Mire el fuego observe las nubes y cuando…

Mire el fuego, observe las nubes; y cuando surjan los presagios y comiencen a hablar las voces de su alma entréguese usted a ellas sin preguntarse si le parece bien o le gusta al señor profesor, al padre, la madre o a un no se que buen Dios. Herman Hesse (Demian)