Lo peor de la resurrección es volver a vivir nuestras necedades.

Todo lo que hay en el todo, se acaba, menos el todo y los decimales de Pi.