Ojo por ojo, es mucho mirar.

No es que sea gordita, es que tengo exceso de ternura.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑