Resultados de la búsqueda para: calles Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • VIVA el 1495875649 Permalink |  

    MORFEO 

    Hoy he visitado dos casas inhabitables y sus almas vacías. LAS CASAS Y LAS ALMAS.

    La primera es una casa con planta en forma de L que tiene una salida a calles diferentes en cada uno de sus extremos. La casa tiene innumerables habitaciones y pasillos que forman un laberinto difícil de recordar. Hay estancias secas y oscuras pero también las hay húmedas y luminosas, con patios interiores soleados o lluviosos. Sus dos fachadas son viejas y resquebrajadizas. Una de ellas da al campo y se sale por un rústico y viejo portón de madera. La otra fachada da a una calle de ciudad de provincias y su puerta es de madera o hierro, según los días, aunque es de una apariencia mediocre. Es incómodo vivir en ella porque está casi vacía de muebles, desconchada y polvorienta. Tan solo una pequeña parte se usa. El resto es visitada ocasionalmente por dos de los tres moradores: padre, madre e hija. Únicamente la niña recorre con frecuencia los lugares más alejados e inhóspitos y conoce todos sus rincones y laberintos. El padre solo se atreve a recorrerla con su hija por miedo a perderse, aunque se siente atraído por sus enormes posibilidades y le agradan especialmente esos abandonados jardines y patios con galerías acristaladas a los que llega la luz y las nubes. La madre no sale nunca de los dos o tres cuartos principales que dan a la ciudad.

    La segunda casa es redonda y alta, con forma de cúpula y una indescriptible arquitectura de estancias interiores. La cúpula está recubierta por una única y continua estantería de libros imposibles de alcanzar ni leer. Nada tiene una función concreta en este alojamiento: se puede dormir, cocinar o bailar, de forma indiferente, en cualquiera de sus múltiple rincones. Aunque hay muros, vigas y escaleras… la separación entre espacios nunca es total ni resulta evidente. A veces se tiene la sensación de que los elementos arquitectónicos cambian a capricho y con desasosiego para algunos de sus habitantes y visitantes. Otros, en cambio, parecen acostumbrados a los cambiantes designios de la mansión. No se sabe si los vanos exteriores son puertas o ventanas. Por cualquiera de ellos se puede entrar y salir. Incontables personas, cada cual más extraña, entran y salen continuamente. Hay gente que vive allí siempre, en su recodo imposible y otros que entran tan solo a curiosear y marcharse. Se cuentan por centenas los cachivaches inútiles que la adornan y a los que los habitantes intentamos encontrar una utilidad para satisfacer una perentoria necesidad del momento: freír un huevo frito con un disco; oler las noticias en un tintero; escuchar música con unas gafas sin cristales; fabricarnos un reloj digital con una caja de cuchillas de afeitar o un smartphone con lo que parecen las pastillas de freno de un coche.

     
    • Álamos de viento el 1495918558 Permalink

      ¡Me ha fascinado la descripción de estas dos casas! Espero que publiques más de “Las casas y las almas”! (Un título estupendo, por cierto.) Abrazote y feliz fin de semana <3

    • VIVA el 1496000028 Permalink

      Ojalá!

    • bsosa1964 el 1496231040 Permalink

      Una buena narración.

    • VIVA el 1496246276 Permalink

      Gracias

  • VIVA el 1495018440 Permalink |  

    EL INTELECTUAL REPARTE PAN CON UN BURRO 

    Me pareció que algo grave estaba pasando, mi abuelo, el intelectual, el culto, el ser extraordinario, ahora repartía pan por las calles con un burro con aguaderas. Algo no cuadraba. Mi madre me contó que ahora el abuelo tenía otro trabajo. Ya no trabajaba para él en la tienda. Trabajaba para el panadero del pueblo, repartiendo pan. Algo no me gustó de aquello pero mi abuelo me dejó subir al burro y dar una vuelta. Él parecía triste y contento a la vez. Ahora recuerdo perfectamente su cara con esa gafas redondas que aún conservo, y su aspecto enjuto, y su cuello arrugado de arriba a abajo, con una camisa blanca, pantalones de pana negra y un chaleco de rayas , vestido al estilo más rural de los campesinos y no con su traje y su corbata como siempre había vestido. O con su estilo de trabajo aunque más aseado y señorial de tendero de pueblo, con su librea de despacho de ultramarinos.

     
  • VIVA el 1490274709 Permalink |  

    LA NIEVE DE HOY 

    Cae con el hastío silencioso de la caspa
    un aguanieve tacaña, adulterada, esquiva.
    Se desvanece esta nieve en el asfalto
    antes de rozar siquiera el agostado suelo.
    Esta nieve es la pátina negra de las calles,
    el fósil mudo del silencio adoquinado,
    el confeti ceniciento de la muerte.
    No hay incendios sembrados en la nieve,
    ni es de Orión esta anoréxica indolencia blanca,
    es el maná plomizo y apagado de los cielos.
    Rancia, como el tiempo, se va tornando
    en simple reliquia del recuerdo.

     
  • Manuel Moreno el 1488824818 Permalink |  

    A MI HERMANO ANICETO 

    La luz terca y cansina de las siestas de La Mancha. Todo está sumergido en el formol del pasado, viejas que debieron morir hace mucho tiempo, cosen y rumian sus rezos a las puertas de las casas. La luz familiar de estas calles es la que se prende a los ojos y a la sangre, al polvo dinástico de las cosas. La luz amniótica que pasa como un río silencioso, hermanando orillas, lamiendo la piedra de las tapias, las ventanas enclavadas. La luz detenida de las cinco de la tarde, detenida en los relojes, en los olivos, en esos cerros comidos de intemperie, en el luto totémico y lustral de los arcángeles, en el bronce tullido de las torres pregoneras. Y cómo no pensar en la muerte bajo este sol tan familiar, tan aburrido, tan obstinadamente infancia. Esta luz ni tan siquiera encuentra una puerta abierta, una sombra en la que refugiarse, una casa en la que arder reconocida. Bajo este sol, vienes a enterrar al padre del amigo.

     
  • VIVA el 1457695383 Permalink |  

    TODO EN DANZA 

    La vida, la muerte, la historia,
    la piel, la hora, la luz y la sombra,
    la sabiduría, la ciudad y sus calles,
    -todo en danza-
    que vengan, que enamoren a todos,
    al corazón, al mundo, al espíritu,
    al cielo, al infierno y al aire…
    que vengan como un sueño,
    un momento, un suplicio…
    que vengan donde se despiertan los niños,
    los consejos, los mendigos, los sueños,
    los cadáveres.

     
  • scrivivente el 1437168666 Permalink |  

    Adivinanza homenaje ¡Y un poco también parábola Se… 

    Adivinanza homenaje. ¡Y un poco también parábola!
    Se parecen a las notas de silencio en la música: sin ellas no habría melodía.
    Se parecen a las calles y jardines de las ciudades: sin ellos la ciudad sería un solo edificio enorme y de planta baja.
    Se parecen a la sal y las especias en la cocina: sin ellos no habría sabores.
    Forman toda una familia, y el más humilde de ellos es, a mi juicio, el más importante. Aquí están:
    . , ; : … ” – _ *
    ¡Los signos de puntuación! Sinellosnohabríaliteratura.
    ¿El más humilde? Tal vez el “espacio”, tal vez la “diéresis”, que no se hace visible sin la letra a la que sirve.

     
  • Manuel Moreno el 1426347631 Permalink |  

    Antes vivía en las afueras ahora en una… 

    Antes vivía en las afueras, ahora en una calle sin salida, empiezo a pensar que habito metáforas.

     
    • viva el 1426383367 Permalink

      El vilano habitador de las calles y las metáforas.

  • VIVA el 1426022481 Permalink |  

    Los puntos son las esquinas de las frases 

    Los puntos son las esquinas de las frases.

     
  • VIVA el 1416850789 Permalink |  

    Las calles de esta ciudad son el pinball… 

    Las calles de esta ciudad son el pinball en el que nosotros somos las bolas.

     
    • pandemonia el 1416854749 Permalink

      Y cómo nos las tocan!

    • granvargas el 1416875459 Permalink

      Y más en navidad, y nos las cuelgan de árboles.

  • Manuel Moreno el 1416758191 Permalink |  

    El otoño convierte las calles en estanques 

    El otoño convierte
    las calles en estanques.

     
    • pandemonia el 1416854832 Permalink

      Y a nosotros en peces asfixiados.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar