La loca

Primero estaba loca y tuve que pagarle los mejores psicoanalistas, luego aprendió a tirárselos gratis y, ahora, ya está cuerda del todo y son ellos los que le pagan.