nuestros cuerpos infantiles o adolescentes a una reflexión oratoria que surgía de la reciente calidez del prejuicio. Una liturgia utilizada como criba de los elegidos para la otra Gloria.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑