NEFASTISSIMUS (CANTA)

VÓMITO DE LOS SUEÑOS ROTOS (Milonga de mil once versos) la grácil mariposa sobre mi manta un gusano de viaje estupor y temblores donde los ciegos ven vomitando las horas en el cristal del lago nacen los cisnes pálido instante persiguiendo quimeras como la luna llena tumulto de tinieblas suena corriente olor de la locura …

Espejismo

La arena del desierto se pegaba a sus ojos como si el sol quisiera hacer con él un escalope frito. Llevaba recorridos varios kilómetros y el olor a chamusquina de sus pies subía hasta su nariz, excitando sus jugos gástricos. Sus pies descalzos eran como un bistec con patatas. Miró por enésima vez aquel fogón …

stupa

Tráfico denso, un carril mal señalizado, el coche se sale de la carretera, un buen conductor que muere en circunstancias extrañas. Lleva colgado el Mandala con la arquitectura del cielo. Caso cerrado.

Tumbacuartillos y Calamocanos 3

[Nota: léase con acento argentino] A pesar de las apariencias los Calamocanos eran unos trabajadores incansables y en otras épocas incluso unos guerreros consumados. Según decía el más anciano de todos, el abuelo Cabeto Piernas Largas, cuando se acabó el negocio de las salazones tuvieron que dedicarse a la piratería y fue entonces cuando comenzaron …

ALFONSO TIPODURO

La acera estaba vacía. Seguí caminando hasta la siguiente manzana. Los primeros copos de nieve empezaban a caer. El viento los arremolinaba aleatoriamente. Las ramas de los árboles me saludaban caprichosas también. ¿Me encontraba en una bola de cristal? Tenía la sensación de encontrarme dentro de una de esas infantiles bolas de navidad con renos …

ALFONSO TIPODURO

Es extraño las circunstancias que pueden llevarle a uno a hacer esas cosas. Quizás, si lo hubiera pensado seriamente, no estaría aquí. Pero ya no valen las lamentaciones. Estaba realmente en el Tíbet, aunque ni rastro de Leonard por ningún sitio, excepto en mi iPod, del que nunca me separo. Es como si los sueños …

RUSO

El hombre que hace su fortuna en un año debería ser colgado doce meses antes.

ALFONSO TIPODURO

El teléfono suena con insistencia, cómo si alguien al otro lado tuviera una prisa desmesurada. Estaba dormitando. Me ha costado salir del sueño. Pero finalmente he descolgado el auricular. –¿Hola? ¿Alfonso? –Sí, diga. –Soy yo, Gonzalo. –Ah, hola, jefe. –Tengo un trabajito para ti. ¿Puedes venir al local esta misma tarde? –Sí claro, jefe. –Vale. …

Cuelgue de wi-fi

Como uso la red inalámbrica del vecino me ha colgado el ordenador en sus cables y no podré seguir posteando. ¡Adioggggg….