Lo que nos conecta a la vida es SOÑAR

Una red de 50 personas conectadas entre sí…

Una red de 50 personas conectadas entre sí (red de teléfono, red de contactos, red social, etc.) es tan «valiosa» como la suma de dos redes más pequeñas de 40 y 30 personas conectadas únicamente entre sí (pero independientes). Aunque 30 + 40 > 50, el favor cuadrático del «efecto red» proporciona el mismo «poderío» a una red con solo añadir unas pocas personas más.

pies por el fango que nos conectan ante…

pies por el fango
que nos conectan
ante la vieja escuela
sin darse cuenta
reman suspiros
reverdece el olivo
sombras nada más
humareda escarchada
un billón de haikus
se sumerge en el magma
manos vacías
entre amapolas rojas

MARATÓN DE SUEÑOS

Cuando por fin la humanidad entendió que la realidad había que dejarla, no tocarla, que nada cambiaría para bien de todas formas, que nada sería como esperábamos, el físico teórico expuso su gran teoría, de nuevo, ante el auditorio mundial, que seguía la retransmisión desde todos los rincones del planeta, mediante el InterSphere.
El rico Monopol, patrocinador de todo, que también entendió que su gran riqueza tampoco servía para poseer el mundo, que en realidad, aunque todo el globo terráqueo estuviera a su nombre y le perteneciese por completo, la verdad es que ni siquiera lo que tenía cerca y a su lado le pertenecía, pues ni siquiera su perro le pertenecía, y había muerto, a pesar de los tres mil cirujanos que intentaron revivirlo.
InterSphere estaba conectado globalmente, todos habían sido sometidos a él. El físico comenzó su discurso y todos lo escuchamos subyugados. Después de una larga demostración, que nadie entendió pero que según los más sabios, era incontestable, infalsable, definitiva… concluyó su teoría diciendo: así pues no podemos cambiar el mundo, ni poseerlo, sólo podemos soñarlo, sin tocarlo siquiera, Monopol tendrá que soñar su perro, y todo el que de verdad quiera poseer algo debe únicamente soñarlo.
Fue entonces cuando a Monopol se le ocurrió organizar las Olimpiadas Oníricas Mundiales, cuya prueba reina sería un Maratón de sueños. Se soñó una mascota, se soñaron las diferentes pruebas olímpicas, se soñaron los equipos, los deportes, los símbolos, los kilómetros de sueños que había que hacer, se soñaron las diferentes pruebas y carreras oníricas, se soñaron por supuesto los diferentes estadios, las competiciones, las medallas. Todo era soñado cada día de nuevo. Milimétricamente soñado hasta el más mínimo detalle, incluidas todas las pesadillas dantescas de algunos recalcitrantes. Todo el mundo tuvo su prueba, su sueño o pesadilla exclusivos.
Y entonces ocurrió el milagro, la realidad dejó de pertenecer a nadie, ni siquiera a Monopol, pero los sueños pertenecían a todos. Por fin se hizo justicia: cada uno tenía lo que era suyo. Los sueños nos pertenecían, la realidad no. Al cabo de pocos años de sólo soñar, la naturaleza empezó a ser generosa, el calentamiento descendió en todo el planeta, los bosques volvieron a crecer, el clima se hizo generoso, el mar estaba recuperado y lleno de vida, las ciudades desaparecieron, la temperatura era tan benigna que no era necesario ni ropa, ni casas, ni transporte… porque todo se soñaba y los sueños eran cada vez más bellos, más perfectos, más armónicos.

AHASVERO

Viva:
pétalos flotando
que nos conectan
en cielos de lavanda
y de poesía.

eatableciendo la coneccion entre dos nodos equidistantes pasando…

eatableciendo la coneccion entre dos nodos equidistantes pasando las barreras electroeolicas que derivan en un punto del planeta a traves del aire cual paloma mensajera llega la union de coneccion inalambrica que desde una idra conecta conecta conecta retraso de transmision .conectando dos nodos transformandolos en seres humanos,coneccion establecida satisfactoriamente.dos nodos convertidos en amor ,amistad, relacion

En caso de emergencia, tenga paciencia y coloque el arcabuz en el tragaluz. Al hacerlo, no olvide ponerse la linterna en la entrepierna. En caso de duda, no amartille el percutor si este no se ha conectado previamente al interruptor. La carga, por salva, es siempre a elección del consumidor: Confeti o espagueti.

La Internet es como el alcohol en…

“La Internet es como el alcohol, en cierto sentido. Acentúa lo que haces de todos modos. Si quieres ser un solitario, puedes estar más solo. Si quieres estar conectado, facilita conectarte” – Esther Dyson
Con esta frase, procederé a abrir una sección de “preguntas al Autor y Comisiones” para mi cómic; y una botella de Vino

Otto Weininger

—Repasemos. Otto había salido a las 19:56; contraviniendo sus costumbres, dejó su coche en el garaje y se dirigió, probablemente en taxi, en dirección al aeropuerto; una vez allí, en lugar de coger el avión, accede a la sala de control; consigue desconectar las alarmas, saltarse a todos los controladores aéreos, pasar desapercibido y sabotear el avión. ¿Te parece verosímil?
—¿Fue libre al tomar esa decisión?

The Google Connection

Me he conectado a Internet a través de un electro-estimulador muscular y no consigo acostumbrarme a los anuncios de Google.

Los muertos buscan sus raíces

Los muertos buscan sus raíces y las raíces a sus muertos. El cementerio es un sitio increíblemente curioso. En mi pueblo, cada generación es enterrada sobre la anterior, siempre en la misma sepultura. Sobre las raíces, habrá otras y otras, ya conectadas entre sí, encontrándose de nuevo como en la vida, los padres duermen sobre los abuelos y estos sobre los bisabuelos y así hasta no se sabe. A los árboles les pasa lo mismo, buscan en la tierra profundizar sus raíces. Es curioso como al cavar una tumba encuentras ambas cosas entremezcladas, las raíces y los huesos. El árbol que crece aquí es mi padre-madre-abuelo-bisabuelo… sus raíces han escarbado para sacarles a la luz, una generación saca a la otra, le devuelve a la vida en forma de árbol, de hojas, de cipreses eternos. Y nosotros respiramos ese aire, su aire. Somos la misma savia.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑