..los olivos seculares y las costas eternamente azules de Mallorca…

Vicente Blasco Ibañez, Los muertos mandan