PANDEMONIA

Mis dulces pezones
de apetecido chocolate,
sobre los que derramas
la condensada leche
de tu verga,
se elevan hacia el cielo
enardecidos.

6 comentarios sobre “PANDEMONIA

Agrega el tuyo

  1. Bendito sea el Señor…Ahora resulta que aquella chica que me dijo en un garito que a las mujeres no les gustaba el sexo me mintió. Y yo todos estos años pensando que mi abstinencia carnal era consecuencia necesaria del desinterés por la carne del otro sexo y del mío por el “el mio”. Muy sunsuales tus poemas, Pandemonia…he descubierto un mundo.

  2. Lord Chaos dice:

    Love the poem, keep writing P you have a tellent

  3. Aldalberto Moreno dice:

    Me acostaría contigo nuevamente. Lo único que no haría es hablar tanto.

    No me arrepiento de nada, pero me doy cuenta que la única ruta que no he recorrido es coger contigo intensamente, sin pausa y sin “me explico”

    Me lo dicen las noches que he pasado frotando mi sexo, deistante de ti, conectado en pulso, es decir en deseo, liado a tus labios y al aceite de tu propio delirio, al caos de tus nalgas, a la crueldad hirviente de tus manos suaves estirando mi verga, al rito de tus dedos y de tu saliva buscando el corto circuito que alimenta tu caldera y me licua.

    Si, claro que si, que me nostalgia el rumor de las madrugadas contigo, pero más me llagan los reflejos de descargas antiguas, tu espalda y el vaivén de las aguas, la cordillera de tus vellos y mis manos asidas a tus nalgas, con es violencia medida, para ir más allá de estar adentro y convertirte en la prolongación de mis genitales y de mis gentiles.

    No sé doblarte, bajar y buscar tus piedras, provocar tu grito y convocar las diez mil vergas de Verlaine, preguntarte cuántas vergas quieres y si te gusta la verga jugar con tu resistencia en el límite santo de “me gusta tu verga”, hasta ceder finalmente, en aras del orgasmo y en la catarata del autismo afirmar: “si, me gusta la verga, me gusta mucho la verga, quiero más verga…te amo”

    Deberíamos volver a lo básico. A la tabla del sexo, pues queda claro que somos amorosos, divagantes de la idea pulcra y de la entrega.

    Deberíamos usar las comas y las camas neutras, para no dormir y no compartir el potro del almidón, ni las telas suaves, más bien asumir que estamos ahí, para herir la limpieza y purificarnos con penetraciones, labios, succiones sincopadas, casi asfixias y ladrar el porvenir de nuestros jugos negros.

    A veces, en ciertas madrugadas, tengo la gracia de una sed que no es común, no es de agua, de licor ni de saliva, es de mamar como alguna vez lo hice, tus pechos, tus labios bajos, tu sexo entero y tu alma.

    Beber así, voltearte el sexo, inflamar tu abandono a tal punto en que mis labios, también, queden secos y morados y los fluidos tuyos corran sin curso, entre mis muslos y los míos ni se diga.

    En fin es octubre, las 2 y media de la madrugada y presiento el tam tam de tu tambor, la arritmia temporal y tus alientos, el rito de cedernos, labiarnos y, pues, claro que sí como no: que me mames, que me ames y que me mames nuevamente la verga.

    Octubre 4 2007

  4. una admiradora dice:

    Si como escribes haces el amor me doy cuenta que eres sumamente deseado Adalberto. Gracias por escribir estos parlamentos Pandemonia… Por que por fin me doycuenta que los hombres si piensan y razonan. Y yo que todo este tiempo crei que a los hombres hab’ia que decirles lo que ten’ian que hacer y obligarlos a razonar.

  5. Aldalberto Moreno dice:

    De pezones

    Dientes temblando, no de frío
    dientes deletreando sus pesares;
    dientes que no desean, si no muerden
    dientes dentelladas dientes incisivos

    (Dientes sucios del despertar mordido
    dientes en quicio agridulce de la herida)

    Lengua dormida que entresueña,
    lengua incontenible, reptar hasta la cima;
    lengua de lenguas extraviadas
    lengua de lenguar y lamer arriba

    (Lengua de la sal y la saliva
    lengua libertad de tus pezones)

    Labios escenarios de los dientes,
    labios titubeando V chicas y B labiodentales;
    labios que adelantan besos, lengueteos y succiones
    labios ligeros o pesados, carnosos y lascivos

    (Labios abajo y besos entre labios fundidos
    labios de dos en dos,,, pero también de siete a siete)

    Pezones que amasan la memoria infinita de los besos,
    pezones que simulan lunas o lunares, satélites y mundos;
    pezones ingrávidos que despiertan después de los labios y los dientes;
    pezones que con el tiempo subyugan el mundo de la boca

    (Pezones polvo lunar y hoyos negros
    pezones y capricho de mis dedos)

  6. olors, textures i sabors dice:

    y yo los busco,
    desespero, pero los busco

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑