¿La rebelión, contra o junto los echacantos?