Un dios sin boca dijo:

Los besos son la ambrosía de los humanos, ¡qué ricos deben estar!, todos prueban e incluso se empachan de este manjar venenoso.