Muchas de nuestras miserias no son necesariamente malas…

Muchas de nuestras miserias no son necesariamente malas, simplemente nos llevan a desprendernos de la visión ideal que tenemos de nosotros mismos. No hay nada de malo en ello, en realidad son una bendición… pues nos acercan poco a poco a una verdadera y necesaria humildad.

Con alas de princesa y esporas de silencio…

Con alas de princesa y esporas de silencio,la frágil damisela ,avanza por el viento. En él despliega su alma,su coraje y su pasión,con sus alas de princesa y un silencio… que es amor