Al fin la soledad rein贸 en el lugar…

Al fin la soledad rein贸 en el lugar, el verbo se hizo carne, los labios buscaron m谩s que un beso, los cuerpos retorcidos al fin se amaron.

5 comentarios sobre “Al fin la soledad rein贸 en el lugar…

Agrega el tuyo

  1. Y las lenguas palpitantes se leyeron en esperanto, cansadas ya de esperar tanto este sagrado momento.

  2. Cuando dices que los cuerpos retorcidos por fin se amaron, te refieres, claro, a dos viejos con escoliosis artr铆tica osteoporoidea intentando follar. Qu茅 gran imagen me has creado: ancianos fornicando a los noventa mientras sus dentaduras postizas “se encontraron” en el mismo vaso de agua.

      1. Garc铆a M谩rquez es otro que deber铆a echarle un ojo al refranero, “100 a帽os de soledad”, venga hombre, qu茅 falta de rigor hist贸rico, “no hay mal que cien a帽os dure”.

Responder

Por favor, inicia sesi贸n con uno de estos m茅todos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n / Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n / Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n / Cambiar )

Google+ photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi贸n / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑