Alí Cortázar. Diario desbordado. 1898.

Entonces salió y esperó a que le llamasen por su turno. Nada parecía motivar a los demás en la sala de espera. Ni siquiera la curiosidad de saber quienes eran los demás y que hacían allí. Cuáles eran sus papeles en aquella pantomima, en aquel drama victoriano.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s