Todo triunfador debe aprender a jugar al Titanic antes incluso de haber aprendido a jugar a Harry El Sucio.