A veces no basta con la “tonterapia” y es necesaria una terapia más traumática.