MI CARAVANA

Era una caravana de juguete perfecta, nada podía superarla. Me pasaba horas y horas con ella, jugando en el corral de la entonces nueva casa, en la que había aprendido a andar, obligado por el macadán. ¿Hay algo peor que un juguete roto? Sí, un juguete que perdiste para siempre. EL MISTERIOSO ROBO DE MI CARAVANA