De los antiguos bandoleros con largas patillas ya sólo quedan unos cuantos linces… ¡Acabará el romanticismo!