Me gustaría morirme en un ático bien cerca…

Me gustaría morirme en un ático, bien cerca de las nubes.

3 comentarios sobre “Me gustaría morirme en un ático bien cerca…

Agrega el tuyo

  1. A Vargas siempre le gustaron las mujeres con estilo, como ella. Imantaron su descreída mirada sus ojos y sus pies. Los unos porque le ponían color a la ternura, los otros por la gracia que conferían graciosos a su porte. Gustaba esta hermosa mujer de azoteas y terrazas, de áticos, buhardillas, atalayas, miradores…lugares en que pajareaban sus deseos y se abovedaba su esperanza. Dulce promiscuidad de lo que contemplaba y lo que pisaba. Nunca fue esta mujer ajena a los designios de la luz, a la piedad de los amaneceres, como las ciudades en que aventaba su dulzura, como el mar que repetía las espumas a sus pies. Entonces Vargas decidió que no le importaría en absoluto convertirse en sus zapatos.

  2. Siempre creeré en la comunidad mística de las azoteas. Besos a ambos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑