Dormir es ensayar la muerte.